Matan con 107 tiros de fusil a narco, hija de gobernador y dos brasileñas

Tres sicarios mataron ayer con 107 tiros de fusil en Pedro Juan Caballero a un narco local, a su novia, quien era la hija del gobernador de Amambay, y a dos brasileñas que a su vez eran compañeras de facultad de esta última. En el ataque, perpetrado cuando las víctimas salían de una fiesta, también resultaron heridos otros tres jóvenes.

Osmar Vicente Álvarez Grance, Haylee Carolina Acevedo Yunis, Kaline Reinoso de Oliveira y Rhannye Jamilly Borges de Oliveira, asesinados en Pedro Juan Caballero.
Osmar Vicente Álvarez Grance, Haylee Carolina Acevedo Yunis, Kaline Reinoso de Oliveira y Rhannye Jamilly Borges de Oliveira, asesinados en Pedro Juan Caballero.

El brutal atentado se produjo ayer a las 06:05 sobre la calle Mariscal López esquina Ytororó del barrio San Antonio de esta ciudad, a cinco cuadras de la Ruta PY05.

Dos de las víctimas fatales fueron el narcotraficante paraguayo Osmar Vicente Álvarez Grance (29), alias Bebeto, y su novia Haylee Carolina Acevedo Yunis (21), quien era la hija del gobernador de Amambay, el liberal Ronald Enrique Acevedo Quevedo.

También perdieron la vida las brasileñas Kaline Reinoso de Oliveira (22) y Rhannye Jamilly Borges de Oliveira (19), quienes por su parte eran compañeras de Haylee en la sede de Pedro Juan Caballero de la Facultad de Medicina de la Universidad Central del Paraguay (UCP).

Aunque no hay aún testigos que se animen a declarar, la Policía supo que el crimen fue perpetrado por al menos tres hombres que actuaron en una camioneta plateada.

Los matones usaron dos fusiles presuntamente AK-47 calibres 7.62, que se dispararon 57 veces, y un fusil aparentemente AR-15 calibre 5.56, que hizo 50 tiros, según las vainas recogidas en la escena.

Bebeto, Haylee y las dos brasileñas fueron acribillados cuando salían de una fiesta que se hizo en un local de eventos y se disponían a subir a la camioneta del hombre, que estaba estacionada a 50 metros.

Se trata de una camioneta Chevrolet Blazer blanca, año 2016, con chapa brasileña PSR 8D12, que figura como robada en la ciudad de Navegantes, estado de Santa Catarina.

Aparentemente, el verdadero objetivo de los matones era Bebeto, quien acusó la mayor parte de los disparos.

De hecho, una vez que ya estaba tirado en el suelo, uno de los asesinos se acercó y descargó otra ronda contra su cabeza.

Tres hipótesis que se manejan en Asunción

La Policía en Asunción maneja tres hipótesis sobre Bebeto: que traicionó al PCC, que mandó a matar al sobrino de un capo y que debía por drogas.

La primera consiste en que, supuestamente, Osmar Vicente Álvarez Grance, alias Bebeto, era informante de la Senad y que delató al último jefe del PCC capturado en Pedro Juan Caballero, Weslley Neres Dos Santos, alias Bebeçao, quien cayó el 23 de marzo de este año junto a otros 13 miembros de la organización en el predio de una seccional colorada donde se llevaba a cabo una “asamblea” de la facción criminal.

Lea al respecto: Caída del último jefe del PCC en la frontera

Otra teoría sugiere que Bebeto tuvo algo que ver en el asesinato de Marco Esquivel González (32), alias Marquito, ocurrido el 15 de agosto pasado en Pedro Juan Caballero. En el atentado murió también su mujer, Lorena Concepción Areco Gauto (30). Marquito era sobrino de Cornelio Esquivel Maldonado (39), alias Mitú, quien según la Fiscalía es un patrón del crimen organizado.

Nota relacionada: Asesinato del sobrino de un “patrón”

La tercera versión señala que Álvarez contrajo deudas con varios proveedores de drogas de la frontera y no podía cumplir con todos sus “compromisos”. La Policía en Asunción llegó a investigar a Bebeto por su participación en el rescate de varios jefes del PCC que escaparon de la penitenciaría regional de Pedro Juan Caballero en el año 2020.

Sobre el punto: Fuga masiva de miembros del PCC

Bebeto ya había protagonizado un extraño incidente en 2018, cuando su familia denunció que desapareció luego de ir a hacer un trabajo en Bolivia. Luego de dos semanas, el joven reapareció diciendo que quedó varado en el Chaco paraguayo.

Otras víctimas

El centenar de disparos afectó también a otras víctimas colaterales, como los paraguayos Bruno Elías Pereira Sánchez (20) e Iris Esiely Molinari Villasboa (21), y la brasileña Rhafaelli Alves do Nacimento (20), quienes siguen vivos. Supuestamente, otro joven que salía de la fiesta sufrió cortes al ser alcanzado por cristales rotos con las balas de fusil.

Luego del cuádruple homicidio, se produjeron algunos incidentes en el lugar, ya que el ahora exintendente de Pedro Juan Caballero, José Carlos Acevedo Quevedo, trató de “narco de mierda” al fallecido Bebeto, a quien culpa por la muerte de su sobrina Haylee.

La familia de Bebeto, en tanto, intentó reaccionar contra Acevedo, quien al final tuvo que ser contenido por su hermano menor, el gobernador Ronald Acevedo, padre de la fallecida.

José Carlos renunció recientemente como intendente de Pedro Juan Caballero para competir mañana por un nuevo periodo.

La madre de Haylee, por su lado, llorando al lado del cuerpo de su hija decía que le advirtió que no se metiera “con esa gente” y reclamaba que nunca le hicieron faltar nada a la joven.

Protección

La muerte de Haylee Acevedo se produjo solo cinco días después de que el director de Policía de Amambay, comisario principal Carlos Miguel López Russo, ofreciera seguridad al gobernador Ronald Acevedo, quien durante la reunión habría contestado que no necesitaba protección ya que no falló con nadie, aunque sí manifestó cuando eso preocupación por su hermano José Carlos, de cara a las elecciones municipales.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05