Zoe Gotusso encanta con su ternura y sencillez

Con cada visita nueva de la cantante cordobesa Zoe Gotusso al Paraguay se puede notar cómo su público va creciendo. No es para menos, ya que la artista sabe dejar a uno rendido a sus pies. Lo más hermoso de esta propuesta, es que lo hace gracias a un carisma inigualable, donde conjuga una presencia que transmite mucha ternura. Además, ella logra todo desde una sencillez agradable, ya que lo que más le importa es generar cercanía con la gente. Así fue el show que dio el pasado viernes en la cervecería Sacramento.

Zoe Gotusso.
Zoe Gotusso durante su actuación del viernes pasado, por el 7º aniversario de la cervecería Sacramento.Guti González

Cargando...

La impaciencia en el lugar se iba agrandando, ya que unos 35 minutos después de la hora pactada las luces se apagaron por completo. Quienes son asiduos a sus shows saben que ella raras veces aparece desde el comienzo en el escenario, por lo que las miradas buscaban a Zoe Gotusso hacia atrás.

Lea más: Fito Páez se pone al frente de un coro gigante en San Bernardino

Efectivamente, un revuelo se generó hacia el medio, y tras un murmullo convertido en gritos, apareció sobre una mesa. Era ella con su sonrisa y un parlante. Subida gracias a la ayuda de unos guardias, empezó con “Amándote”, una versión suya de la obra del popular músico uruguayo Jaime Roos, al que ella sabe imprimir esa mezcla de dulzura y brillo.

Este show fue como una transición, ya que la artista está estrenando nuevas canciones y revistiendo de otra energía a las de su álbum debut “Mi primer día triste”, lanzado en 2020. Para seguir con el show y dentro de esa búsqueda, se unió a su banda en el escenario, entregando así “Cuarto creciente”, donde le canta a ese amor inocente.

Abrazó luego la guitarra eléctrica para “Monoambiente en capital”, uno de sus primeros sencillos como solista, para hacer después su último lanzamiento: “Pensando en ti”, versión de Zoe del clásico del artista brasileño Paulinho Moska, mostrando así dos tiempos diferentes en su vida musical.

Otro tema que podría decirse también clásico pero de Zoe sonó con mucha fuerza. Era “Ganas” y el público acompañó, como todos los temas, cantando con una fuerza que se alimentaba de esa energía que la artista entregaba. Era un intercambio precioso y todos eran conscientes del vínculo único reforzado esa noche.

La velada siguió con otro tema nuevo: “Carta para no llorar”, que Gotusso grabó en colaboración con El Kuelgue. En esa misma línea del presente de la artista, vino un tema en calidad de estreno, se trataba de “Súper poder”, dedicado a su abuela y el gran don de cocinar rico y a través de eso demostrar su amor.

Una transición marcó el audio de “Me desconecto”, como un guiño a Salvapantallas, el dúo del que fue parte Zoe junto a Santi Celli, y en el que hicieron una colaboración con su inspiración: Jorge Drexler. Al empezar a sonar “Si me voy” (sencillo del dúo) los fanáticos entendieron que aquel audio más que un pequeño recuerdo fue un momento de homenaje a esa historia que le abrió a Zoe y también a Santi las puertas del reconocimiento gracias a su música original.

Como una confirmación de que ella construyó con su estilo su historia personal, llegaron después “María” (una vez más entre el público, como una gran peña) y “Loco”, tema que ha grabado junto a Emmanuel Horvilleur.

Pero nuevamente, más tarde, se dio otra afirmación de que, muy obviamente, Zoe está agradecida por sus inicios. Entregó así su versión de “Fue amor”, de Fito Páez, una de esas grabaciones que publicó junto a Santi cuando ambos hacían covers y los subían a YouTube, sin pensar en todo lo que después llegaría para ambos. Para satisfacción de quienes la admiran, al día siguiente a ella le tocaría abrir nada más y nada menos que para el mismo Fito.

“Ayer te vi”, canción en la que colaboró para Louta, y “Película”, su featuring con “El Zar”, fueron parte del setlist que demostró también su buena relación con los artistas de la escena argentina, con quienes está en constante intercambio musical.

Allí Zoe se despedía, pero el público no la iba a dejar ir tan pronto pues quería más, algo que ella supo complacer. Tuvo un momento bastante íntimo, ya cuando toda la banda salió y quedó ella sola con la guitarra criolla. Hizo una canción conocida como “Los amigos” o “La canción de los amigos”, ya que la tocó solo un par de veces en programas de su país, pero aún no ha sido editada.

“Un bossa +” puso el punto final a este reencuentro que se resignifica constantemente, ya que la claridad y la belleza que reside en las canciones de Zoe pueden tocar el corazón de quien sea. Eso lo demostró la presencia de un público bastante variado, con personas de diferentes edades. Pero al final, todos estaban unidos en un solo canto, guiados por la maestra de ceremonias más dulce del pop actual.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...