La salud en nuestro país, un dolor de cabeza más para los ciudadanos

La salud en nuestro país es una de las peores de la región, tanto que incluso Homero agradeció a Dios por no vivir en Paraguay en un episodio de Los Simpson. Para evitar un dolor de cabeza más al asistir a un hospital, es mejor prevenir enfermedades.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PC3DEWFV2NBTTFOYJWWTNQ4LGU.jpg

Si sos alérgico o tenés asma y debés aplicarte la dosis antigripal para ayudar a tus defensas, vas a tener que esperar un poco más, ya que los centros asistenciales aún no cuentan con las vacunas. En los hospitales privados, las inyecciones cuestan una fortuna y para muchos es imposible pagar montos tan elevados.

Lastimosamente, en nuestro país la asistencia en hospitales públicos y privados sigue siendo deficiente. Para ahorrarte estrés, nervios y largas horas de espera en los hospitales, podés tomar medidas preventivas como lavarte las manos constantemente, mantener tu hogar libre de criaderos de mosquitos y comer sano para no enfermarte.

Homero, en un episodio de Los Simpson, tenía razón al criticar el sistema sanitario de nuestro país y agradecer por no vivir en Paraguay teniendo que concurrir a los centros de asistencia pública. Según el informe quinquenal “Salud en las Américas 2017”, presentado por la Organización Panamericana de la Salud, nuestro país invierte en esta área menos del 6% del PIB, cifra mínima recomendada por la OMS.

PUBLICIDAD

Si uno necesita consultar con algún especialista, debe amanecer formando filas para conseguir una cita con el doctor y, posteriormente, enterarse que el médico no se encuentra o que ya no hay números. La situación cambia si se necesita consultar con un diabetólogo, pues las personas deben esperar desde la medianoche si quieren obtener los medicamentos, como la insulina.

Los hospitales nacionales también se caracterizan por su poca limpieza. Los pisos están sucios, hay animales recorriendo los pasillos e incluso se encuentran durmiendo en las sillas destinadas a las personas. Estas situaciones son bastante comunes en muchos centros de salud.

En IPS, la historia no es muy diferente: los asegurados agendan una cita con dos o tres meses de anticipación y para cuando llega la fecha de atención, se les informa que el personal de blanco salió de vacaciones o que la máquina encargada de hacer los estudios médicos ha dejado de funcionar.

Como no podemos confiar en nuestro sistema sanitario, lo mejor que debemos hacer es prevenir, en lo posible, todas las infecciones. Claro, en accidentes y en enfermedades hereditarias no nos queda otra opción que apoyarnos en la atención deficiente que brinda el Ministerio de Salud. Veremos si es que durante el mandato del próximo presidente, Mario Abdo Benítez, se toman medidas públicas para brindar una atención gratuita de calidad a todos los paraguayos, tal como él prometió en su campaña electoral.

Por Fiona Aquino (18 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD