Movidas clave en este 2023 para la Corte Suprema y la fiscalía

La Corte Suprema de Justicia y el Ministerio Público presentarán este 2023 un nuevo escenario en medio de un ambiente convulsionado y en un año en el que predominará el impacto político con motivo de las elecciones nacionales a realizarse el próximo 30 de abril. Emergen dos figuras nuevas que pueden constituir el cambio o más de lo mismo.

Cargando...

El final de la carrera de Antonio Fretes se asemeja a la del exfiscal general del Estado Javier Díaz Verón. Cuando todo parecía que les iba bien, se les vino el mundo abajo.

A Fretes le dieron la presidencia de la Corte Suprema como broche de oro al cierre de su carrera judicial. Es decir, en su último año como ministro él terminará como titular de un poder del Estado.

Díaz Verón, cuando estaba llegando al fin de su carrera vio que tenía un buen perfil y fue por el rekutú, al punto tal que integró una terna para pugnar por su cargo.

Parecía inminente su reelección, pero las denuncias públicas en este diario, de las que se hizo eco la Fiscalía, lo sometieron a un proceso aún vigente, por enriquecimiento ilícito. En algún momento, tuvo que ir a la cárcel, incluso. Fue el fin de su carrera.

Fretes va a terminar como ministro de la Corte, pero no como él lo hubiera deseado. Las publicaciones de nuestro diario de que estaría envuelto en un sistema que maneja las quiebras, de que supuestamente estaría ligado a entidades comerciales y el hecho que dio origen a esto de que su hijo habría ofrecido sus servicios para evitar una extradición requerida por los Estados Unidos, lo dejaron muy mal parado.

Más allá de que el ministro logró soportar los pedidos de renuncia de sus pares y zafar la posibilidad de un juicio político, su imagen quedó muy deteriorada con toda esta historia. No dejó la presidencia, pero pidió permiso y dejó de aparecer públicamente.

Paradójicamente, como Fretes sigue en la Corte, se va a convertir en el gran elector para la futura presidencia. Sus colegas César Diesel, Eugenio Jiménez, Carolina Llanes y Víctor Ríos pugnarán por su voto antes de que se retire.

Como este es un año electoral, el Partido Colorado, con su mayoría actual buscará poner a un ministro en la presidencia. Allí Diesel corre con ventaja. Víctor Ríos, consciente de que es opositor no tendrá chance y le cederá su apoyo, pero a cambio de que en el 2024 pase a ser el segundo ministro liberal en ocupar la presidencia de la Corte.

Una vez resuelto esto, que será entre la segunda y tercera semana de febrero, se aguardará la salida de Fretes, el próximo 10 de marzo, cuando cumpla los 75 años.

El siguiente paso será esperar al nuevo ministro de la Corte, que si se mantiene el sistema de cuoteo, producto de un pacto de gobernabilidad que desde los 90 sigue vigente en la Justicia por lo menos, es lógico estimar que el próximo ministro también vendrá de las filas coloradas.

Al mismo tiempo asumir como nuevo fiscal general del Estado, el hasta ahora camarista -con permiso- Emiliano Rolón Fernández.

A diferencia de Sandra Quiñónez, la actual fiscala general del Estado, que solo tiene el apoyo del cartismo, Rolón tiene el apoyo del Congreso.

Eso le facilitará acceder a una ampliación presupuestaria debido a los recortes del Congreso que de esa forma castigó a la actual titular del Ministerio Público.

Rolón fue el primer acuerdo político para el abrazo republicano. Los colorados, ante una tibia oposición mantuvieron la tradición de tener a un fiscal general colorado al frente. De hecho, la terna era colorada pero disimulada con un perfil técnico.

Emiliano Rolón, se encontrará con unidades fiscales apoyadas por la embajada de los Estados Unidos, con grupos de fiscales que simplemente se preocupan por hacer bien su trabajo y otros con oscuras intervenciones, como los que se dieron con el caso de la fiscala Stella Mary Cano, a quien los chats de Camilo Soares le atribuyen una vergonzosa actuación en la causa de Mario Ferreiro, proceso que dicho sea de paso, no solo perdió en primera instancia, sino que ni siquiera lo apeló.

Un año difícil para la Corte, para la Fiscalía, pero la oportunidad de dar un paso adelante para que la justicia y la Fiscalía recuperen la confianza de la ciudadanía. El nuevo ministro o ministra de la Corte y el flamante fiscal general van a cargar sobre sus espaldas la enorme responsabilidad de brindar una imagen distinta con un mensaje claro de apoyo a los que quieren hacer bien las cosas.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...