Renato y Juliana, el amor en tiempos de guerra

El estreno de la obra “Renato y Juliana. Amor en la Guerra Grande” abre la temporada en Arlequín Teatro (Antequera 1061 y Rca. de Colombia), a partir de hoy. La clásica tragedia de William Shakespeare, “Romeo y Julieta”, es llevada al Paraguay que atravesaba el conflicto bélico, en un texto escrito por el dramaturgo Arturo Fleitas, con un elenco que conjuga a figuras del teatro nacional y nombres emergentes, bajo la dirección de José Luis y Pablo Ardissone.

El elenco completo de la obra que estrenará hoy en Arlequín Teatro.
El elenco completo de la obra que estrenará hoy en Arlequín Teatro.GENTILEZA

Cargando...

Es el 1 de marzo de 1870. La guerra llega a su fin. Un grupo de heroicas mujeres, inician el retorno a sus hogares. De pronto, soldados del ejército brasileño rodean al grupo con aviesas intenciones. Uno de aquellos soldados, Renato, increpa a sus compañeros y defiende a las mujeres, especialmente a Juliana, una jovencita.

Lea más: “Los últimos” se consagra como el Mejor Documental en Punta del Este

“Los dos adolescentes sienten que algo impacta en sus corazones, algo que puede llamarse amor. El comandante del Ejército Imperial se burla de su soldado y le prohíbe relaciones con una “sucia paraguaya”. Por su parte, la madre de Juliana hace todo lo posible para apartar a su hija del bárbaro cambá invasor. Así se inicia una historia de amor que nos conmoverá hasta el minuto final”, detalla la sinopsis de esta obra.

“Son personaje y temas de otra época pero no pierden vigencia”, mencionó Pablo Ardissone, quien tomó la posta de su padre José Luis, quien comenzó con el montaje de la obra pero tuvo que dar un paso al costado por motivos de salud. En esta conversación con ABC, donde también estuvo presente todo el elenco, Pablo reflexionó sobre el desafío de hacer una obra situada en un contexto delicado para nuestra historia.

El amor, las rivalidades, los conflictos de intereses, la discriminación o el racismo, son temas aún tranversales a todas las generaciones. “Hay un monólogo muy lindo de Juliana, donde habla de los conflictos, algo absolutamente vigente, y ni siquiera con otros países, estamos hablando de lo que pasó hace poco en el congreso (la destitución de la senadora de la opsición, Kattya González) o de lo que pasa en el día a día entre gremios, partidos políticos. Pasa que no tenemos capacidad de diálogo, porque priorizamos la diferencia y el conflicto en vez de priorizar lo que de verdad nos une”, mencionó.

Construyendo una obra

Así, “Renato y Juliana” plantea el conflicto del “amor imposible” pero además en una realidad de países en guerra y donde todo está en juego. Para esta puesta fueron convocados Matías Miranda, Elianne Quesnel, Patricia Reyna, Derlis Esquivel, Alma Quiñónez, Erik Gehre, Ariell López y Diego Pedrozo, quienes también se meten en la historia ataviados con un vestuario elaborado por Alejandra Ardissone.

Miranda mencionó que encontró interesante que, a pesar “del contexto denso y oscuro, como la ocupación de la posguerra”, a su personaje protagonista le toca ser “el malo, pero sin embargo tiene una actitud distinta hacia el pueblo y el enemigo”. Para él era “una gran incógnita ¿desde dónde nace esa empatía?” por lo que le tocó “trabajar desde el fondo para justificar esa bondad y esa facilidad suya de enamorarse”, explicó quien interpreta a Renato, un soldado brasileño.

Su enamorada es Juliana, encarnada por Quesnel, quien atravesó diferentes etapas para la construcción de su personaje, quien tiene rasgos de la “clásica romántica soñadora” pero también es “una Juliana empoderada”, ya que juntó las visiones de los dos Ardissone. Ella subrayó la importancia de mostrar ese lado valiente “ya que ahora se habla del empoderamiento femenino, entonces también demuestra que puede valerse y decidir lo que quiere, más allá de lo que su madre quiere”.

Su madre es llevada a escena por Quiñónez, una residenta que “estuvo luchando contra todo en la guerra” y “se opone a que su hija esté con un brasileño”. Para ella fue un reto retratar “ese sentimiento de preocupación o todo lo que tiene que ver con sentimientos de madre a hijo”, aceptó.

Patricia Reyna es Elodia, quien según la actriz “tiene sus contradicciones” pero al mismo tiempo es divertida de interpretar. “Es el único personaje que hace comedia dentro de la tragedia, aunque tiene sus momentos trágicos desde que algo le golpea y entra en ese juego, pero me gusta mucho aportar esa cosita que va a hacer que la gente se distienda”.

Alrededor de estas relaciones, aparecen también Esquivel, cuyo personaje “se opone ferozmente a la pareja pero desde la intolerancia, simplemente por las nacionalidades distintas”, o Pedrozo, quien hace de un militar brasileño, cercano a Renato, que “aparece para dar un poco de pintura a las escenas y contrastar con Renato”.

En tanto López hace de su pa’i Lorenzo un personaje muy cercano tanto a la familia de Juliana como a Renato. El actor dijo que si bien ya había hecho de padre, “siempre es un desafío un personaje nuevo por más que ya hayas hecho algo similar porque el contexto es totalmente distinto”.

Finalmente Gehre tiene un doble desafío encarnando a dos personajes. “Uno de ellos es el teniente André, pese a que en escena hay acoso, es un personaje alegre, jovial, divertido; aparte hago de Patricio, un legionario, estuvo durante la guerra en Buenos Aires y en palabras del personaje no se metió en asuntos de la guerra”, detalló.

Mirar a los demás

Miranda reflexionó que “la enemistad entre dos familias es perfectamente la enemistad que podría haber entre dos países en guerra y termina siendo igual de ridículo y causando el mismo daño”, planteó.

En ese sentido, Reyna agregó que un conflicto no llega a buen puerto cuando cada uno solo se mira a sí mismo. “Todos son fieles a sus convicciones, pero nadie cede. Uno puede ser fiel pero tiene que mirar el entorno, si necesita algún ajuste. Casi todos los años que hacemos obras que tienen que ver con historia decimos que lo mismo puede pasar hoy, pero ¿por qué es? Porque nadie cede”.

Profundizó mencionando que “sí, uno puede ser fiel a las convicciones, pero estando ubicado en relación a los demás. Si creás un conflicto en el otro lastimás al otro. ¿Por qué no negociar y llegar a un acuerdo? Es el ego de cada uno y cada vez es peor, desde que hay redes sociales se ve mucho más eso. La gente dice que ‘algo’ es así y punto. Vos empezás a dudar de lo que vos mismo crees”, reconoció.

El impacto de la obra

La puesta, si bien primero tendrá funciones para el público en general, luego será parte del ciclo para estudiantes, lo que significa que miles de jóvenes podrán encontrarse con esta historia en clave teatral.

A la hora de pensar en el impacto que podría tener la puesta, todos creen que no solo la historia puede calar profundo, sino que quizás puede causar que los jóvenes “se interesen más en la lectura”, según dijo Alma. “Me parece que esto puede ayudar a que se interesen en leer clásicos o leer en general”, remarcó.

En tanto, Pablo sumó que atendiendo a que la obra presenta varias situaciones, la puesta puede hacer que todas las “cuestiones transversales” calen en el público. “Esa es la visión que no hay que perder del teatro, en este caso es una herramienta que va más allá de un divertimento, de una cuestión meramente cultural, es una herramienta para instalar temas, producir debates, es el disparador de muchas otras cosas”, sostuvo.

Patricia expresó que le encantaría saber “¿cuánto usa un profesor los disparadores?” porque “todos pueden sacar un poco de rédito”. “Yo si fuera profesora me serviría 100 clases. Podría hablar de los comporamientos, la obra, el autor, cuán rica es una obra y cuántas líneas se pueden sacar para hablar con los chicos”, dijo con la aprobación de sus compañeros.

En tanto, Matías también invitó al público adulto, quienes pueden ir al teatro por voluntad propia. “El alumno que viene con el colegio casi que no tiene opción”, dijo, entre las risas de los demás. “El adulto también vendrá a ejercer un juicio, así que les diría: vení a pensar en lo que se está planteando acá y opiná después, te guste o no, porque el objetivo del arte es que pienses y te desarrolles”.

Funciones y entradas

El estreno está marcado para este viernes 1 de marzo a las 21:00. Las funciones continuarán el sábado a las 21:00 y el domingo a las 20:00.

Las entradas tendrán un costo de G. 90.000 o dos por G. 160.000. Las mismas ya están a la venta escribiendo al (0992) 442152.

El sábado 2 de marzo a las 18:30 se llevará a cabo una función especial y gratuita para docentes de Literatura y Educación Artística de colegios de la capital e interior del país, para la cual los profesores interesados pueden agendarse al (0992) 44215.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...