Los perros y el calor: ¿conviene pelarlos?

Si tenés un perro, es natural que te preocupes por su bienestar, especialmente cuando -como hoy- arrecia el calor. ¿Es recomendable rapar a un perro para que no sufra con el calor? Esta cuestión plantea un debate entre los dueños de mascotas y los expertos en cuidado animal. Aquí te contamos los pros, contras, y cómo puede afectar a su salud y bienestar.

Una persona rapa a un perro cocker spaniel.
Una persona rapa a un perro cocker spaniel.Shutterstock

Cargando...

Muchas personas creen que rapar a un perro en verano es beneficioso porque reduce la cantidad de pelo y, en teoría, ayuda a mantenerlos frescos. Algunos de los supuestos beneficios del rapado incluyen:

  1. Menos calor: Al eliminar el pelo, se cree que el perro se sentirá más fresco durante los días calurosos.
  2. Menor riesgo de golpe de calor: Al tener menos pelo, se piensa que el perro enfrentará menos riesgo de sufrir un golpe de calor.
  3. Mantenimiento más fácil: Se cree que el rapado facilita el cuidado y la limpieza del perro, ya que se eliminan los enredos y los problemas de higiene.

Sin embargo, es importante destacar que estos beneficios percibidos no están respaldados por evidencia científica sólida. De hecho, rapar a un perro puede tener consecuencias negativas para su salud y bienestar.

Inconvenientes de pelar a un perro

Si bien es cierto que el pelo de los perros puede actuar como aislante, también juega un papel importante en la regulación de la temperatura corporal. El pelaje de un perro, especialmente las capas superiores, ayuda a proteger la piel del sol y a mantener una temperatura adecuada en el cuerpo del animal. Al rapar a un perro, se eliminan estas capas protectoras, lo que puede resultar en los siguientes inconvenientes:

  1. Exposición al sol: La piel del perro, sin la protección adecuada del pelo, puede sufrir quemaduras solares y una mayor exposición a los rayos ultravioleta.
  2. Aumento del riesgo de golpe de calor: Rapar a un perro no garantiza que estará a salvo de sufrir un golpe de calor. De hecho, al eliminar las capas de pelo que actúan como aislante, el perro puede tener más dificultades para regular su temperatura corporal.
  3. Problemas de piel: Sin el pelo adecuado, los perros pueden ser más propensos a desarrollar irritación de la piel, alergias y picazón. Además, el pelo también proporciona una barrera protectora contra insectos y parásitos.
  4. Cambios en el crecimiento del pelo: Pelar a un perro puede interferir con el crecimiento natural del pelo, haciendo que sea más propenso a enredarse y desarrollar problemas en la piel.

Alternativas para mantener a tu perro fresco en verano

En lugar de pelar a tu perro, existen otras alternativas que podés considerar para ayudarlo a mantenerse fresco durante los meses de calor:

  1. Proporcionar agua fresca y sombra: Asegúrate de que tu perro siempre tenga acceso a agua fresca y un área sombreada donde pueda descansar.
  2. Paseos en horas más frescas: Evitá sacar a tu perro a pasear durante las horas más calurosas del día, optando por salidas temprano en la mañana o al anochecer.
  3. Baños refrescantes: Podés darle a tu perro baños refrescantes con agua fresca para ayudarlo a mantenerse fresco y aliviar el calor.
  4. Cortar el pelo adecuadamente: Si tu perro tiene un pelaje largo, en lugar de raparlo, considerá cortar solo las capas superiores para reducir el grosor y el volumen del pelo sin eliminar las capas protectoras inferiores.

En resumen, rapar a un perro para protegerlo del calor no es recomendable. Los inconvenientes y posibles riesgos de rapar a un perro superan los beneficios percibidos de hacerlo, ya que los perros tienen sus propios mecanismos naturales para regular su temperatura corporal y el pelo juega un papel importante en este proceso.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...