Trágico e inesperado final del secuestro de un joven

La peor de las noticias recibió ayer nuestro sufrido país al confirmarse una nueva víctima fatal de los grupos criminales del país. El cuerpo de Jorge Ríos Barreto fue hallado muerto, a diez metros del río Apa, lado brasileño, al anochecer de ayer.

Jorge Manuel Ríos Barreto, nueva víctima fatal de las bandas armadas.
Jorge Manuel Ríos Barreto, nueva víctima fatal de las bandas armadas.Aldo Rojas

El joven de 24 años fue secuestrado el pasado lunes a las 20:30 de la estancia Dos Hermanos ubicada en la localidad de Sargento José Félix López, también conocida como Puentesiño.

Fueron cuatro los que irrumpieron a la hacienda, de los cuales dos de ellos han sido reconocidos como los hermanos Hugo y Feliciano Bernal Maíz.

A los dos se los sindica como los líderes de la autodenominada Agrupación Campesina Armada- Ejército del Pueblo (ACA-EP). que había sido extinguida, pero que fue refundada por el clan Bernal Maíz.

Lo cierto es que al reconocer al joven como el hijo de del propietario, también de nombre Jorge Rios, se lo llevaron.

A falta de un resultado de la autopsia, las informaciones extraoficiales daban cuenta que la víctima presentaba supuestos rastros de haber sido brutalmente golpeado, aunque se desconocía aún la causa de muerte.

Lo cierto es que el cuerpo se encontró en zona conocida como asentamiento Caracol, estado de Matto Grosso do Sul, ubicada a unos 70 kilómetros de Sargento José Félix López.

Los tíos y la madre fueron hasta ese lugar para el reconocimiento del cuerpo, acompañados de una comitiva oficial.

Del lado paraguayo quedaron los fiscales antisecuestros Federico Delfino y Lorenzo Lezcano, mientras que el fiscal de Asuntos Internacionales Manuel Doldán. La noticia sorprendió a todos que esperaban un buen desenlace de la historia para este fin de semana, más aún porque pese a que las cuentas de la familia fueron bloqueadas igual lograron reunir los 200 mil dólares requeridos por la víctima.

Incluso se maneja la información de que los secuestradores se comunicaron con la familia y enviaron audios como prueba de vida. Esa comunicación se dio el pasado miércoles, según manejan los investigadores.

Pero todo cambió cuando se supo la información de este hecho que involucra como responsables a miembros de una familia asociada al EPP y al EML. Incluso, uno de los sospechosos, Feliciano Bernal Maíz apareció en la foto de prueba de vida del secuestro de Félix Urbieta, ocurrido el 12 de octubre de 2016.