Las alarmas por el cambio climático “son delirios”, afirma científico de EE.UU.

El cambio climático es real pero es natural. Las alarmas no tienen fundamento científico. Los miedos que se tejen alrededor son comparables con el temor que se inducía en la época de las brujas en la Edad Media. El científico William Happer, físico de Princeton University (donde ejercieron Einstein y Oppenheimer) sostiene en esta entrevista que la ignorancia y la manipulación política juegan un papel clave en la campaña global sobre el calentamiento climático. Happer alienta al Paraguay a seguir invirtiendo en hidroeléctricas.

Físico nuclear, William Happer, catedrático de la Universidad de Princeton, casa de estudios de Einstein y Oppenheimer.
Físico nuclear, William Happer, catedrático de la Universidad de Princeton, casa de estudios de Einstein y Oppenheimer.ARCENIO ACUÑA

Cargando...

- ¿Su presencia en Paraguay?

- Vine por una semana, invitado por amigos como Alfred (Fast) de Fecoprod (presidente de la Federación de Cooperativas de la Producción)...

- Físico de Princeton, la Universidad de (Albert) Einstein y (Robert) Opennheimer...

- Sí. Soy físico, físico nuclear. Soy también experto en física atmosférica, Soy profesor emérito. Todavía trabajo. Tengo una oficina en el Departamento de Física, el mismo lugar donde estuvo Einstein. También estuvo allí Oppenheimer. Yo conocí a Oppenheimer. Mi invento es algo muy conocido, las estrellas guías de sodio, que se usaba en la Guerra de las Estrellas. Ese invento tuvo mucha importancia porque permitía en una de las capas de la atmósfera crear una guía, una referencia a través de los átomos de sodio. Se usa hoy en todos los observatorios.

- ¿Viaja mucho?

- Bastante. Estuve hace unos días en Australia, también invitado por amigos como Alfred que me invitó a venir a Paraguay. Me gustó mucho. Estuve cinco días. Dí una serie de conferencias donde expliqué porqué no existe una emergencia en el cambio climático, como dicen.

- ¿Cuál es su fundamento?

- Los niveles ascendentes de anhidrido carbónico (dioxido de carbono), de alguna manera han incluso beneficiado a que las plantas hoy crezcan mejor. Cuanto más alto está el anhidrido carbónico esto tiene realmente un efecto beneficioso. Ahora, incluso el mundo está más verde incluido Paraguay.

- La suya es una posición 180 grados distinta...

- El cambio climático es real. Siempre ha existido desde que el mundo existe. Este cambio en particular, este calentamiento ya empezó en el 1800 mucho antes de la elevación de los gases de efecto invernadero. La evidencia científica es muy clara.

- ¿Cuál es entonces su teoría? Se atribuye el cambio climático a la actividad humana.

- Solamente ahora se atribuye a los humanos. Esto sin embargo ha empezado hace más de 150 años.

- ¿Cómo puede refutar un consenso (científico) de países sobre el cambio climático?

- Lo primero que tenemos que entender es que la verdad científica nunca puede ser materia de consenso. Es la evidencia empírica. En los años 30 por ejemplo hubo una gran oposición a las ideas de la teoría de la relatividad de Einstein. Hubo un libro incluso apoyado por un centenar de científicos que demostraban, entre comillas, que él estaba equivocado. Con mucho humor, Einstein respondió ante ese libro preguntando “porqué se juntaron 100 si con uno que rebatía con evidencia lo que dije ya era suficiente...”

- ¿No es verdad entonces que el calentamiento global de los últimos 50 años se atribuye a los humanos?

- Claro, porque en realidad es un proceso natural que ya existe previo a la industrialización, mucho antes de la actividad humana. Por tanto, esto no es causa de actividad humana.

- ¿Qué es entonces, histeria colectiva?

- Es que es verdad. Esto se puede comparar con la época de la cacería de brujas. En aquella época, cuando había una cosecha muy mala, un año malo, la gente buscaba un culpable y por eso inventaron a las brujas, unas mujeres que eran conducidas inclusive a morir en la hoguera. Hay un libro muy famoso que se llama “Delirios populares extraordinarios y la locura de las masas” de Charles Mackay (1814-1889), un libro de mucho impacto.

- De qué época es el libro?

- De 1842.

- ¿De qué trata?

- El libro menciona cómo las masas son susceptibles a las mentiras y a los delirios que provienen del poder político. Al leer la historia de las naciones descubrimos que, al igual que los individuos, tienen sus caprichos y sus peculiaridades, sus temporadas de exitación y temeridad en las que no les importa lo que hacen sus líderes. Ellos impresionan con un engaño. Las masas creen y van detrás hasta que la locura acaba o les cautiva una nueva. Es una fragilidad de los seres humanos cuando actúan de manera colectiva...

- A qué se atribuye el calentamiento global entonces...

- Desde el principio de los tiempos la temperatura de la tierra siempre sube y baja. Hay otros factores a considerar. Hace mil años por ejemplo, la tierra estaba tan caliente, mucho más que ahora que Groenlandia era verde. No era una masa de hielo como es hoy. En Sudamérica, los glaciares que uno ve en los Andes estaban mucho más retirados que ahora. Tanto fue el enfriamiento que el río Támesis (en Londres) se congeló, los canales de Amsterdam también... En realidad, hay muchos factores que intervienen en el calentamiento y enfriamiento.

- Qué es lo atribuible al hombre entonces?

- Una de las razones principales es la ignorancia. Una cosa común en la política es el uso del miedo como algo útil. La manipulación es un recurso del poder político. Uno consigue ventajas económicas con el miedo. Es una técnica política.

- ¿Porqué dicen que el dioxido de carbono es un peligro?

- El anhídrido carbónico (o dióxido de carbono) no es un contaminante. Al contrario, cada uno de nosotros estamos exhalando aproximadamente un kilo de dioxido (de carbono) por día. De noche, las plantas liberan anhidrido carbónico. De día usan para la fotosíntesis. Es algo totalmente natural. Y ahora encima no tenemos suficiente. Deberíamos tener más..

- ¿Qué datos tiene para demostrar que el calentamiento no es producido por el hombre?

- Yo no creo que los hombres no estemos exentos de responsabilidad. Lo que digo es que la intervención humana es mínima en el calentamiento global.

- ¿Porqué los países reclaman reducir?

- No tiene sentido pedir a los países que reduzcan la emisión de anhidrido carbónico. Hay otros gases de efecto invernadero.

El efecto de esos gases es bastante mayor en áreas que están muy alejadas, que son muy frías: el norte de Rusia, en la Patagonia. El efecto de los gases a nivel del Ecuador es casi nulo. La intervención de su efecto invernadero es mucho más grande a la noche que durante el día. Los países no deberían reducir sus emisiones. Es una locura.

- Esas cumbres, la de Copenhague, la de París, la que se viene ahora en Bombay ¿qué son entonces: paseos turísticos? ¿Porqué los países le dan tanta importancia?

- Insisto: no tiene sentido. Mi país, Estados Unidos, en los años 20 prohibió el alcohol con la Ley Seca. Eso permitió el crecimiento del crimen organizado para traficar el alcohol en forma clandestina. Se procedió equivocadamente. Muchos de los problemas de drogas que hoy tenemos ya empezaron en esa época, por culpa de acciones del Estado que no tienen sentido. La contaminación es real. Por ejemplo, si usted tiene una planta de carbón y no tiene adecuadamente su sistema de limpieza, eso va a producir una real polución. En las grandes ciudades se soluciona retringiendo la circulación de vehículos que emiten poluyentes reales. Sus fuentes de energía no son limpias.

- ¿Usted es un negacionista?

- Yo estoy en contra de las leyendas histéricas. El cambio climático es real. El dioxido no es su razón. El dioxido de carbono es invisible. Eso no es lo que calienta el ambiente.

- Pero el ser humano ¿está o no está en peligro?

- No. No estamos en peligro: las hambrunas, las inundaciones existen y van a seguir existiendo pero no es por el cambio climático. Si el hombre quiere de hecho contribuir a la eliminación del hambre, lo mejor es subir el anhidrido carbónico. En Estados Unidos, el incremento en este período hizo que el rendimiento del trigo haya subido 40%. Es gracias a esa pequeña elevación del anhidrido carbónico.

- ¿Es natural?

- Es natural.

- Entonces, este consenso mundial sobre el calentamiento global, ¿a quién hay que atribuir? El nuevo presidente de Argentina, Javier Milei, dice que es un invento del socialismo, el marxismo que “domina” la cultura global...

- Hay un principio que se conoce como “La navaja de Hanlon”. Es una regla empírica que establece lo siguiente: “nunca le atribuya a la maldad lo que se explica adecuadamente por la estupidez”. Es una característica humana. Se escribió mucho sobre eso.

- ¿Tiene que ver con una campaña de dominación global?

- Yo trabajé para el Gobierno de Estados Unidos. En la Administración George Bush padre estuve en el Departamento de Energía. Tenía a mi cargo 1.000 funcionarios cuando necesitaba solo 300. Ese es el problema de los Gobiernos. Contratan muchos funcionarios y esos funcionarios buscan qué hacer. A veces inventan cargos y se atribuyen causas (ficticias) para luchar por esas causas. Podría ser eso.

- ¿Usted es republicano?

- Sí, pero no se preocupe, los republicanos son tan malos en esas debilidades como los demócratas. Los políticos muchas veces tienen que recompensar de alguna manera a la gente que le puso en ese lugar.

- Es el clientelismo político como conocemos en el Paraguay.

- Exactamente. Hay gente que accede a los puestos públicos de manera supernumeraria porque el clientelismo político -que también existe en mi país- les hace buscar causas que justifiquen su presencia en el Estado. Quizás sea eso.

- Hay gobernantes que apoyan totalmente y hacen política con la tesitura del calentamiento global: Lula, López Obrador, Biden, Petro en Colombia, Maduro, Boric en Chile, Arce en Bolivia, por citar algunos gobiernos de corte socialista...

- Angela Merkel también, y ella es de derecha. No es un asunto de derecha o izquierda. Acá lo que se tiene que ver es si los datos que se ponen encima de la mesa son reales o no. Ese es el punto. No es tanto la política sino la ciencia que hay detrás.

- ¿Porqué dicen que ese punto de vista suyo es anticientífica, oscurantista, reaccionaria? Dicen que es la expresión de la política “capitalista decadente”...

- Es lo típico de siempre. Es el argumento ad hominem, que como uno no tiene cómo rebatir los hechos entonces se apunta a las personas. Lo que yo transmito no son ideas, son hechos.

- ¿Qué opina de la inversión en la economía verde que le llaman?

- La mayor parte es una pérdida de dinero. El resultado de esa política es que los precios de la energía están sufriendo enormemente y produce fuga de capitales. Las empresas no quieren estar donde el precio de la energía es cara. En la reconversión verde se está gastando tanto dinero y se están perdiendo tantas oportunidades que al final no hay inversión.

- ¿Cómo le ve a Paraguay en el contexto global? Vende energía limpia y barata...

- Su energía es limpia y renovable. Esa es la ventaja. No hay que hacer ningún tipo de reconversión energética.

- ¿Paraguay tiene que seguir invirtiendo en hidroeléctricas?

- Si ustedes tienen abundante energía hidroeléctrica vayan en ese sentido. Supongo que van a seguir desarrollando esta energía en el futuro.

- ¿Y el Chaco? Está lejos de las fuentes de generación de energía.

- De cara al futuro hay que hacer estudios geológicos profundos para ver cuáles son los recursos con que cuenta el Chaco en todos los términos: si hay hidrocarburos, si hay gas. Hay que tener toda la información sobre sus riquezas energéticas..

- ¿La energía solar?

- Probablemente la energía solar es la menos conveniente porque es muy cara. No funciona a la noche. Los días nublados no produce, en invierno produce menos, inclusive en países soleados como Paraguay. En el Chaco no es una mala idea la energía solar siempre y cuando sea para algo determinado. Fuera de eso no tiene una utilidad muy grande.

- ¿Conviene más llevar energía hidroeléctrica a pesar de la distancia? Son como 500 km como mínimo desde Itaipú o Yacyretá..

- La energía hidroeléctrica es una buena inversión. En Estados Unidos se transporta normalmente energía 1.000 km inclusive...

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...