Gobierno cede a chantaje de Rotela al reabrir Tacumbú

El Ministerio de Justicia reabrió la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, la que registra mayor índice de hacinamiento de personas privadas de libertad y donde está recluido y atrincherado el criminal Armando Javier Rotela, líder de clan Rotela. Esta era una de las exigencias impuestas al Gobierno por el reo para devolver la paz al sistema penal tras el motín del pasado 10 de octubre.

Armando Javier Rotela, tras ser detenido por primera vez en 2011.
Armando Javier Rotela, tras ser detenido por primera vez en 2011.

Cargando...

Desde el Ministerio de Justicia dieron a conocer ayer la Resolución N° 301 (ver facsímil), a través de la cual se dispone la reapertura de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, con lo que el recinto cuya capacidad es para 1.530 personas privadas de libertad y actualmente con 2.686 internos, puede volver a recibir a más presos.

El penal se mantuvo cerrado para el ingreso de reos desde el 29 de agosto, por Resolución Ministerial N° 47, luego de que el 28 de ese mes se haya dispuesto un cronograma de redistribución de las personas privadas de libertad a los distintos recintos, con el fin de reducir los niveles de hacinamiento y sobrepoblación.

Es así que, de acuerdo con lo que se expresa en el documento, tras tener el parte diario del 26 de octubre último y observar la reducción de 200 personas en la población, se dispuso abrir nuevamente Tacumbú.

Gobierno cedió ante Rotela

La decisión de reducir la población de Tacumbú y la acusación hecha por el ministro Ángel Ramón Barchini, de que los seguidores del criminal Armando Javier Rotela Ayala, quien cumple múltiples condenas en ese lugar, asesinaron al policía Oliver Daniel Lezcano Galeano, molestaron al líder del clan Rotela que tomó el control del sitio a través de un motín el 10 de octubre.

Rotela en ese entonces dio a conocer sus exigencias para devolver la tranquilidad al penal, una era que la Policía no ingrese al recinto, pues la reducción de internos era un plan para extraer a Armando Rotela de Tacumbú.

Otra exigencia fue la reapertura del penal para el ingreso de nuevos presos, lo que llevaba implícito que se vuelva a superpoblar esa cárcel.

Una tercera exigencia, fue el traslado inmediato a Tacumbú de 80 detenidos, entre los que estaban simpatizantes de Rotela.

Para el cumplimiento de sus condiciones, Rotela emplazó al gobierno por 15 días.

Coincidentemente, autoridades del Ministerio de Justicia resolvieron reabrir la penitenciaría de Tacumbú, justo dentro del periodo de tiempo que impuso el condenado Rotela.

El argumento del Ministerio de Justicia es que esto forma parte del cronograma de redistribución de internos, ante el hacinamiento de otras cárceles.

Director “vocero” de Rotela sigue al frente de Tacumbú

A todo esto se suma que el ministro Ángel Ramón Barchini no realizó ninguna movida en la dirección de Tacumbú y mantiene hasta hoy a su director Luis Esquivel.

La noche del motín, los reos del clan Rotela tomaron a Esquivel en su oficina y lo trasladaron hasta el pabellón D, donde estuvo atrincherado Armando Javier Rotela.

Incluso, Luis habría actuado de conexión entre Armando Javier Rotela y las autoridades, al momento de negociar.

Cierre de Emboscada

A través de la Resolución N° 301, la cartera de Justicia también dispuso el cierre temporal de la Penitenciaría Regional de Emboscada “Antigua” al ingreso de nuevas personas privadas de libertad.

Es preciso mencionar que la cárcel de Emboscada cuenta con una capacidad para albergar a 408 presos, y actualmente tiene dentro cuatro veces más de su capacidad, es decir, poco más de 1.600 internos.

Este recinto penitenciario también está, aunque las autoridades de Justicia lo nieguen, bajo el control del clan Rotela.

Traslado de 80 presos

Armando Rotela había exigido, la noche del motín, el traslado inmediato a Tacumbú de los 80 presos que estaban en el departamento Judicial de la Policía, como para que el clan vaya recuperando fuerza operativa.

En ese grupo, y que ya tiene orden de remisión, está Mario Almada Martínez, de 23 años, alias Trueno, quien fue detenido en Sajonia, días antes del amotinamiento.

Trueno cuenta con procesos abiertos por narcotráfico y homicidio. Además, sería hombre de confianza de Armando Javier Rotela y el que podría organizar la resistencia ante un virtual operativo policial anunciado por el ministro Barchini.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...