“Se aseguraron de que muera”

Los asesinos que emboscaron a Pablo Medina la tarde de ayer “se aseguraron” de que el corresponsal de ABC Color muriera, con al menos cuatro tiros de arma corta y un disparo de escopeta en el rostro.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6W5ZKKQ6WJCI5P6UCIC3TDAR34.jpg

El fiscal Néstor Cañete se refirió a los últimos datos sobre el atentado perpetrado alrededor de las 14:30 del jueves, en Villa Ygatimí, cuando el periodista de ABC Color regresaba de una cobertura periodística a bordo de su camioneta.

Los sicarios detuvieron el vehículo, se aseguraron de que se tratara del corresponsal para finalmente efectuar cuatro tiros de arma corta, calibre 9 mm. Posteriormente, uno de los autores le disparó con una escopeta directamente al rostro.

“Le apuntaron a la cabeza. Los disparos fueron a corta distancia. Hubo destrucción de masa encefálica”, detalló el agente del Ministerio Público. En contacto con la 780 AM, el fiscal señaló que las heridas resultantes fueron varias. “Totalmente, se aseguraron de que muera”, sostuvo.

Garantizó que la Fiscalía está abocada a rastrear no solo a los sicarios sino a quienes pagaron por la muerte de nuestro compañero de tareas. “El Ministerio Público ya conformó un equipo de cuatro fiscales para llevar adelante esta investigación”, refirió.

PUBLICIDAD

En las últimas horas suman cuatro los sospechosos detenidos luego de cinco allanamientos realizados entre la madrugada y esta mañana. Se trata de Eliodoro Ramón Ibáñez (37) y los hermanos Fermín (38) y Cecilio Ramoa (35), además de Carlos Alberto Marmolejo (30).

Los investigadores confirman que todo apunta a que la muerte de Pablo Medina fue un encargo de la mafia del narcotráfico, que impera en el departamento de Canindeyú. Los criminales aparentemente estaban molestos con las denuncias que realizaba el corresponsal sobre los cultivos de marihuana en la zona.

El periodista iba a bordo de una camioneta Mitsubishi L-200, junto a su asistente Antonia Maribel Almada Chamorro (19) y otra mujer, cuando dos sicarios les cerraron el paso a la altura de la comunidad indígena Itanaramí, en la colonia Marchetti, a ocho kilómetros del centro urbano de Villa Ygatimí.

Los asesinos inclusive habrían preguntado al hombre si era el corresponsal de ABC Color en la zona, tras lo cual efectuaron varios disparos, que finalmente acabaron con su vida y la de su joven asistente.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD