La batalla contra la delincuencia sigue vigente en las calles y pueblos

La inseguridad en las calles es un eterno problema que aqueja a la ciudadanía y representa un desafío al nuevo Gobierno. La falta de respuesta policial ante los asaltos callejeros, negocios y entidades bancarias, así como también a la presencia de “piratas del asfalto” en las rutas demandan una pronta solución.

Agentes policiales en pleno procedimiento, luego de que un motochorro fuera abatido en Areguá. Fue en abril pasado.
Agentes policiales en pleno procedimiento, luego de que un motochorro fuera abatido en Areguá. Fue en abril pasado.Pedro GOnzalez

Cargando...

La ola de asaltos, hurtos y robos, tanto callejeros como los concretados contra negocios, entidades bancarias, financieras y casas de cambio, son la eterna preocupación de la población, que espera una respuesta rápida y efectiva contra la delincuencia de parte de las autoridades encargadas de velar por su seguridad.

Por otra parte, los delincuentes centran sus nuevos objetivos como potenciales víctimas a los conductores de plataforma de transporte de pasajeros y repartidores “delivery”, a quienes bajo engaños solicitan sus servicios para luego asaltarlos a mano armada y despojarlos de su dinero, aparatos celulares y objetos de valor.

Lea más: Desafíos del gobierno de Santiago Peña

Pero más allá del surgimiento de nuevas modalidades delictivas, lo que realmente preocupa a la ciudadanía en la sensación de inseguridad ante la poca o nula ausencia en las calles de efectivos de la Policía Nacional.

La presencia en las rutas nacionales de bandas armadas de “piratas del asfalto” también genera incertidumbre no solo a las fuerzas de seguridad, sino también a viajeros y choferes de ómnibus y camioneros.

El mes pasado se logró el desbaratamiento de una gavilla en el Alto Paraná, pero al mismo tiempo en Canindeyú se producía un feroz atraco, que por poco costó la vida de cuatro funcionarios de una empresa transportadora.

Lea más: Línea de tiempo: el camino a la presidencia de Santiago Peña

Preocupan casos de “polibandis”

A eso se suma los casos de corrupción que salpican a policías como el último ocurrido en Mbuyapey, departamento de Paraguari, donde el oficial inspector Cármelo Benítez fue abatido en un asalto, por parte de una mujer que defendió a su esposo y su bebé, de la banda que intentaba perpetrar un asalto.

Benítez estaba realizando curso de ascenso en la Escuela de Administración y Asesoramiento Policial.

Este caso permitió esclarecer el asalto y asesinato al ciudadano suizo Reto Scraner, ocurrido en Escobar, del mismo departamento.

A su vez, fue detenido oficial inspector Roberto Chaparro Martínez, compañero del curso de ascenso de Benítez, por supuestamente integrar la banda de asaltantes, aunque no se lo vincula con el asesinato al suizo.

Pero también la policía sufrió bajas por parte de la delincuencia.

Comisario, asesinado durante rescate de Samura

Un caso fue el del comisario Félix Ferrari quien fue asesinado el 11 de setiembre de 2019, cuando el narcotraficante Jorge Teófilo Samudio, alias Samura fue rescatado por un grupo tipo comando en la Costanera Norte de Asunción.

El 29 de marzo fue recapturado en la ciudad de Sinop, estado de Mato Grosso, Brasil.

Samura está ahora a la espera de su extradición a Paraguay para seguir cumpliendo pena carcelaria, por la incautación de 370 kilos de cocaína en 2011 y por el asesinato del comisario Félix Ferrari, ocurrido durante su liberación.

Otro caso llamativo fue el homicidio de Javier Ibarra, exfiscal antidrogas y exviceministro del Interior.

El exfuncionario fue asesinado en su casa de San Lorenzo, el 25 de noviembre de 2022.

La policía determinó que el supuesto autor fue su secretario. Para la Fiscalía, una deuda habría sido el móvil del crimen.

Jóvenes consumidores de crack, una droga de bajo costo y que favorece la adicción pasaron a convertirse en un peligro para la sociedad ya que asaltan para volver a adquirir ese producto. El microtráfico se adueñó de Asunción y Central.

EL PCC contribuye

El Primer Comando Da Capital, grupo criminal con sede en Brasil, está presente en nuestro país. Recientemente dieron una muestra de poder cuando “ajusticiaron” , en cárceles del país a tres de sus integrantes por actos de “indisciplina”.

La corrupción y la extorsión siguen

Son varios los casos de corrupción y extorsión que involucran a efectivos de la Policía Nacional, a funcionarios penitenciarios y de la Fiscalía, que surgieron durante este período gubernamental y escandalizaron al pueblo.

La implicancia de efectivos militares, de la Policía Nacional y de la Senad en el tráfico y suministro de armas de fuego a bandas criminales es una tarea que la próxima administración debe tener en cuenta para sanear las fuerzas de seguridad.

Los “gatillo fácil”

La Policía Nacional se ve salpicada en su reputación con los casos de “gatillo fácil” que involucran a varios de sus efectivos. La preparación sicológica en la selección de los agentes del Orden Público para intervenir en operativos de este tipo es deficiente.

Nula confianza

La Policía Nacional es una de las instituciones que genera menor confianza entre la ciudadanía, de acuerdo a la percepción de la gente. Los casos de corrupción, extorsión e involucramiento en hechos delictivos contribuyen a su casi total desprestigio.

Ausencia en la vía pública

La presencia de la Policía Nacional y otras fuerzas de seguridad en las calles y sitios de esparcimiento público es prácticamente escaso o nulo, salvo cuando surgen episodios de delincuencia que provocan una reacción ciudadana en reclamo de una pronta respuesta al problema suscitado.

La presencia constante de los agentes policiales en las calles para garantizar la seguridad ciudadana es el principal pedido de la gente a la nueva administración como medida preventiva contra la proliferación de la delincuencia.

Expulsión de Marcelo Piloto

La expulsión del poderoso narcotraficante brasileño Marcelo Pinheiro, alias “Marcelo Piloto”, se concretó el 19 de noviembre de 2018. Días antes, había asesinado a una mujer para evitar su extradición al Brasil.

Desarticulación de la megabanda

Los investigadores de la Policía Nacional tuvieron activa participación en el desbaratamiento de varias gavillas de asaltantes, en especial de la megabanda conformada por maleantes reclutados de diversos grupos en una gavilla.

Lucha contra la mafia organizada

La Policía Nacional y la Senad también tuvieron activa participación en la captura en nuestro país de peligrosos referentes del crimen organizado del Brasil, como Waldemar Rivas Días, alias “Cachorrão”, del PCC.

Apertura a la ciudadanía

Más allá de los cuestionamientos que reciben de diversos sectores, la Policía Nacional y la Senad demuestran apertura a informar sobre los casos de interés general y de responder a las críticas.

Caen los “piratas del asfalto”

La investigación desbarató una red de “piratas del asfalto” que operaba en el departamento de Alto Paraná y tenía conexiones con el grupo criminal brasileño Primer Comando da Capital (PCC) con la captura de ocho de sus integrantes en Presidente Franco. El operativo fue el 27 de julio de 2023.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...