Hungría prohíbe en su Constitución el indulto de delitos contra menores

Budapest, 11 jun (EFE).- El Parlamento de Hungría ha aprobado este martes una enmienda a la Constitución por la que se prohíbe incluir el indulto a condenados por delitos contra menores de edad, una medida adoptada después de desatarse en febrero pasado un sonado escándalo por un perdón de este tipo.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1979

Cargando...

La correspondiente enmienda a la Carta Magna fue aprobada con los votos de los diputados del gubernamental partido Fidesz que, presidido por el primer ministro, ultranacionalista Viktor Orbán, cuenta con dos tercios de los escaños del hemiciclo.

El texto introducido determina que el presidente de la República no podrá indultar a ninguna persona que haya sido condenada por haber cometido delitos contra menores de edad, informó el portal independiente 444.hu.

El Parlamento aprobó también una reforma legal por la que se determina que los delitos sexuales contra menores de edad nunca prescriben.

Además, desde el próximo 1 de julio se aplicará la prohibición de la libertad condicional en el caso de delitos sexuales contra menores de edad.

La modificación de la Constitución había sido prometida por Orbán en febrero, después de que estallara un escándalo a raíz de que la entonces jefa del Estado, Katalin Novák, indultara a una persona que había intentado encubrir casos de pederastia cometidos por el director de un hogar de menores.

El caso consternó a la opinión pública del país centroeuropeo, desatando una ola de indignación.

La presidenta reaccionó dimitiendo, al igual que la ex ministra de Justicia, Judit Varga, que había firmado el indulto presidencial.

Varga anunció entonces su retirada completa de la política, lo que incluyó dejar de ser la cabeza de lista del Fidesz para las elecciones europeas (celebradas el pasado domingo).

Además, su ex marido, Péter Magyar, que colaboraba con el Gobierno de Orbán en varios puestos, abandonó el Fidesz y anunció que dejaba de cooperar con las estructuras del Gobierno, al tiempo que lanzaba un nuevo movimiento político.

Magyar asumió poco después la jefatura de un pequeño partido, el Tisza, que en pocos meses se convirtió en la segunda fuerza del país, hundiendo parcialmente a la oposición progresista del país centroeuropeo.

El Gobierno de Orbán ha definido a la familia tradicional como una de las bases de la sociedad, determinando que el matrimonio es la unión de un varón y una mujer.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...