En terapia

Los asegurados del Instituto de Previsión Social (IPS), en plena pandemia, de nuevo son pisoteados en sus derechos a recibir atención en tiempo y forma, y con calidad, por especialistas. Tras un año de desatarse la crisis sanitaria por el ingreso del covid-19 a nuestro país, los directivos del IPS siguen improvisando, comprometiendo la salud de la gente.

A juzgar por los hechos y la lluvia de denuncias, la gestión en pandemia del IPS es aún más pobre que la del Ministerio de Salud Pública. La crítica situación afecta tanto al personal sanitario como a los asegurados.

Ante la pobre gestión para poder pagar lo que corresponde a los médicos especialistas contratados, en Ingavi y en el Hospital Central del IPS ayer estaban forzando el ingreso de residentes que no tienen la expertiz necesaria. IPS no puede seguir contratando médicos por G. 4.500.000 por guardias semanales de 24 horas, mientras el Ministerio de Salud paga dicho monto por 12 horas semanales, similar al sector privado.

La previsional expone al asegurado a ser atendido por médicos sin experiencia y situaciones que enlentecen el servicio, ya que los métodos auxiliares, como laboratorio, tomografía, radiografía, están todos tercerizados. Esto además genera estrés a los médicos jóvenes que también deben atender a una avalancha de pacientes.

Muchos asegurados llenan camas del Hospital Nacional y del Hospital de Clínicas, disminuyendo posibilidades de acceso a otros ciudadanos de menor poder adquisitivo que no tiene seguro social. Según datos, gran parte de los pacientes derivados a las terapias privadas a través del Ministerio de Salud son asegurados de IPS.

Los asegurados no podemos seguir permitiendo ese manejo improvisado y politizado de la previsional, que ya se cobró vidas de miles de personas. Debemos exigir a nuestros representantes ante el Consejo de Administración del IPS políticas claras y resolutivas en favor de la salud de los aportantes.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.