Salud: denuncian la utilización de insumos de baja calidad en pacientes con espina bífida

Madres y padres de la Asociación Paraguaya de Espina Bífida (Apaebi) se manifestaron hoy frente al Ministerio de Salud Pública (MSBPS) para clamar por insumos de calidad para la atención de sus hijos. Denunciaron que preocupa la adquisición de insumos de baja calidad, que pueden terminar en infecciones y diálisis.

Miembros de la Asociación Paraguaya de Espina Bífida, dicen que insumos de baja calidad derivan en infecciones y posteriormente, en diálisis.
Miembros de la Asociación Paraguaya de Espina Bífida, dicen que insumos de baja calidad derivan en infecciones y posteriormente, en diálisis.Captura de video

Cargando...

Miembros de la Asociación Paraguaya de Espina Bífida (Apaebi) se manifestaron esta mañana frente a la sede del Ministerio de Salud Pública (MSPBS) en Asunción, para exigir la provisión de insumos de calidad para el tratamiento de niños y adolescentes que padecen el defecto congénito. Pidieron que la cartera sanitaria siga proveyendo de sondas lubricadas y no así de insumos que pueden provocar infecciones y terminar en diálisis.

Lea más: IPS: pacientes denuncian que esperan tres meses o más por “estudios urgentes”

“Estamos sumamente preocupados con relación a la provisión de sondas que el Ministerio de Salud está entregando. Hace dos años conseguimos que compren sondas lubricadas para los pacientes, que son chicos que nacieron con una patología congénita que les impide vaciar por sí mismos la vejiga. Debemos introducirles el catéter cada dos o tres horas, para extraer la orina”, explicó Rosa María Aveiro, presidenta de la asociación.

Actualmente, las sondas que están siendo entregadas por la cartera sanitaria no son lubricadas, lo que genera no solo incomodidad al paciente al momento de utilizarse, sino que además puede provocar infecciones y, en casos más graves, llevar al paciente a requerir diálisis.

Familias necesitan unas 240 sondas por mes

Aveiro indicó, además, que las familias están recibiendo unas 100 sondas a ser utilizadas en 30 días, pero la necesidad de cada familia es de unas 240 sondas o más, dependiendo de la indicación del urólogo. Detalló que cada sonda cuesta G. 37.500, por lo que es imposible para una familia cubrir los gastos mensuales, ya que superan los G. 5 millones.

“Las sondas se cambian 6 a 8 veces al día. Como no alcanza, lo que hacen es reciclar y se exponen a las infecciones. Con este tipo de sondas (sin lubricación), hemos tenido niños que llegaron a diálisis, porque no funciona; no evacua toda la vejiga y se producen las infecciones urinarias. Lastimosamente tenemos ya niños fallecidos a consecuencia de eso”, manifestó.

Los miembros de la asociación afirmaron que seguirán con las manifestaciones hasta conseguir respuesta de la ministra de Salud, María Teresa Barán.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...