Fiscalía descarta la coartada de exchofer de Prosegur

El insólito robo cometido por un exchofer de Prosegur va camino al juicio oral. El fiscal Osvaldo Caballero no tuvo en cuenta los argumentos por los cuales Carlos González Mallorquín de 30 años cometió el hecho y lo acusó por hurto agravado, apropiación y lesión de confianza. La empresa de seguridad estimó el robo en G. 1.840 millones. La defensa dice que no supera los G. 600 millones.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/I6UXXJYUDRCNROEFUC7GPH2WWI.jpg

“Después que ocurrió el hecho y realizarse el procedimiento de rigor, a través de los elementos de prueba arrimados, entre ellos la filmación de una cámara de seguridad se observa al acusado abandonando el vehículo que se encontraba en las calles Amador de Montoya entre Granada y Avenida Médicos del Chaco, barrio Pilar de Lambaré con una bolsa dentro del cual llevó el dinero sustraído, tal como lo mencionó en su propia declaración indagatoria, que a pesar de ser un medio de defensa y no puede ser utilizado como elemento de prueba, sirve de convicción a esta representación fiscal para presentar esta acusación”, dice el fiscal Caballero Bracho en su escrito conclusivo.

Indica que el arqueo de dinero realizado por Prosegur detectó un faltante de G. 1.840 millones.

El fiscal culminó su investigación en relación a lo ocurrido el pasado 19 de febrero de 2013 a las 18:00.

Media hora antes González dejaba sorpresivamente a sus compañeros que estaban recolectando el dinero y huía con el camión de caudales.

“Previo al hecho el hoy acusado junto a otros dos compañeros de trabajo (Víctor Colmán González y Javier Ramos Soria), a bordo del móvil habían retirado remesas de dinero de los bancos Itaú y Nación Argentina del microcentro de Asunción, para luego dirigirse al local de la Essap, ubicado en las calles José Berges casi San José de Asunción, donde los dos funcionarios descendieron del blindado e ingresaron a las oficinas del ente público, de manera a realizar los mismos procedimientos que los anteriores”, dijo el fiscal.

Significó que luego de diez minutos estos funcionarios salieron y se percataron que el vehículo ya no se encontraba en el sitio.

“De los elementos colectados en la presente causa se constató que el hoy acusado abandonó el vehículo transportador de caudales del cual era chofer en la dirección citada más arriba, violentó las medidas de seguridad que tenía la caja fuerte del transportador y sustrajo una fuerte suma de dinero del cual se apropió para luego abandonar el sitio con el dinero en efectivo en una mochila, el cual puso en una bolsa negra”, dice una parte del escrito conclusivo del representante del Ministerio Público.

Añadió que de esa forma González Mallorquín, quien trabajaba como chofer, violó el contrato de trabajo.

“Por lo señalado precedentemente el Ministerio Público estima que la investigación se halla suficientemente desarrollada, por lo que expone al juzgado penal de Garantías la presente acusación contra el imputado Carlos Daniel González Mallorquín, por la comisión del hecho punible de apropiación, hurto agravado y lesión de confianza”, refiere el escrito de acusación.

Rabia acumulada

El abogado Juan Rafael Ramírez señaló que su cliente robó el dinero como una reacción a la explotación laboral a la que le sometía Prosegur, que apenas le daba un tiempo para descansar y comer.

“Él hizo lo que hizo por un impulso del momento, una rabia acumulada contra la empresa Prosegur”, afirmó.

Para abonar su tesitura el abogado subrayó “Recordemos que el señor González se entregó motu proprio”.

Luego hizo una aclaración sobre el volumen de lo robado.

“Él nunca dijo que eran unos veinte kilos, en la reconstrucción dijo que era un promedio de 6 a 7 kilos la bolsa que él llevó”.

De acuerdo con la tesis de la defensa, González no pudo haber llevado más de G. 600 millones.

Hay otra carpeta fiscal abierta, en la cual se investiga a nueve policías por un segundo robo del dinero.

ocaceres@abc.com.py