Pérez Corradi, “en las narices” de la Policía

El audio con la confesión de la concubina de Pérez Corradi confirma que el criminal argentino pagaba por su libertad a policías paraguayos. En una oportunidad volvió a su país y se paseó frente a su casa, cuando ésta estaba llena de agentes buscándolo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/NXFOJ4PRQVG4XJLAQHU2GUZHRE.jpg

El revelador audio obtenido de manera exclusiva por ABC Color, sobre una extensa confesión de María Gladys Delgado Brítez (24), la concubina paraguaya de Ibar Esteban Pérez Corradi (38), confirma que el criminal argentino era extorsionado por la Policía de Paraguay hasta hace un mes, pese a que en mayo del año pasado ya había sido detenido en Ciudad del Este y después liberado al pagar 100.000 dólares en efectivo. Los uniformados de nuestro país, incluso, amenazaban a la mujer con hacerle daño a sus hijos, si el narcotraficante no pagaba por su libertad. Los principales involucrados serían efectivos de Interpol, cuyo jefe en aquel entonces era el ahora comisario general Miguel Leguizamon, actual director de Justicia Policial, aunque el responsable de ese departamento, en carácter de director de Apoyo Técnico, era el actual comandante, comisario general Críspulo Sotelo.

A continuación, algunas de las frases más comprometedoras que dijo la mujer de Pérez Corradi, luego de que este fuera detenido en Foz de Yguazú, Brasil, aunque actualmente se encuentra detenido en el cuartel de la Fuerza de Operaciones Policiales Especiales (FOPE), en Asunción.

“Él vino en marzo (de 2012). Vino para hacer un negocio aquí y después se volvió para Argentina. Un día, pasó por frente a su casa (en Buenos Aires) y el lugar estaba lleno de policías. Y fijate lo que pasó: él le pregunta a un policía qué pasó. Y le dijo que estaban buscado a un tipo. Y él era. Entonces, él dijo, acá ya no me voy a quedar, porque ya fui preso. Y estuvo viviendo en un departamento, al lado de la Policía, en Argentina”.

PUBLICIDAD

“Él vino en marzo, y yo le conocí en agosto (de 2012). Él nunca me contaba nada. Yo sentía como que había algo raro. Era mi cumpleaños, en agosto, y me dice 'te voy a decir lo que yo hago: yo hago solamente suplementos de gimnasio', me dijo, y me llevó a mostrar. Después, en octubre y noviembre, me llevó al country (Paraná Country Club). Solamente me llevaba viernes y sábados. Yo le decía 'por qué no me llevas todos los días'. Y él me dijo que 'porque no quiero que conozcas gente que te pueda perjudicar a futuro'”.

“Él hacía cosas ilícitas, pero no es que vendía drogas ni nada. Yo me embaracé de mi nena y ahí me dijo 'vamos a vivir juntos'. Vivimos en (el barrio) San José (de Ciudad del Este). Ahí vivimos un año. Pero yo le dije 'no quiero más estar en esta casa, porque la casa es grande'. Yo vivía apenas. Buscamos un departamento y encontramos en el centro (de Ciudad del Este) y me parecía mejor. Vivimos casi dos años en ese departamento, frente a la Escuela Guasú, y luego salimos de ahí porque la Policía le dijo que tenía que volar de ahí. Yo no me quería mudar”.

“Estaba en problema con él, y le dije 'vamos al psicólogo', para tratar de recuperar nuestra relación. Y él me dijo, 'bueno, vamos' (en mayo de 2015). Después, aparece un auto blanco, detrás de mi auto. Paran y me dicen: 'Policía, tenemos que verificar el auto', y le llevaron. Entre 10 por ahí le llevaron. Cuando le agarraron, arreglaron ellos. Yo ni siquiera entré al arreglo. Me dijeron 'salí nomás vos afuera, señora'. Ahí en Interpol, en la división del Área 4, mi marido me prestó el teléfono y me dice 'hablá con fulano'. Hablé y le dije 'mi marido quiere que le pases la plata, porque le agarraron'. El tipo vino, me dio la plata y yo les entregué esa plata (a los policías), 100.000 dólares, porque 150.000 dólares luego me dijeron. Yo me quedé con 10.000 dólares en casa”.

PUBLICIDAD

El audio, que es mucho más extenso, también revela que Pérez Corradi, en un principio, quería ser extraditado a Estados Unidos, pero que los policías paraguayos le convencieron de seguir pagando por protección para permanecer oculto en Ciudad del Este. También, se mencionan posibles pruebas que comprometerían seriamente a altos funcionarios del gobierno de Paraguay y a antiguos referentes del anterior gobierno de Argentina, encabezado por Cristina Fernández de Kirchner.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD