UGP considera que no debe haber cambios en estatuto agrario

El presidente de la Unión de Gremio de la Producción (UGP), Héctor Cristaldo, señaló que no consideran pertinente la modificación del estatuto agrario, que resonó en el Congreso en los últimos días. Igualmente, mencionó que la reforma agraria terminó siendo un fracaso del Estado paraguayo, ya que considera que se convirtió en una herramienta aprovechada por “avivados y tramposos”.

Ing. Agr. Héctor Cristaldo, presidente de la UGP.
Héctor Cristaldo, presidente de la UGP, rechaza la modificación del estatuto agrario, como pretenden algunos diputados.Archivo, ABC Color

La Cámara de Diputados aprobó de forma sigilosa en diciembre de 2020 el proyecto de ley que modifica y amplia varios artículos de la ley Nº 1.863/2002, Estatuto Agrario. Se cuestiona -principalmente- que no se haya dado participación a la gente eventualmente afectada por la norma; ni siquiera intervino el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert).

En el proyecto de modificación, uno de los puntos más polémicos es el que pretende modificar su Art. 88. Según especialistas, es confesión de parte de una transgresión de la ley, por lo que el problema no es la normativa, sino la incapacidad de gestión de las autoridades.

Al respecto, Cristaldo comentó que se enteraron de que el proyecto de ley estaba en la órbita del Congreso a través de los medios de comunicación, ya que no fueron alertados ni invitados a participar en su elaboración o debate.

Lea más: Rechazan por unanimidad proyecto para legalizar tierras malhabidas

Seguidamente, indicó que desde hace varios años los gremios ya trabajaron para modificar el estatuto agrario “con la intención de modernizarlo”. En ese sentido, refirió que no consideran que sea pertinente hacer “improvisaciones” o aplicar “parches” a la normativa.

También habló sobre la reforma agraria y refirió que dicha iniciativa terminó siendo un “fracaso” y convirtiéndose en una herramienta aprovechada por los corruptos. “Poniendo en perspectiva la reforma agraria, creemos que ya forma parte de la historia de los fracasos de la gestión del Estado paraguayo, porque 80 años de reforma terminó siendo un festival de mentiras donde los avivados o los tramposos son lo que tienen la iniciativa”, sostuvo.

Además, el presidente de UGP indicó que las normativas establecidas no se respetan. Citó como ejemplo la expropiación de la reserva natural de Campos Morombí, que –según indicó- cuenta con tres leyes que la protegen de dicha diligencia, pero de igual forma fue vulnerada. “La ley no se respeta y se hacen medidas arbitrarias que ignoran el marco jurídico vigente en la República. El caso de la expropiación de Campos Morombí es el mejor ejemplo, ya que tres leyes protegen al área de reserva natural”, comentó.

Igualmente, Cristaldo cuestionó a los legisladores que aprobaron la expropiación de dicha reserva, ya que indicó que “la gente que se llena la boca de la defensa del medio ambiente de boquilla para afuera en la realidad termina destrozando y destruyendo lo que queda de bosque que está protegido, que atropellaron con su propio voto. Por eso, hablamos de tramposos y avivados”, criticó.

Agregó que más de la mitad de las propiedades que fueron destinadas a la reforma agraria siguen “en un limbo” tras 80 años, por lo que reforzó su línea de que dicha iniciativa es un fracaso del Estado.

Lea más: Marchan contra el proyecto de modificación del estatuto agrario

Senado se suma al rechazo

Ayer, en el Senado se rechazó la iniciativa por unanimidad, con 40 votos y 5 ausentes. Los parlamentarios de la Cámara Alta denunciaron que el proyecto abría el camino para legalizar 1.300.000 hectáreas de ocupaciones ilegales.

En la misma línea se encuentran los pequeños productores de diversos puntos del país y otros gremios, como la Asociación Rural del Paraguay (ARP), quienes sostienen un rotundo rechazo hacia el proyecto de ley.

La iniciativa legislativa vuelve a Cámara Baja, que precisará mayoría absoluta (41 votos) para ratificarse o archivar el proyecto. El proyecto fue presentado por los diputados Hugo Capurro (PLRA, llanista), Pastor Soria Melo (ANR, Añetete) y Avelino Dávalos (ANR, cartista).