Otra vez INC paró la producción en Vallemí porque ya no tiene coque

Desde el lunes último, la INC tuvo que parar de nuevo la producción de clínker, porque ya no tiene coque, que es el combustible que utiliza el horno de Vallemí. Hace poco, la estatal adjudicó la compra de este producto a una firma “amiga”, por US$ 15,3 millones, pero no explican por qué no le suministró la cantidad necesaria.

En la planta de la INC de Vallemí solo quedan restos de coque y arena, por lo que se tuvo que parar el horno.
En la planta de la INC de Vallemí solo quedan restos de coque y arena, por lo que se tuvo que parar el horno.Gentileza

Cargando...

La Industria Nacional del Cemento (INC) nuevamente paró la producción de clínker en su planta de Vallemí, porque ya no tiene “pet coke o coque de petróleo, que es el combustible que utiliza la cementera pública en su horno de Vallemí, para la producción del vital insumo del cemento.

“Desde las 18:00 del lunes, el horno paró por falta de combustible (pet coke)”, confirmó ayer a este diario un funcionario de la fábrica. Mientras tanto, nadie de la estatal explica por qué está faltando coque en la planta, pese a que hace poco adjudicó una millonaria compra del combustible.

El titular de la empresa, Ernesto Benítez, evitó brindar declaraciones al respecto, pese a insistencias, incluso a través del departamento de comunicaciones de la estatal.

Empresa “amiga” de Mario Abdo debe proveer coque

Justamente, la empresa Monte Alegre, de Conrado Hoeckle, conocido exasesor y amigo del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, debe encargarse de proveer 30.000 toneladas de “pet coke” a la estatal, contrato que se le adjudicó sin competencia, bajo la modalidad de excepción por urgencia impostergable.

El monto de este contrato con Monte Alegre, que se rubricó el 10 de febrero último es por US$ 15,3 millones, lo que significa que la estatal le pagará US$ 510 por cada tonelada del producto, que es el precio más caro que la empresa pública abonará por la compra de esta cantidad del combustible.

En contratos similares para la adquisición de 30.000 a 35.000 toneladas, la INC llegó a pagar US$ 229 por tonelada en 2019, US$ 300 en 2020 y US$ 449 en 2021. Hoy se está abonando una cotización mucho más alta, porque según la estatal, no hay firmas interesadas en proveer coque a la cementera.

Pero además de adjudicar a precio caro, hoy la INC no tiene el “pet coke” que adjudicó a un elevado precio y el presidente de la empresa ni siquiera habló de esta situación con los funcionarios.

Firma no estaría proveyendo por falta de pago de INC

Según las informaciones manejadas por los obreros de la planta de Vallemí, la INC no habría pagado a Monte Alegre por la primera entrega que realizó, por lo que habría suspendido el suministro del producto.

“Según lo que nos comentan acá en Vallemí es que el viernes van a intentar pagar a la proveedora. Esto, si se completa el importe de 10.000 toneladas que ya entregó hasta ahora Monte Alegre. La empresa se comprometió una vez cumplido dicho pago a enviar su camión hasta Brasil para traer vía terrestre como estaba haciendo”, expresó una de nuestras fuentes.

Asimismo, añadió que, así como están las cosas, una vez que llegue coque a Vallemí se debe formar “un colchón de stock” para poder arrancar el horno, porque cada camión puede transportar hasta 30 toneladas.

“Necesitamos que la empresa al menos haga tres viajes de Brasil a Vallemí para tener un stock mínimo para iniciar el calentamiento del horno y luego para producir. Por eso calculamos que vamos a parar 20 a 25 días, si es que se pagan las facturas pendientes este viernes y que vayan inmediatamente los camiones a Brasil para transportar el pet coke”, enfatizó.

El horno de Vallemí paró más de dos meses recientemente por “mantenimiento” y apenas activó 45 días para la producción. Pero ahora nuevamente dejó de operar por falta de combustible.

Fracaso de millonaria inversión

La INC realizó una “inversión” de US$ 80 millones provenientes de la colocación de bonos soberanos en sus plantas de Villeta y Vallemí, ejecutada principalmente en el gobierno de Horacio Cartes, con la excusa de aumentar la producción y, por ende, sus ingresos. Empero, la estatal solo registra pérdidas y no puede pagar ni a su proveedora de coque, que es vital para la operación de la fábrica.

Pese a que la Contraloría advirtió sobre el fracaso de esta inversión y las constantes paralizaciones de las máquinas que costaron millones, la fiscalía hasta ahora alega que no halló indicios de hechos punibles en este caso. La causa abierta está en manos del fiscal Jorge Arce, de la Unidad Especializada de Delitos Económicos y Anticorrupción.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...