Yenyffer Caballero: “Hacer yoga me ayudó a soltar el control de las cosas que no están en mi eje”

La periodista Yenyffer Caballero, presentadora de ABC Noticias Mediodía, practica yoga desde hace siete años. Después de un intenso día laboral, tres veces por semana se da un tiempo para integrar cuerpo, mente y espíritu. “Yo siempre lo tomo como un regalo a mí misma”, afirmó la comunicadora.

La periodista Yenyffer Caballero en un momento de su practica de yoga. (ARCENIO ACUÑA)
La periodista Yenyffer Caballero en un momento de su practica de yoga. (ARCENIO ACUÑA)ARCENIO ACUÑA

Cargando...

“Gracias por este 2021 con tantas enseñanzas y tanto crecimiento. Gracias por la salud, por el amor y por la abundancia de todo lo que nos hace bien. ¡Que el 2022 nos encuentre dando saltos de bien-estar, infinita gratitud, pero sobre todo nos encuentre bailando con toda la alegre rebeldía! ¡Feliz nuevo ciclo! ¡Namasté!, escribió ayer la periodista Yenyffer Caballlero en su cuenta de Instagram, junto a una imagen con sus compañeros de yoga. Es que la presentadora de ABC Noticias Mediodía practica esta disciplina desde hace varios años. Y para saber un poco más sobre cómo el yoga la ayuda en su día a día, conversamos con ella.

A Yenyffer la vemos de 12.00 a 14.00 por ABC TV, donde es presentadora de ABC Noticias Mediodía. “Formo parte del equipo inmenso de ABC que va tras la información para entregar lo mejor a la gente. Si bien hace solo un par de meses que me incorporé, en este tiempo me tocó aprender muchísimo y trabajar con compañeros y, en especial compañeras, que vienen con una vasta trayectoria periodística, poniendo todo de sí para brindar un servicio informativo de calidad”, comenzó contando Yenyffer Caballero.

“Es el momento en que parás todo”

Al consultarle cómo la ayuda la práctica del yoga después de un intenso día laboral, Yenyffer Caballero destacó: “¡Me ayuda tanto! ‘Llegar al Mat (la colchonetita)’ es una frase muy conocida entre los que practicamos yoga. Encierra tantos significados porque es como que después te que te hayan pasado cientos de cosas en el día, y tu cabeza esté girando todavía a miles de revoluciones, es el momento en que parás todo, te rendís y dedicás ese tiempo para vos. Y siempre, siempre, se atraviesa algún obstáculo para faltar a la clase, por eso es que se considera una pequeñita batalla ganada llegar al espacio/tiempo y darse ese mimo. Yo siempre lo tomo como un regalo a mí misma. Esa hora y media en que además de ejercitar el cuerpo, reconozco mis limitaciones físicas y mentales, y me miro por dentro tratando, sobre todo, de no juzgarme y de respetar el proceso en que me encuentre. En toda la clase hay mucho de introspección”.

La tensión del día a día se maneja mejor con el yoga y eso Yenyffer Caballero lo sabe muy bien. La periodista se sumerge a la práctica de esta disciplina generalmente entre la tarde y noche, cuando ya el día empieza a relajar. Por el momento voy con una frecuencia de tres veces por semana con dos instructoras diferentes. ¡Tengo la dicha de tener dos profes de yoga! Antes de la pandemia lo hacía con quien me inicié en todo este maravilloso mundo, pero después con la cuarentena y el distanciamiento dejé de ir porque ella ya es un poco mayor (tiene 76) y como no quería arriesgarla arranqué con otra, hace un poco más de un año. Y ahora que ya volvimos a la ‘nueva normalidad’ voy alternando con ambas porque las dos son unas capísimas”, reveló la presentadora de ABC TV.

“La gente siempre se sorprende y hasta me pregunta si ya logré levitar alguna vez”

También quisimos saber hace cuánto tiempo practica esta milenaria disciplina, Yenyffer Caballero nos contó sin vueltas: Ya hace siete años, ¡pero no creas que soy una máster ni nada! La gente siempre se sorprende y hasta me pregunta si ya logré levitar alguna vez (risas). Puede parecer mucho tiempo, pero el proceso de formación y práctica es de toda la vida. Requiere de mucha disciplina y dedicación”.

En estos siete años el yoga trajo muchos beneficios a la vida de Yenyffer Caballero. “Primero, hacer yoga me ayudó a soltar el control de las cosas que no están en mi eje. Es decir, me ayudó bastante con el desprendimiento de las cuestiones que no están en mis manos, y de ser consciente de que mi bienestar recae fundamentalmente en mí. Es una especie de terapia, aunque hay veces en que también viene muy bien hablar con algún profesional de la salud mental. Además de los beneficios físicos, creo que haber ingresado a trabajar la cuestión mental y espiritual es una de las cosas que destaco. Yoga significa integrar cuerpo, mente y espíritu. Si no puedo manejar mis pensamientos, mucho menos voy a poder manejar mi cuerpo y mis emociones”, sostuvo la periodista, quien también contó: “Yo vengo de una niñez y adolescencia con práctica de artes marciales, pero sentía que me hacía falta la pieza de la meditación. Uno de los momentos en que más jugo le saqué a todo lo aprendido fue cuando di a luz. Haber hecho los ejercicios hasta un día antes de mi parto me ayudó muchísimo con el manejo del miedo y el dolor. También me ayudó bastante en la crianza respetuosa con mi hijo. Él tiene cuatro años pero creo que hacer yoga desde la panza influyó tanto, que sin darme cuenta lo veo haciendo ya algunas posturas o practicando técnicas de respiración cuando aparecen los berrinches”.

No debe ser fácil ser profesional, mamá y también practicar yoga, ¿cómo hacés para compaginar todos tus roles?, preguntamos a Yenyffer Caballero, quien respondió: No, no es fácil. Pero más que una carga lo veo como un gran privilegio. Haber llegado hasta acá como profesional, tener un trabajo, elegir ser mamá y otra vez dedicarme a hacer lo que me gusta, me pone en una situación de mucho privilegio en un país con tantas injusticias, especialmente con las mujeres”.

Por último, Yenyffer Caballero sostuvo que “hay una falsa creencia en que la gente que practica yoga está metida nomás en su mundo y no le importa lo que pase a su alrededor. Sin embargo, creo que es totalmente lo contrario. El crecimiento y la plenitud no pueden estar ajenos al sentir de los demás y creo que ahí está el gran desafío de ir prosperando con los que caminan al lado. No se trata de que todo sea bonito y dulce, como dice la canción, sino tener las herramientas para manejar las frustraciones colectivas y desde ahí construir espacios en donde lo solidario y lo humano no sean solo cuestiones utópicas”.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...