Pese a que está suspendida, Engineering intentó participar de licitación de Petropar

La empresa Engineering, de Juan Andrés Campos Cervera, intentó ayer participar de la licitación de Petropar para el montaje y puesta en marcha de una nueva línea de molienda de caña de azúcar, en la planta industrial Mauricio José Troche (Guairá), pese a que está suspendida por la DNCP. Pero le devolvieron su oferta porque “se presentó tarde” y quedaron en competencia otras dos cuestionadas empresas.

Petropar realizó ayer el acto de apertura de ofertas de la licitación para la nueva planta de molienda de Troche.
Petropar realizó ayer el acto de apertura de ofertas de la licitación para la nueva planta de molienda de Troche.ARCENIO ACUÑA

Petróleos Paraguayos (Petropar) realizó ayer en horas de la tarde la apertura de ofertas de la criticada licitación para la instalación de una nueva línea de molienda en la alcoholera de Troche de la estatal, inversión que todavía no tiene luz verde del Consejo Nacional de empresas Públicas (CNEP), pero que de igual forma avanza.

En el acto se presentaron tres empresas, pero solo abrieron los sobres de dos participantes, porque Engineering presentó su oferta de forma extemporánea (más tarde que el horario previsto). Llamativamente, la firma intentó participar del llamado pese a que fue suspendida por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), por irregularidades en la ejecución de la pasarela “ñandutí” (hoy con un pedido de reconsideración).

La oferta más barata de esta licitación de Petropar, por G. 176.355 millones, fue presentada por la empresa Engematec SA, al parecer de origen brasileño, y cuyos registros no aparecen en el portal de la DNCP. Esta firma ni siquiera presentó la garantía de mantenimiento de su oferta, por lo que sería descalificada.

La segunda oferta fue propuesta por la compañía Estructura Ingeniería SA (EISA), de Alberto Palumbo, por un monto de G. 195.299 millones. Esta empresa fue adjudicada en su momento para encarar las obras de mejoramiento del Aeropuerto Silvio Pettirossi (durante la gestión de Edgar Melgarejo), pese a que se encontraba inhabilitada por el sistema financiero en ese momento, por violar la ley de cheques. Esta obra se le adjudicó por G. 176.355 millones a comienzos del 2019 y hasta la fecha no tiene recepción definitiva.

Asimismo, es de público conocimiento que Palumbo tiene vínculos con el vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, quien incluso utilizó la casa de este empresario para “esconderse” de los escraches tras el escándalo del “acta entreguista” en 2019.

Otro hecho llamativo es que EISA forma parte del consorcio que fue adjudicado recientemente para las obras del Hospital del Sur de Encarnación, que se otorgó al Consorcio Hospitalario del Sur (integrado por Barrail Hermanos SA de Construcciones, Sociedad Constructora Chaco SA, EISA y Ricardo Díaz Martínez). La firma Barrail Hermanos, que también integra este grupo, está ligada a Engineering, donde cercanos a Campos Cervera asumieron el mando y son los accionistas principales.

Quieren invertir en una planta que pierde US$ 5 millones al año

A parte de cuestionarse la inversión en una planta que registra pérdidas millonarias de US$ 5 millones al año, también saltó a la luz que Petropar pidió un presupuesto a la empresa Engineering para la nueva línea de molienda, pese a que recientemente, la firma incumplió con sus contratos y también presentó datos falsos respecto a los productos que vendió a Petropar, según Contrataciones Públicas.

Justamente, este presupuesto fue solicitado a la “superproveedora” a través de la firma Tecnicat SRL, que elaboró el proyecto ejecutivo de la línea de molienda, por lo que en su momento se habló de que el llamado estaría digitado a la conocida Engineering. Pero no tuvieron otra opción más que devolverle su oferta, porque se presentó tarde, lo que fue a la vista de la prensa y de los demás interesados.

Engineering fue suspendida para contratar con el Estado (por 12 meses), pero actualmente pidió una reconsideración a la DNCP. Además, este “castigo” no impide a esta firma a seguir participando de las licitaciones del Estado, porque el dueño de la firma, Juan Andrés Campos Cervera, ya ubicó como accionistas de Barrail Hermanos SA a su esposa, cuñado y hasta a uno de sus gerentes, con la intención de seguir ganando licitaciones con esta compañía.

El Gobierno de Mario Abdo Benítez ya inyectó US$ 8 millones en la “modernización” de la planta de Troche, con la que pretendían procesar 2.800 toneladas de caña por día, pero esto no se logró. Esta inversión se gestionó a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuando Patricia Samudio estaba al frente de la institución, evadiendo la ley N° 2051 de Contrataciones Públicas.

Quieren entregar fiscalización a empresa que hizo el proyecto

Pese a que el consejo de empresas públicas todavía no autorizó el proyecto de la nueva línea de molienda, Petropar llamativamente apuró la licitación de la fiscalización del proyecto a la empresa Tecnicat SRL, por G. 3.200 millones.

Esta firma fue la única oferente de la licitación, cuya apertura de ofertas se realizó con total sigilo hace unos días y, según trascendió, incluso ya le habrían adjudicado el llamado, lo cual hasta ahora no se confirmó en la estatal.

De acuerdo con los datos, Petropar quiere entregar a Tecnicat SRL la “fiscalización y control de obras” de la línea de molienda, violando la ley N° 2051 de Contrataciones Públicas, porque la consultora, representada por el ingeniero Luis Salazar Santos, es la misma firma que elaboró el proyecto ejecutivo (diseño) de este criticado plan e incluso preparó el pliego y el precio de referencia del llamado en curso. Según la normativa vigente, una firma que elaboró el proyecto de una obra pública no puede participar en la supervisión o fiscalización de la misma.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.