Un dolor sin nombre

Uno de los temas raramente abordados en el sistema de salud y la misma sociedad en general es el de las madres que pierden a sus hijos durante la gestación o el nacimiento, un dolor que puede durar toda la vida y afectar a familias enteras.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/MB6H6RREJZFPDLA4LCGVB3UPEE.jpg

La señora Juana, hoy con 70 años, recuerda aún todos los tristes detalles de cómo al primer hijo que debió dar a luz lo dejaron morir en el Hospital Central del IPS, dentro de su propio vientre, en la década de 1980, un recuerdo que nunca deja de doler.

“Fui a mi inspección médica y la doctora que me trataba vio que mi presión estaba muy alta, entonces autorizó la internación inmediata; yo ya tenía nueve meses de embarazo”, relata. Contó que las instrucciones era que el bebé debía nacer ese mismo día, por inducción o cesárea, entonces fue internada en el momento.

Pese a ello, el personal de blanco que la examinaba en la sala la mantuvo por nueve días internada, diciéndole que el bebé estaba bien y todavía no estaba listo para salir. “Días después empecé a tener vómitos y fiebre, entonces me examinaron y se dieron cuenta de que ya había muerto mi bebé como hacía cinco días”.

PUBLICIDAD

Doña Juana se internó el 1 de marzo de 1981 y el bebé que traía dentro suyo fue retirado muerto el 16 de ese mes. “Después de que me sacaron le llamaron a mi mamá y le dijeron 'toma, llevale o se va ir a la morgue para la autopsia y se va descomponer más su cuerpito, envolvele como si fuera que estaba vivo y llevale’, y así lo sacamos del hospital”.

Aún turbada, contó que, además de la infección que le produjo, tuvo una severa depresión por más de un año; pese a ello, logró concebir tres hijos más, pero nunca olvida aquel triste episodio.

Se trata de una historia que afecta a miles de mujeres al año y en Paraguay los hospitales de Salud Pública recién desde el año pasado están obligados a notificar los casos de pérdidas en periodo de gestación, establecido por la resolución 866/2014 del Ministerio de Salud, por lo que los datos estadísticos sobre hijos fallecidos en el vientre o después de nacer todavía son escasos.

El Dr. Luis Moreno, coordinador general de la movilización nacional para la reducción de mortalidad materna y neonatal del MSP, refiere que antes de la puesta en marcha de la obligatoriedad existía un subregistro que revela que se producían entre 1.000 y 1.500 muertes gestacionales o fetales (menores a 20 semanas) de forma anual, pero este es un dato poco fiable, pues algunas regiones jamás han notificado sobre sus casos, además que ni siquiera se especificaban el tiempo de gestación ni las circunstancias.

En la actualidad, los datos proporcionados por las regiones sanitarias han permitido revelar las principales causas de decesos en periodo de gestación, de las cuales tres son las más recurrentes: los nacidos de forma prematura, es decir antes de las 37 semanas de desarrollo; la asfixia perinatal o post natal, y las infecciones.

Al respecto, la Lic. Fátima Castillo, psicóloga de la unidad de ginecobstetricia del Hospital de Clínicas, dijo que todavía esta triste noticia es dada a las madres en la gran mayoría por especialistas que no son sus doctores. “Cuando la madre toma conciencia de lo que pasa, porque siente que no se mueve, y además la mamá es perceptiva, entonces va junto al médico y este le dice: ‘buscá una ecografía’ y en realidad eso ya es una señal y el que te da la información es el ecografista”.

La pérdida “es un proceso de duelo, porque sobre todo a mayor expectativa, mayor es la proporción de decepción; hay una expectativa y está esperando con ansias ese bebé”, refiere la especialista, explicando el momento emocional en que la madre se entera de que ha perdido al hijo que lleva dentro.

En Argentina, la Fundación Era en Abril, que congrega a padres que han sufrido pérdidas de esta naturaleza, propulsa un proyecto de ley de Identidad para Bebés Fallecidos en el vientre materno. La Dra. Agostina Bianconi, asesora legal de la fundación, explica que con esta legislación buscan dar respuesta a una deuda que como sociedad tenemos para quienes han perdido a sus hijos antes de nacer.

El proyecto se fundamenta en tres ejes: la inscripción en los registros del Estado con nombre y apellido, eliminando la actual inscripción como ‘NN’; el registro con fines estadísticos de todas las muertes acaecidas en el vientre materno, con el fin de determinar las causas que provocan estas muertes y la entrega del cuerpo de los bebés a los padres que así lo requieran sin importar peso o edad gestacional. “Esto es muy importante porque actualmente los bebés que no cumplen determinados parámetros son desechados como residuos patológicos”, explica la Dra. Bianconi.

“Mi hijo no es un NN, se llama Luis”, es una de las frases que más escuchan dentro de la fundación, sostiene la Dra. Bianconi, y sostiene que el Registro con nombre y apellido les permitirá que todo el mundo sepa el nombre de ese bebé que han perdido y que la sociedad les dé el lugar de padres dolientes que deben tener. “Al darle valor a esa vida se habilitará socialmente el duelo gestacional y esto ayudará a priorizar la prevención de la muerte intrauterina”.

“La muerte de un hijo no es algo que se supere; uno aprende a vivir con el dolor de su partida. Cada proceso de duelo es único en cuanto a formas, modos y tiempo”, sostiene y agrega que desde Era en Abril impulsan grupos de ayuda, eventos recordatorios, encendido de velas, entre otros espacios para expresarse y compartir el dolor con otras madres, sin ser juzgadas por lo que piensan o sienten.

“El lema que nos acompaña en el último año es: “El amor no comienza al nacer ni se acaba con la muerte”. Creemos que es necesario romper el silencio y concientizar a la sociedad sobre la muerte de bebés, no minimizando el dolor de sus padres. Buscamos transformar el dolor en amor, para que los padres y las familias que han perdido un hijo puedan con el tiempo volver a mirar la vida con esperanza, volver a sonreír y recordarlos con amor”, reflexionó la asesora legal de la Fundación.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD