Chavismo desbarata rico sector petrolero

CARACAS (Reuters). La producción petrolera de Venezuela, país con las mayores reservas de crudo del mundo, se encamina a cerrar el año con la caída más pronunciada desde una huelga que hace 14 años traumatizó a esa industria.

Una prolongada desinversión, retrasos en los pagos del ente estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) a sus proveedores y mala gestión resumen las consecuencias de un largo ciclo de precios bajos del crudo, aunque también tienen raíces más profundas.

La producción, que lleva siete años cayendo con cuentagotas, ha acelerado su declive este año.

Trabajadores de PDVSA y miembros de sindicatos locales dijeron en una investigación de Reuters que el robo de equipos petroleros, retrasos en los planes de mantenimiento, bajos salarios y lo que señalaron como el “abandono” de algunos campos están afectando los niveles de producción.

PUBLICIDAD

“En 28 años que tengo trabajando contratado para la industria petrolera no había visto tanta ineficiencia”, dijo un trabajador.

En junio se situó en 2,364 millones de barriles por día (bpd) marcando una baja interanual del 9 por ciento en el primer semestre, mientras el resto de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reportaron un alza del 4 por ciento, según sus cifras.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD