Querrás comprar pepinos luego de leer esto

En esta nota hablaremos de las fabulosas virtudes del pepino

Pepinos.
Pepinos.Shutterstock

Cargando...

Pocos alimentos resultan tan refrescantes, ligeros e hidratantes como este regalo de la naturaleza que anima nuestras ensaladas y acompaña nuestros licuados. Además de utilizarlo en las comidas por estar llenos de nutrientes, podemos aprovecharlo de muchísimas maneras. Es por ello que el pepino es una de las hortalizas más consumidas en todo el mundo.

Aunque habitualmente lo consideremos una verdura, en realidad el pepino es un fruto, y muy saludable para todas las edades. A los niños les resulta muy agradable, en comparación con otras hortalizas, y a las personas más mayores les aporta un complemento vital de vitaminas y minerales tan necesarios para pasar el día.

El perfil nutricional de los pepinos es muy impresionante. Son una excelente fuente de vitaminas K, C y diferentes vitaminas B. Ellos también son una buena fuente de sodio, cobre, aminoácidos, carbohidratos, azúcar, fibra soluble e insoluble, potasio, manganeso, ácidos grasos, fósforo, magnesio, biotina y sílice. Además, tienen muchos fitonutrientes de apoyo, entre ellos flavonoides (apigenina, luteolina, quercetina y kaempferol), lignanos (pinoresinol, lariciresinol y secoisolariciresinol) y triterpenos (cucurbitacinas A, B, C y D).

Si hay algo por lo que es muy conocido el pepino es por ser un aliado ideal para perder peso. Pero, en realidad, son muchas las formas en que puede beneficiarnos.

Propiedades y beneficios del pepino

1. Gran fuente natural de vitamina B. Esta vitamina es una de las más importantes para disfrutar no solo de un adecuado bienestar, sino para tener energía. ¿La razón? Nos ayuda a sintetizar glóbulos rojos. La vitamina B no solo está presente en las carnes rojas o los lácteos, sino también en los vegetales de color verde, que son muy ricos en este nutriente, de ahí que los pepinos sean tan interesantes para complementar cualquier déficit.

2. Reduce el colesterol y controla la presión. Los estudios revelan que la pulpa del pepino contiene esteroles. Este elemento es una gran ayuda para regular el nivel de colesterol y reducir el malo o LDL. A su vez, los pepinos contienen mucho potasio, magnesio y fibra, componentes esenciales para tratar la hipertensión así como la hipotensión.

Además, al ser un diurético natural, pepinos ayudan a hidratar y reducir la presión en las arterias. En varios estudios realizados por DASH (Enfoques Alimenticios para Detener la Hipertensión) se encontró que el consumo de pepinos, junto con una dieta de bajo almidón y proteínas magras, ayudó a disminuir la presión arterial en 5,5 puntos en las personas hipertensas.

Para reducir la presión arterial, el jugo de pepino debe ser mezclado con otros jugos vegetales, como el de zanahorias, remolachas y limones. Beber este jugo, dos o tres veces al día, puede reducir la presión arterial en tan solo unos días.

3. Disminuye el azúcar en la sangre. Los pepinos tienen una hormona especial que el páncreas utiliza para producir insulina. Además, tienen una clasificación de índice glucémico de 0. Esto significa que los diabéticos pueden comer pepinos libremente, sin preocuparse de su azúcar en la sangre. De acuerdo con la Asociación de Diabéticos de América, una de las mejores maneras de reducir el nivel de azúcar en la sangre es comer pepinos diariamente crudos o en jugos.

4 Ayuda a prevenir el cáncer. Algunos de sus componentes son las cucurbitacinas, la fisetina, la luteína y el ácido cafeico. La amargura en los pepinos es causada por una clase de fitoquímicos conocidos como cucurbitacinas, que tienen grandes propiedades anticancerígenas.

Además, el fisetina flavonoide puede reducir eficazmente la viabilidad de las células de cáncer de próstata. El ácido cafeico tiene propiedades antiproliferativas y efectos apoptóticos en las células del cáncer de mama. Además, sus muchos antioxidantes, junto con la vitamina C, mejoran la inmunidad y reducen el daño de los radicales libres, lo que a su vez, ayuda a prevenir el cáncer.

Por lo tanto, comer pepinos crudos o beber jugo de pepino es muy bueno para reducir el riesgo de los cánceres de próstata, mama, ovario, pulmón y útero.

5. Cuida los huesos y articulaciones. El pepino contiene lariciresinol, pinoresinol y secoisolariciresinol, elementos muy interesantes para quienes padecen de artritis o gota. Es un recurso natural que ayudar a fortalecer el cartílago y evitar el dolor asociado a la artritis. Además, su riqueza a base de vitaminas A, B1, B6, C y D, ácido fólico, calcio, magnesio y potasio permite tratar el ácido úrico y luchar contra la osteoporosis.

6. Reduce el dolor de cabeza. Si el consumo de alcohol le da un dolor de cabeza a la mañana siguiente, los pepinos, sin duda, pueden resolver su problema. Las vitaminas del grupo B, el azúcar, los electrolitos y el alto contenido de agua presente en los pepinos ayudan a reponer los nutrientes esenciales perdidos por beber y evitar la deshidratación.

Esto, a su vez, reduce la intensidad de las resacas. Para ayudar a prevenir una resaca, comer un par de rodajas de pepino, incluyendo la piel, antes de ir a la cama después de haber estado bebiendo. Un licuado a base de pepino, piña y manzana puede revitalizarnos y ayudarnos a rehidratarnos y liberar toxinas, después de una noche de excesos de comida o alcohol. A la vez que nutre, puede reducir de manera significativa las cefaleas y el insomnio.

7. Combate las arrugas y el envejecimiento. Los contenidos de vitamina A, C, y E tienen propiedades antioxidantes que ayudan a mantener la piel hidratada, libre de toxinas y, además, combaten el envejecimiento y todos sus signos.

Los ingredientes del pepino favorecen la producción de colágeno y elastina, que son las encargadas de mantener la piel joven, hidratada y saludable. En este caso, el beneficio del pepino se puede aprovechar bien sea incluyéndolo en la dieta, tomando zumo y/o aplicándolo en una mascarilla sobre la piel.

8. Cuida la piel y el cabello. El pepino está compuesto por un 97 % de agua y, además, contiene vitamina E, aceites naturales y minerales, que lo convierten en un gran aliado para mejorar la complexión de la piel, hidratarla, repararla y protegerla. Incluso pueden ser utilizados para la decoloración, cicatrices y pigmentación.

Otras tres razones hacen que el pepino sea capaz de ayudarnos a fortalecer y facilitar el crecimiento del cabello: la vitamina B, el silicio y el azufre. Estos beneficios se obtienen ya sea consumiéndolo o agregándolo a los preparados y mascarillas externas.

9. Previene la aparición del acné. Aquellas personas que sufren de piel grasosa y tienden a tener acné con más facilidad pueden encontrar un gran aliado para su problema con el pepino. Sus propiedades astringentes ayudan a reducir los excesos de grasa en la piel, la mantienen limpia, hidratada y reducen el riesgo de sufrir acné.

10. Alivia la piel quemada por el sol. El pepino tiene propiedades refrescantes, hidratantes y desinflamatorias, que ayudan a aliviar la piel irritada, enrojecida y quemada por el sol. Si tenés una quemadura de sol, los pepinos ayudarán a sacar el calor de tu piel y acelerar el proceso de curación.

Mezclá un pepino y aplicá la pasta sobre la piel afectada. Dejá que se seque por sí solo. Luego tomá una ducha fría. Seguí este tratamiento una vez al día durante unos pocos días. Además, los pepinos están llenos de minerales como el magnesio, potasio y silicio que, a menudo, se utilizan en productos comerciales para las quemaduras solares.

11. Combate la celulitis. Los fitoquímicos en los pepinos ayudan a apretar la capa externa de la piel, minimizando así la visibilidad de la celulitis. Mezclá media taza de café molido con suficiente jugo de pepino para hacer una pasta espesa. Agregá 1 cucharada de miel de abejas y aplicá la pasta sobre la zona afectada. Envolvé con film plástico o una tela de muselina y dejá reposar durante 30 minutos. Retirá el paño y luego procedé a exfoliar suavemente. Seguí este remedio dos veces por semana durante varios meses. También se puede comer un pepino diariamente para prevenir la celulitis.

12. Ayuda a disminuir las ojeras y las bolsas en los ojos. El ácido ascórbico en los pepinos disminuye la retención de agua para, a su vez, disminuir la hinchazón y la inflamación debajo de los ojos. Además, las enzimas y propiedades astringentes en los pepinos ayudan a reducir la inflamación.

Cortá un pepino en rodajas gruesas y enfríelas en la heladera. Colocá una rodaja de pepino sobre cada ojo durante 10 minutos. A continuación, lave el área con agua tibia. Utilizá este tratamiento dos o tres veces al día durante una semana y notarás los cambios.

13. Ayuda a combatir el mal aliento. Los fitoquímicos presentes en los pepinos ayudan a matar las bacterias que causan el mal aliento. Una de las formas más sencillas es poner una rodaja de pepino en la boca y mantenerla contra el techo de la boca con la lengua durante unos segundos.

Además, al comer un pepino crujiente ayuda a eliminar la placa en los dientes y las encías, lugares donde se alojan las bacterias que causan el mal aliento. Los pepinos también ayudan a reducir el exceso de calor en el estómago, otra de las causas del mal aliento.

14. Favorece la digestión y la pérdida de peso. El alto contenido de agua y fibra dietética en los pepinos trabajan juntos para deshacerse de toxinas del sistema digestivo, ayudando a la digestión. Además, la enzima erepsina presente en los pepinos ayuda al cuerpo a absorber las proteínas y mejora la digestión.

Muchos trastornos digestivos, como acidez, estreñimiento, ardor de estómago, gastritis y hasta úlceras, pueden ser tratados fácilmente en casa bebiendo un vaso de jugo de pepino diario. Podés tomar un pepino cada día en la ensalada o preparar un licuado a base de pepino y manzana cada mañana.

Cómo hacer una mascarilla facial de pepino

Esta mascarilla es rica en vitamina E y antioxidantes que hidratarán y suavizarán la piel de tu rostro. Se prepara con 1/2 pepino pelado, 1 cucharada de miel de abejas y 1 cucharada de aceite de oliva. Se deben licuar los ingredientes para obtener una pasta. Refrigerarla por 30 minutos y, luego, aplicarla en la piel dejando actuar por 20 minutos.

Cómo hacer una mascarilla de pepino y huevo

Ideal para limpiar profundamente la piel, eliminar impurezas y prevenir el acné. Licuar juntos 1/2 pepino pelado, 1 yema de huevo, 1 cucharada pequeña de vinagre de manzana, 3 cucharadas de aceite de oliva. Aplicar esta pasta sobre la piel y dejar actuar por media hora. Finalmente, retirar con agua fría y notarás cómo tu rostro luce fresco, joven y brillante.

Enlance copiado
Cargando ...