Soñar con santos y deidades

Independientemente de la creencia religiosa que uno pueda tener, o de las convicciones con las cuales se desarrolló la crianza, culturalmente hablando tenemos instaurada en la mente la idea de que los santos son una representación de paz, benevolencia o cualquier otro aspecto positivo.

Un rosario gigante hecho de globos se eleva al cielo en el Día de la Virgen de Caacupé
Tereza Fretes Alonso

Cargando...

Martin es un apasionado de la mitología griega, y en sus sueños son muy frecuentes las imágenes relacionadas a esos dioses, su conocimiento de lo que representa cada uno le ayuda a identificar el significado de sus sueños. Por ejemplo, cuando se relaciona con cuestiones amorosas sueña con la diosa del amor, Afrodita, que es una figura conocida por la gran mayoría de las personas, pero también sueña con otros menos conocidos y si el sueño le indica alguna fortaleza aparece Zeus y si hablamos de dificultades o conflictos aparece el dios de la guerra, Ares.

Generalmente la facilidad que nos da el inconsciente para la interpretación de los sueños es que solo vemos figuras que conocemos para la representación del mensaje, aunque parezca que son figuras totalmente desconocidas, son traídas desde lo profundo de la psique para expresar un aspecto de nuestra realidad.

Así que podemos soñar con otros santos o dioses debido al componente cultural que tienen y por las historias que conozcamos al respecto por mínimas que sean. El hecho de deidad o santidad le da un valor agregado de alta importancia al desarrollo del sueño y a todo el contexto de la historia narrada.

En otras ocasiones, la figura divina aparece como un indicador de alivio, o que vamos por buen camino, en la dirección de las metas propuestas. Como fue el sueño de Carol, que en un momento complicado de su vida y cuando estaba invadida por dudas soñó con la imagen de la virgen que le esperaba en el lugar hacia donde ella se dirigía y le dedicaba una sonrisa.

En el sueño de Tamara la imagen de un ángel es la que preponderaba y ella lo interpreta como un signo de protección, de seguridad y bienestar. Independientemente de que sus convicciones racionales le dicen que esa figura no existe, sabe que son un símbolo positivo y no puede evitar quitar de sus sueños la representación de esa imagen.

Cuando en sueños vemos a un santo que nos da instrucciones, y a éste hecho le agregamos que la persona soñadora está muy involucrada ya sea con alguna iglesia o culto que venere al santo soñado, se debe realizar una interpretación con pinzas y de manera delicada, ya que las imágenes son un símbolo que representa algo, y no significa que se deba hacer tal cual lo que nos dicen en el sueño.

Un trastorno mental en desarrollo, en donde se evidencie un daño cerebral puede llevar a un sujeto a soñar con santos, y luego incluso empezar a verlos aun estando en estado de vigilia.

Una interpretación realizada desde los elementos del simbolismo psicológico no puede aceptar como verdaderas las revelaciones místicas o divinas que provengan de los sueños asociados a santos, dioses diversos o un solo Dios de alguna religión específica.

En ocasiones, cuando atravesamos problemas de salud, la sensación de alivio que puede provocar soñar con estas imágenes es tan real y verdadera, que más allá de buscar algún significado simbólico o divino, rescatamos el poder de la autosugestión y la somatización.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...