Estamos en guerra contra un enemigo despiadado

Creemos que tienen razón los que opinan que los picos de contagios y muertes que ahora estamos sufriendo se deben a los viajes masivos de semana santa.

Si esto es verdad, sería muy recomendable decretar el levantamiento de los feriados del 14 y 15 de Mayo de este año, a fin de amarrar a la gente a su trabajo y evitar la estampida humana hacia el interior para esparcir el maldito virus.

Al mismo tiempo de precautelar nuestra salud, esta medida servirá también para recuperar siquiera una partecita de la productividad perdida por tantos días de cuarentena.

El trabajo es la mejor manera de rendir homenaje a los próceres de la patria y demostrar solidaridad y gratitud al personal de salud, aunque no esté vestido de blanco.

No olvidemos que estamos en guerra contra un enemigo despiadado y que cualquier batalla que ganemos nos servirá de estímulo para seguir luchando.

Víctor Manuel Ruiz Díaz

CI 225668

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD