Ciclo Laura Márquez: Testigos

Prosiguiendo con nuestro Ciclo Laura Márquez (1929-2021), compartimos con los lectores la última entrega de Testigos, serie, concebida y realizada por Gabriela Zuccolillo, de impresiones, anécdotas, entrevistas, recuerdos, testimonios recopilados directamente de la memoria viva de quienes conocieron a la artista paraguaya fallecida en abril.

Laura Márquez durante una visita guiada a un grupo de jóvenes en su retrospectiva (2006).
Laura Márquez durante una visita guiada a un grupo de jóvenes en su retrospectiva (2006).Archivo, ABC Color

Cargando...

Testigo XIV: Amalia Ruiz Díaz

«Y lamento hasta hoy no haberme acercado»

Entrevista a A. Ruiz Díaz

Yo me acuerdo de ella cuando con Carlo Spatuzza organizan unas charlas, un taller, o algo, en ese lugar de Lilian Ojeda, Exaedro. Y la conocí ahí muy lúcida, muy intelectual. Me pareció muy respetuosa y hablaba así, con una fuerza mayor. Y después de muchos años me dijeron que ella volvió otra vez. Y pasó así, que la veía caminando sola por la calle. Y yo pensaba, cómo no aprovecharla a esa mujer que caminaba con tantos conocimientos. Yo veo que a muchos artistas también les pasa eso, que van y se forman y vienen y no se les da ese valor cultural extraordinario que tienen, en su conocimiento, ¿verdad? porque su bolsillo vacío. Y mucho tiempo la vi caminar sola. Y después Lilian Ojeda organizó una gran exposición, y fuimos con Carlos Sosa y con los alumnos también. Pero ella ya no estuvo allí, porque creo que ella ya estaba internada. Y de eso hace cinco años nomas, por ahí.

Me acuerdo que éramos unas diez o quince personas en ese taller. Ella trajo unas obras, y hablaba sobre las obras. Y todos le escuchábamos porque nadie sabía nada de ella. Mi marido trabajaba en ABC y en los cumpleaños del director nosotros nos íbamos, y ahí yo le había visto algunas veces. Una vez yo estaba en la casa de don Acero y estaba mirando una obra de Laura Márquez, y ella se acercó y me dijo: «¿qué miras?». «Su obra», le dije yo. Y salió volando otra vez… ahí tampoco le abordé. Ella era muy combativa, pero por eso llegan donde llegan, los genios.

Como yo comencé tarde en esto, a mí Carlos Sosa me hablaba de Laura. Tanto me insistió, tanto hablaba de ella en las clases, tanto le fui escuchando. Y me fue calando de a poco. Carlos Sosa siempre, a los alumnos, les decía, Laura Márquez es la clave. Y nos hablaba de esa obra que está en el Museo del Barro, Seis Meses de Silencio, y recuerdo también Puertas Inútiles, que se instaló en la Manzana de la Ribera. Carlos Sosa es un seguidor de Laura Márquez, él estaba trabajando sobre ella.

Yo la miraba a ella, y cuando uno ve así a los artistas de tanta trayectoria, me parecía ya una artista sagrada, ¿cómo acercarme a ella? Es como los santos casi. Y no me acerqué a ella. Y pucha, cómo siento hoy. Yo llegué a la vejez de Olga Blinder, me acerqué a ella y así, y pudo haber sido así también con Laura Márquez, porque es así cuando uno se acerca a las personas mayores. Y lamento hasta hoy no haberme acercado a Laura Márquez, porque mi corazón me decía. La veía así… tan desprotegida.

*Amalia Ruiz Díaz es investigadora y docente. Ha publicado la serie de libros Grandes Artistas Paraguayos, que recopilan valiosos archivos.

Agradecimiento

Con este último artículo de la serie Testigos dedicada a Laura Márquez quiero agradecer a quienes aceptaron ser entrevistados, incluso los que luego prefirieron no ser publicados. También agradezco a Lucy Yegros, Lilian Ojeda, Natalia Cálcena, Carlo Spatuzza y Jesús Ruiz Nestosa por su colaboración para establecer contactos con algunos entrevistados e identificar a las personas en las fotos. A Montserrat Álvarez por su delicada edición.

La idea nació del enorme respeto que siempre tuve por esta artista excepcional, que mantuvo su dignidad a pesar de todas las adversidades que supo sobrellevar. Mi selectividad partió de personas que recordaba que la Laura misma había nombrado con cariño, en alguna de las charlas que mantuvimos en varios años. Quise ser solo un medio para dar lugar a otras voces evocando su Laura Márquez, de manera plural, a veces hasta contradictoria. Porque ella siempre apostó a la diversidad. Este es un pequeño gesto hacia la construcción del recuerdo generoso que Laura Márquez merece.

*gabrielazf@gmail.com

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...