¿Qué significa vintage o milesimme?

Ambas palabras, vintage (en inglés) y milesimme (en francés), tienen el mismo significado para los conocedores de vinos, salvo que en muchos casos algunos no lo interpretan de la misma forma. Exactamente significan que un vino es de una cosecha específica. Pero cómo lo interpretan, pues no sé, porque yo particularmente nunca escuché una explicación válida como para que quede en mi memoria.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UDE5ITDZDRDNDDSFXJCLHY4L7Y.jpg

Si miramos una botella de un vino Malbec, observamos en su etiqueta varios puntos: el nombre del productor, la zona de producción, la palabra Malbec, en este caso, porque el vino está compuesto en más del 85 % de mosto proveniente de esta uva. Solo figura el nombre de la cepa cuando el vino es un varietal, y esto “no es obligatorio”. Cuando es un blend ya no es más necesario colocar el nombre de las uvas que componen el vino. También dice el volumen de contenido de la botella (generalmente 750 cc), el volumen alcohólico del vino que figura en un porcentaje (por ejemplo, 14.2 %) y, por último, algo que no es obligatorio: el año de cosecha marcado en la botella. Es decir, para ser más prácticos, si mi botella de vino dice Malbec 2011, significa bien claramente que el vino Malbec que está dentro del vidrio, fue todo y absolutamente todo cosechado en el año 2011: este es un producto vintage.

Dejo claro que es la fruta la que fue cosechada en ese año, después, bajo los estrictos controles del enólogo, esta se convierte en el vino que luego es embotellado. El tener el año 2011 marcado en la botella no significa que el vino fue embotellado en el 2011, pudiendo ser de otras cosechas, como algunos desean interpretarlo… Es por eso que vale la aclaración en estas líneas, para así sacarnos bien las dudas al respecto.

El año, ¿un dato menor?

¿Qué gana el consumidor con saber el año de cosecha? Pues básicamente, saber si el año en que se recogieron las uvas fue un año que dio una calidad buena, excepcional, regular o mala. Es la materia prima (las uvas) la que hace que el vino sea de una calidad superior o no.

Si, por ejemplo, sabemos que en la región de Mendoza el año 1997 fue malo, pues no buscaremos comprar un vino de ese año para guardarlo por mucho tiempo. Los vinos digamos “económicos”, en su gran mayoría se beben relativamente rápido, sin que al consumidor le importe mucho el año de cosecha. Pero para aquellos amantes de los vinos de calidad este dato ya les comienza a importar más, sobre todo para saber si pueden o no guardar el vino por más tiempo. También le sirve al consumidor para saber si el vino es un vino joven o viejo al momento de comprarlo, porque si fuese un vino económico con fecha de –digamos- 10 años atrás, aconsejaría no comprarlo.

También se habrán fijado que algunos vinos no tienen el año de cosecha. Pues bien, nada obliga a los enólogos a colocar un vino a la venta hecho con uvas 100 % de una sola cosecha. Hay marcas que deliberadamente todos los años mezclan vinos de varias añadas en su composición, por lo tanto, automáticamente no es un producto milesimme. Lo hacen con un solo propósito, el de vender todos los años un producto de calidad regular en sabor y textura al cual el consumidor ya está acostumbrado. Es un modelo comercial eficaz en algunos casos, pero que no demuestra mucho a los conocedores que prefieren tener un vino bueno o regular el año siguiente.

El ejemplo de los franceses

Los vinos del AOC Champagne, por ejemplo, casi nunca tienen un año marcado en la etiqueta, eso porque la legislación de la zona permite mezclar a la cosecha de ese año hasta un 35 % de vinos de otros años. Es por ello que hay tantos adeptos a una marca de Champagne, porque se acostumbran al gusto de sus vinos. Ahora bien, si encuentran una botella de AOC Champagne con un año marcado en la etiqueta (por ejemplo 2005), es porque el enólogo consideró que tenía uvas de un potencial excepcional y que valía la pena hacer un Champagne exclusivamente con uvas de ese año de cosecha. Para los entendidos, ese es un vino conocido en el mercado como Champagne Milesimme y lastimosamente es mucho más caro que los Champagnes tradicionales.

Los vinos de Oporto también normalmente no tienen año en la etiqueta, pero cuando los enólogos consideran un año como “excepcional”, se venden los Oporto Vintage. Pero una cosa es segura, no piensen ahora que todos los vinos que llevan el año en la botella son excepcionales porque no es así. Ese dato solo nos da una información y nosotros, los consumidores, debemos informarnos para saber si el año fue bueno o malo.

A todos los lectores, ¡salud! y si consiguen una botella de buen vino de Mendoza 2002 o un chileno del 2007, disfrútenlos, porque fueron años únicos.

oligayet@hotmail.com

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.