Natación sincronizada o artística

La natación sincronizada o artística es una disciplina olímpica femenina que combina la perfección técnica, la sincronización, la coreografía, la interpretación y la emoción.

Natación sincronizada o artística
Natación sincronizada o artísticaABC COLOR

En una piscina de al menos 3 m de profundidad, 20 m de ancho y 25 m de largo, cada equipo completa dos rutinas: la técnica, que debe incluir cinco figuras designadas y durar un máximo de dos minutos y cincuenta segundos; y la libre, que se desarrolla en tres o cuatro minutos. Las rutinas se realizan con música. Las actuaciones se califican teniendo en cuenta la sincronización, la dificultad, la técnica y la coreografía.

Las atletas usan trajes de baño que son prácticamente obras de arte, y también maquillaje a prueba de agua. A menudo realizan coreografías con música distintiva de su lugar de procedencia, lo que acaba creando un espectáculo admirable y único.

La natación artística se convirtió en disciplina olímpica en los Juegos de Los Ángeles 1984. Desde entonces, su reglamento ha cambiado varias veces. Inicialmente, este deporte contaba con dos categorías: una rutina en solitario (un solo competidor) y un dúo (dos). La competición por equipos (con ocho atletas) se llevó a cabo por primera vez en los Juegos de Atlanta 1996, pero luego el dúo regresó a Sydney 2000. Los siguientes Juegos han incluido ambas.

Las competidoras reciben una puntuación de tres paneles de jueces, cada uno de los cuales cuenta con cinco jueces. En la rutina técnica, un panel de jueces puntúa la ejecución técnica y otro, su coreografía, el uso de la música, la sincronización, la dificultad y la presentación. El tercer panel califica los elementos (cinco movimientos designados).

En la rutina libre, un panel de jueces marca la ejecución, sincronización y dificultad, mientras que otro pone nota a la coreografía, la interpretación musical y la presentación. El tercero, la dificultad.

Se dedica más tiempo a la interpretación de rutina libre, lo que ofrece una mayor libertad a la hora de crear la coreografía. Sin embargo, una rutina debe mostrar un alto nivel de expresividad y de maestría, lo que podría hacerla más difícil que la rutina técnica.

Las atletas usan técnicas como la remada (sculling), con la cual mueven sus manos a través del agua para mantener la posición o desplazarse; o la patada rotatoria (eggbeater), con la que se propulsan fuera del agua. Con este movimiento, se evidencia la potencia con la que las nadadoras se elevan hasta la cintura por encima de la superficie del agua. Una variante es cuando las nadadoras quedan con la cabeza bajo el agua, mientras que hacen visible solo la mitad inferior de su cuerpo.

Sin embargo, las actuaciones que son meramente rigurosas con la técnica pueden conllevar a una puntuación más baja si no incluyen una sincronización exquisita. También es probable que no solo las elevaciones dinámicas, sino también los detalles más minuciosos, como la posición extendida de las puntas de los dedos de las manos y de los pies, y la sincronización, se conviertan en un elemento aún más importante para la puntuación potencial.

Estados Unidos y Canadá reinaban en el momento de la inclusión de esta disciplina en el programa Olímpico, pero países entre los que se encuentran Rusia, España, Francia y Ucrania son ahora muy competitivos.

Las selecciones de China y Japón se han convertido en líderes en este deporte.

Fuente: https://bit.ly/3oYSEzW

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.