Conciencia moral

La conciencia moral es esa voz interior que nos obliga a actuar de una forma y también nos dice si son correctas o no nuestras acciones. Es la capacidad de juzgar no solo nuestras acciones, sino también las de los demás, como buenas o malas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/R2CBXNY23ZEHRFWXTI2YYUJLIU.jpg

Solo el ser humano es sujeto de actos morales o inmorales; por lo tanto, podemos decir que la conciencia moral es una función de la persona. La conciencia moral es la que orienta la conducta en la dirección que la persona, de acuerdo a sus principios, considera correcta.

Juez de nuestras acciones

Para juzgar y dirigir las acciones la conciencia se sirve de principios, es decir, de la moral con la que cada persona rige su vida. Estos principios que forman la moral son los que trajo de su hogar, y los que fueron adquiriendo e imponiéndose racional y libremente.

Conducta moral e inmoral

PUBLICIDAD

Sabemos que algunas personas tienen una conducta moral y que otras no; por lo tanto, podemos decir que la misma persona es el sujeto de la conducta moral, porque la conciencia moral es la que capacita al ser humano para captar y vivir los valores morales. Su desarrollo y perfección dependen de la personalidad de cada uno, pero una vez que esto se logra, la conciencia moral es indeleble; es decir, sabe distinguir entre el bien y el mal.

Los juicios y la conciencia moral

La conciencia juzga el hecho antes y después del acto moral. Los juicios previos establecen los principios; por ejemplo, sabemos que hay que hacer el bien y evitar el mal; es decir se juzga que, si un acto es bueno, debe ser realizado; si es malo, debe ser evitado. Después del acto, la conciencia acepta el hecho si fue bueno, pero si fue malo, lo rechaza; juzga también si el acto fue digno de recompensa o de castigo. Si fue malo sabe que tiene la obligación de reparar los males causados.

Acto de voluntad

PUBLICIDAD

El ser humano elige hacer el bien o el mal; es decir, su voluntad depende de su conciencia. Por ejemplo, dos personas observan que un bombero entra a un edificio en llamas para salvar la vida de un niño. Una de ellas valora el riesgo y la bondad del bombero, cuyo objetivo en este caso es arriesgar su propia vida por el prójimo. La otra persona juzga que es una locura exponerse al gran peligro de perder la vida para salvar la de otro. Cada uno juzgó de acuerdo con sus principios. Eso es conciencia moral.

Actividades

1. Defino: conciencia moral.

2. Explico cómo juzga las acciones la conciencia.

3. Determino qué capacita al ser humano para captar y vivir los valores morales.

4. Establezco cuándo la conciencia juzga el acto moral.

5. Expreso de qué depende la voluntad del ser humano de hacer el bien o el mal.

Fuente: Rodríguez Carrillo, Silvia M. (2011). Formación ética y ciudadana. 8. º grado. Asunción: Vazpi SRL.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD