Marruecos expulsa a dos periodistas franceses que trabajaban sobre la represión y el rey

PARÍS. Dos periodistas franceses de la revista Marianne que llevaban unos días en Marruecos trabajando sobre diferentes temas, como la presunta represión del régimen y el papel del rey, Mohamed VI. Ambos fueron arrestados y expulsados a su país sin recibir explicaciones.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1985

Quentin Müller y Thérèse di Campo fueron detenidos a las 3 de la madrugada en el hotel de Casablanca en el que estaban alojados por una decena de agentes que les anunciaron que debían abandonar el país, explicó a EFE el responsable de Reporteros sin Fronteras (RSF) para África del Norte, Khaled Drareni.

Los dos reporteros fueron conducidos al aeropuerto de la ciudad y, aunque inicialmente los querían enviar a Francia en un vuelo a Marsella, ante el rechazo de ambos, ya que ninguno de los dos vive allí, embarcaron finalmente en un avión con destino a París, señaló Drareni.

Durante su estancia habían estado en contacto con miembros de la oposición y se habían sentido vigilados por los servicios de seguridad del régimen alauí.

En su cuenta de X (antes Twitter), Müller contó por su parte que los detuvieron diez hombres vestidos de civil que los expulsaron del país a la fuerza y "sin ninguna explicación", lo que "dice mucho sobre la atmósfera represiva en Marruecos".

"Este arresto es puramente político", se quejó el reportero, especializado en coberturas en una amplia zona de Oriente Medio y del mundo árabe, que precisó que estaban trabajando "sobre la violencia económica social y de libertades del régimen marroquí, movido por la omnipotencia del rey, de su corte y de sus servicios de seguridad ultrarrepresivos".

Avanzó que próximamente se va a publicar una larga investigación sobre Mohamed VI, su corte y sus servicios de seguridad sobre las "informaciones exclusivas" que ha recopilado y que "dibujan un régimen cada vez más duro, asustado ante cualquier impulso de contestación local".

Para el reportero, la nacionalidad francesa que tiene él y Di Campo les ha salvado, porque mientras a ellos los han expulsado, "varios periodistas valientes y con talento se están pudriendo en prisión acusados falsamente de violación o intimidados con métodos crapulosos".

El responsable de RSF subrayó que lo ocurrido con estos dos periodistas es "inaceptable" porque viola su libertad para trabajar como periodistas.

La decisión de Marruecos -añadió Drareni- es “arbitraria” y constituye “un peligro para la libertad de prensa en Marruecos”.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...