Supuesto megatraficante logra escapar y Policía sospecha que se filtraron datos del operativo

La Policía Federal brasileña y autoridades paraguayas realizaron el viernes un operativo en la frontera entre Pedro Juan Caballero (Paraguay) y Ponta Porã (Brasil) en busca del supuesto megatraficante de drogas Antônio Joaquim da Mota, también conocido como Motinha o Dom. Según una fuente cercana a la investigación, dos días antes del operativo, se filtró la información y el objetivo logró escapar.

Antônio Joaquim da Mota (Foto: redes sociales).
Antônio Joaquim da Mota (Foto: redes sociales).

Cargando...

Según la publicación del sitio G1, “Motinha” se encontraba en una propiedad rural ubicada entre ambos países, entre Ponta Porã, en Brasil, y Pedro Juan Caballero, en Paraguay. El día anterior al inicio del operativo, un helicóptero aterrizó en el lado paraguayo de la finca y el narcotraficante se dio a la fuga. El sitio señala que las autoridades brasileñas sospechan que la filtración sobre la operación se dio entre las autoridades paraguayas, quienes sin embargo aseguran que solo la Policía Federal de Brasil manejaba los datos sobre la operación. Además, manifestaron que los dueños de la finca hacía meses que ya no se encontraban en el lugar.

Durante la operación fueron detenidos seis miembros del equipo de seguridad de Da Mota. Son paramilitares brasileños y extranjeros con formación internacional y experiencia en guerras.

Antônio Joaquim da Mota es el actual líder del llamado “clan Mota”, una familia que se inició en la delincuencia en la década de 1970, según fuentes cercanas a la investigaciòn. Es la tercera generación de una organización criminal que comenzó operando en el contrabando de café, cigarrillos, electrónicos y que ahora se especializa en el narcotráfico internacional, con gran influencia en Paraguay y en la región fronteriza con Brasil.

Antônio Joaquim Mota, también es conocido como Dom, según la Policía Federal, en referencia a Dom Corleone, el jefe de la familia criminal más poderosa de la trilogía “El Padrino”.

Los guardias de seguridad lucharon en guerras internacionales.

El megatraficante reclutó para su seguridad personal y también para las operaciones de narcotráfico a un grupo paramilitar integrado por brasileños y extranjeros (un rumano, un italiano y un griego), con cursos nacionales e internacionales en el área de la seguridad privada y en operaciones militares. Algunos de ellos incluso habrían participado en conflictos internacionales, combatiendo en la Guerra de Ucrania, en el conflicto palestino y contra los piratas somalíes.

La organización de Mota, siempre según la publicación de G1, se especializaba en el tráfico de cocaína. La droga, procedente de Bolivia y Colombia, llega por vía aérea a Paraguay, en la región fronteriza con Brasil, y de allí era transportada en helicóptero a los estados de São Paulo y Paraná, desde donde se despacha a los puertos de Santos (SP) e Itajaí (SC).

Da Mota sería proveedor de cocaína para una facción de São Paulo. Motinha incluso tenía estrechas relaciones con otros grandes narcotraficantes que operaban en la región para la facción y que están en prisión, como Sergio de Arruda Quintiliano Neto, conocido como Minotauro, y Caio Bernasconi, conocido como el Fantasma de la Frontera, de quien era amigo muy cercano.

Incluso el lugar donde se escondía Motinha ya había sido utilizado como refugio para el “Fantasma de la Frontera”.

La operación

En el operativo en el que participaron, además de la Policía Federal, el Ministerio Público Federal de Brasil y las autoridades paraguayas, fueron emitidas 11 órdenes de allanamiento y captura y 12 órdenes de aprehensión por la Justicia Federal en cuatro estados: Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, São Paulo y Rio Grande do Sul.

De las 12 órdenes de arresto, 9 eran para brasileños y seis fueron cumplidas. Todos los miembros de la fuerza paramilitar del grupo Da Mota. Hubo dos arrestos en Minas Gerais, uno en São Paulo, uno en Rio Grande do Sul y dos en Mato Grosso do Sul, uno en Ponta Porã y otro en Dourados. Entre los detenidos, un militar de reserva, en Belo Horizonte (MG) y un policía militar activo, en Mato Grosso do Sul.

Da Mota y otros cinco paramilitares, incluidos los tres extranjeros, lograron escapar. El megatraficante brasileño está con código rojo en la lista de Interpol y ahora los otros cinco también serán incluidos en la lista de los más buscados a nivel internacional.

Además de los detenidos, la PF incautó en el operativo denominado Magnus Dominus -”el todopoderoso” en latín, en alusión al líder del grupo criminal- un verdadero arsenal, con unas 14 armas, incluidas 4 pistolas, 3 revólveres y 3 fusiles, además de 40 cajas de municiones, seis granadas y un chaleco antibalas.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...