Por esto deberías consumir apio

Hablamos de los beneficios de consumir apio, su composición nutricional y sus usos en la cocina.

Apio.
Apio.Shutterstock

Cargando...

El apio es uno de los alimentos más saludables que nos brinda la naturaleza, cuyas propiedades se conocen desde la Antigüedad. A diferencia de otros vegetales, se pueden consumir todas las partes del apio, tanto crudo o cocido, como su jugo, y se lo utiliza como ingrediente de cocina, especia o remedio en la medicina natural, por sus numerosas propiedades.

El apio (Apium graveolens) es otro de los vegetales originario de la zona del Mediterráneo y extremo Oriente. Es una planta de la familia de las Apiáceas que todos conocemos, con tallos huecos, estriados, gruesos y crujientes y hojas grandes compuestas; es la planta silvestre más parecidas al perejil, si cabe. El apio silvestre crece en zonas pantanosas de climas templados, se tiene constancia de su existencia desde el año 850 a.C. De las muchas variedades que hay de esta planta, las diferencias más características son las del color, se clasifican en apio verde y apio blanco.

El apio se cultiva en invierno y primavera, aunque actualmente podemos encontrar apio todo el año. Estas plantas de cultivo muestran las pencas (tallos) más claras en cuanto al color, ya que durante la etapa final de crecimiento se cubre la planta y así se blanquean los tallos, solo las hojas reciben luz.

El apio en la cocina

Es un vegetal que, en crudo, muchas veces no agrada. Ofrece un sabor acre muy intenso, algo amargo, ligeramente anisado (como su familiar, el hinojo). Son las zonas blanqueadas las que resultan menos amargas y por ello más apreciadas por muchas personas, aunque sabemos que estas partes han sido privadas de la exposición a la luz, con la consecuente diferencia de contenido vitamínico con las partes más verdes.

El apio es uno de los ingredientes básicos del caldo, tanto sus pencas como sus hojas. Fresco, su uso más común es en ensaladas, como crudité junto a una salsa de yogur, queso crema o hummus, y en zumos o licuados.

El apio se conserva bien en la heladera durante 3 o 4 días, las hojas no tardan en marchitarse. Es importante comprarlo bien fresco, firme y sin manchas ni heridas o cortes.

Tanto las pencas, como las hojas o las semillas de apio (con las que se hace la “sal de apio”) son muy aromáticas, además de ser un alimento muy recomendado en todas las dietas por su contenido de agua, sales minerales y vitaminas. Su bajo valor energético hace también que sea muy demandado en las dietas de adelgazamiento. Pero uno de los compuestos más importantes del apio se encuentra en los aceites esenciales que en su mayoría se encuentran en las semillas.

Las semillas de apio que surgen de las flores blancas de la planta son muy pequeñas y de color castaño. Son muy utilizadas en guisos y salmueras, pero también en la medicina natural. Entre sus componentes cuenta con el apiol, compuesto químico orgánico que debe evitarse en caso de embarazo por su acción espasmolítica y estimulante de la musculatura uterina, en otros casos beneficiosa, por ejemplo, como tratamiento a la amenorrea y del dolor de la menstruación.

Algunas de las propiedades que se le otorgan a la planta del apio son: depurativo y diurético, antiinflamatorio, estimulante del apetito, antibacteriano y afrodisíaco, entre otras.

Composición nutricional del apio

Unos 100 gramos de apio proporcionan 16 calorías, entre el 94 y 95 % de su peso es agua, y entre los nutrientes más destacados destacan los 2,5 gramos de carbohidratos, 1,4 gramos de fibra, 300 miligramos de potasio, 100 miligramos de sodio, 50 miligramos de calcio y vitaminas B1, B2, B6, ácido fólico, provitamina A y C.

El apio es una valiosa fuente de vitaminas y minerales esenciales, es rico en ácido fólico y potasio que el cuerpo utiliza para el buen funcionamiento del organismo.

Contiene una gran cantidad de vitamina C, lo que hace que el cuerpo aumente su resistencia para combatir enfermedades.

Beneficios de consumir apio

Estas son algunas de las razones por las que deberíamos comer este superalimento más a menudo, para llevar una vida saludable y beneficiarnos de todo lo que puede aportarnos para mejorar la salud.

- En las infecciones de la vejiga. Las propiedades antiinflamatorias y diuréticas que posee el apio son eficaces en el tratamiento de las infecciones de la vejiga, así como para los cálculos biliares.

- Para las articulaciones. Un vaso de jugo de apio al día ayuda a tratar la artritis o gota, así como otras dolencias, debido a sus poderosos efectos antiinflamatorios.

- Reduce la inflamación. El apio es un buen antiinflamatorio –debido al poliacetileno que contiene– y ayuda a reducir el dolor causado por la inflamación.

- Presión arterial. Su contenido en potasio ayuda a bajar la presión arterial. Además, su contenido en el compuesto llamado ftalidas ayuda a relajar los músculos que rodean las arterias, dilatando los vasos y permitiendo que la sangre fluya libremente, lo que hace bajar la presión arterial aún más.

- Reduce el colesterol. El compuesto ftalidas también reduce la cantidad de colesterol malo en el cuerpo ya que dispara la producción de ácidos biliares que trabajan para reducir el colesterol LDL en la sangre. Tan solo comer dos tallos al día de apio puede ayudarle a reducir el colesterol.

- Protección contra el cáncer. La combinación de compuestos del apio puede luchar contra varios tipos de cáncer. Por un lado, la luteolina flavonoide desempeña en el cuerpo un trabajo benéfico, obstruyendo el crecimiento de células cancerosas, y por otro lado las ftalidas, así como los poliacetilenos, desintoxican las células cancerosas del cuerpo, previniendo especialmente el cáncer de ovario.

- Ayuda en la pérdida de peso. El apio contiene mucha fibra, lo que hará que se sienta saciado antes. Además, tiene muy pocas calorías: un tallo de apio tan solo tiene alrededor de 15 calorías. Por tanto el apio es un vegetal ideal para picar entre horas y así matar el hambre.

- Como diurético natural. El nivel de potasio y de sodio que contiene el apio hacen que sea un diurético natural, y además, es beneficioso para eliminar las toxinas dañinas del cuerpo.

- Alivia los síntomas menstruales. La composición del apio hace que sea un vegetal eficaz para tratar los síntomas menstruales, como la distensión abdominal, el dolor de cabeza o dolor abdominal.

- Alivia el estrés. Su contenido en magnesio hace que el sistema nervioso se calme y, de ese modo, alivia el estrés de modo natural. Consumir apio en la cena puede ayudar a mejorar el sueño.

- Combate el mal aliento. Masticar un trozo de apio refresca el aliento.

- Ayuda con la digestión. Su gran contenido en agua y fibra soluble ayuda al buen funcionamiento del tracto digestivo, evitando y ayudando a solucionar los problemas de estreñimiento.

- En la salud ocular. El apio contiene vitamina A, que es muy beneficiosa para la salud de los ojos. Además, muchos de los nutrientes que contiene el apio protegen a los ojos de la degeneración macular.

- Tiene propiedades antienvejecimiento. Los antioxidantes que contiene este vegetal ayudan a proteger la piel del daño causado por los radicales libres, así como su contenido en vitamina E favorece la salud de la piel manteniéndola nutrida e hidratada y evitando así el envejecimiento prematuro.

- Como afrodisíaco. El apio contiene androstenol y androstenona, dos compuestos conocidos por aumentar el deseo sexual.

- Es Ideal para bajar de peso.

Jugo de apio

Además de ser bajo en calorías, este jugo facilita la diuresis, previene la hinchazón y la retención de líquidos. Para bajar de peso, se debe tomar en ayunas, antes del desayuno. Poner en la licuadora un tallo de apio, una manzana con o sin cáscara, el jugo de una naranja o un kiwi o unas rodajas de piña. Beber el jugo 20 minutos antes de la primera comida del día.

Fuente: healthyfoodhouse.com

Enlance copiado
Cargando ...