Corazón de niño

Los padres deben reconocer aquellos signos que podrían significar alguna cardiopatía en sus hijos, desde bebés; por ejemplo, si tiene la coloración azulada de labios, uñas y cuerpo; se fatiga al mamar, tiene episodios repetidos de chillido de pecho e infecciones respiratorias, soplo auscultado por el pediatra o no aumenta de peso.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WYT7SHO34ZCUDKUDI3GUEUZ4OE.jpg

La ecocardiografía es el estudio que puede descubrir patologías del corazón en el niño, dice la doctora Leticia Gutiérrez, cardióloga pediatra. “La ecocardiografía es una imagen computarizada del corazón en movimiento. Es un método de diagnóstico no invasivo, indoloro, que brinda información valiosa sobre la estructura del corazón del niño y cómo funciona. Hoy es la técnica de elección para el diagnóstico y seguimiento de la mayoría de las cardiopatías, que es especialmente importante en niños y adolescentes que practican deportes, ya que detecta patologías cardíacas que podrían causar problemas serios durante el ejercicio”, apunta.

La ecocardiografía puede detectar muchas condiciones cardíacas, como “cardiopatías congénitas, malformaciones anatómicas cardíacas que ya existen cuando nace el niño. Uno de cada 120 bebés nace con algún defecto cardíaco, miocardiopatías, que son las enfermedades del corazón que resultan en dilatación, engrosamiento o debilidad del músculo cardíaco, valvulopatías o problemas en una o más de las cuatro válvulas cardíacas”.

Si vamos a desenmascarar a las causas, “existen factores de riesgo que favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares: presión arterial alta, mala alimentación y obesidad, colesterol elevado, tabaquismo y sedentarismo”.

Es oportuno también mencionar que “una de las limitaciones más relevantes de la ecocardiografía es que los resultados dependen de la capacidad y experiencia del operador. Para optimizar la información que brinda este método de diagnóstico, el operador debe estar bien entrenado y capacitado”.

Al hablar de los síntomas, la especialista recuerda que si el niño es mayor de dos años debe llamar la atención “si se cansa de modo fácil con el ejercicio, presencia de soplo cardíaco, presión arterial elevada, crecimiento insuficiente, problemas de aprendizaje”. Sin embargo, “existen cardiopatías que no dan síntomas o signos en la primera infancia”.

PREVENCIÓN

Es importante saber que la prevención es la mejor manera de evitar problemas cardíacos más adelante. Esto se consigue con la modificación del estilo de vida en la niñez, al tener dietas ricas en verduras, frutas y fibras; pobres en grasas, sal y azúcar. Además, con ejercicios físicos aeróbicos, cuatro a cinco veces por semana durante 45 min, y evitando el tabaquismo.

Texto mirtha@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.