Condena a Eusebio Torres Romero “es un acto de reparación histórica”

Para el Dr. Rogelio Goiburú, director de Memoria Histórica del Ministerio de Justicia, la condena al expolicía torturador de la dictadura stronista (1954-1989) Eusebio Torres Romero a 30 años de prisión, “es un acto de reparación histórica” y “un motivo de alegría que nos asegura de que estos actos no se vuelvan a cometer”. El Dr. Rogelio Goiburú es hijo de Agustín Goiburú, torturado y desaparecido por orden de Alfredo Stroessner en el año 1976.

El Dr. Rogelio Goiburú, director de Memoria Histórica del Ministerio de Justicia, en una foto de archivo durante el hallazgo de tumbas NN de la dictadura de Alfredo Stroessner.
El Dr. Rogelio Goiburú, director de Memoria Histórica del Ministerio de Justicia, en una foto de archivo durante el hallazgo de tumbas NN de la dictadura de Alfredo Stroessner.

Cargando...

En la mañana de hoy, un tribunal condenó a 30 años de cárcel al expolicía del régimen stronista Eusebio Torres Romero al hallarlo culpable de haber torturado a dos hombres y una mujer en el año 1976 bajo los cargos de ser “comunistas y opositores”. Este es un juicio histórico, pues es la primera vez que se da una condena por un crimen de lesa humanidad en el marco de un juicio oral y público.

Las anteriores condenas se realizaron bajo el sistema de manejo de expedientes sin ser abierto a la ciudadanía. Pese a ser la primera pena máxima a un torturador como Eusebio Torres Romero (88), este guardará prisión en su domicilio debido a su avanzada edad.

Para el Dr. Rogelio Goiburú, hijo de uno de los férreos opositores al régimen de Alfredo Stroessner, es un logro “espectacular de los familiares y de las personas que han sufrido horrores durante el terrorismo de Estado (de la dictadura)”.

“Hoy, con esta condena, el Paraguay está haciendo un acto de reparación porque en nuestras leyes, en nuestro ordenamiento jurídico y legal, en ningún momento dice que los que cometen actos ilegales, como estos actos que son deleznables contra la dignidad humana, como la tortura, las muertes y desapariciones, pueden quedar impunes de ninguna manera”, dijo un emocionado Rogelio Goiburú.

El Tribunal de Sentencia estuvo presidido por Juan Francisco Ortiz e integrado por Rossana Maldonado y Manuel Aguirre y la condena fue unánime a 30 años de cárcel para el comisario retirado Eusebio Torres Romero, de 88 años de edad. Según los jueces, quedó probado que el condenado sometió a todo tipo de torturas a los hermanos Carlos Ernesto y Luis Alberto Casco; y a Teresa Dejesús Aguilera de Casco, ya fallecida, esposa del primero.

Condena reivindica a un grupo de juristas

“Esta condena reivindica a un grupo de juristas, de jueces, que interpretaron como corresponde la Constitución Nacional y las leyes de nuestro país”, agregó el Dr. Goiburú. El mismo aseguró que “muchas veces se suele decir que después de que haya pasado tanto tiempo, si la justicia llega tarde no es justicia. Yo me adhiero a estas expresiones”.

“Pero también digo, que con esta sentencia de 30 años de los jueces, teniendo en cuenta, además, que la Fiscalía pidió nada más que 15 años, está demostrando la voluntad de que el Paraguay se encauce por los caminos institucionales”.

“Sabemos que el camino es largo, tedioso, con muchas dificultades para todo el mundo, pero es el único camino posible, viable, para seguir construyendo un modo de vida en nuestro país”.

Goiburú hizo hincapié en la recuperación de la memoria histórica. Y para ello “es importante que estos actos sean reproducidos y después documentados. Que en los tres niveles de enseñanza (los estudiantes) aprendan, lean, sepan de la historia, porque estos (las víctimas) son luchadores que han dado su vida y han puesto el cuerpo por un modelo de país diferente al que hoy estamos viviendo”.

“Nadie quiere un país corrupto”

Por otra parte, el Dr. Rogelio Goiburú resaltó la necesidad de luchar contra la impunidad. “Nadie que sea medianamente honesto, que ame a su patria, quiere un país que sea corrupto, que sea un país impune, donde reine el miedo”.

“Eso no tiene que suceder en nuestro país. Tenemos que dejar, cuando nos vayamos de esta tierra, un país donde nuestros descendientes puedan ser felices, puedan tener trabajo, educación, salud, vivienda digna, como nos merecemos todos los paraguayos”, acotó.

El Dr. Rogelio Goiburú rememoró las anteriores de condenas de otros torturadores de la época stronista que recibieron penas de 25 años de cárcel.

“Algunos fueron condenados a 25 años. Por ejemplo, Mario Agustín Sapriza, Camilo Almada Morel, Lucilo Benítez, Kururu Pire y Juan Martínez, habían sido condenados a 25 años y lo cumplieron, pero después ya salieron en libertad y murieron”.

“Los demás, Buenaventura Cantero, Agustín Belotto, Pastor Coronel, habían sido condenados a menos años de prisión y ahora, por primera vez en Paraguay, tenemos realmente un juicio y una sentencia ejemplificadora”, finalizó el Dr. Rogelio Goiburú.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...