Paraguay, ¿“nueva China” para Brasil?

Según una reciente opinión del portal brasileño Globo.com, Paraguay va camino a convertirse en la “nueva China” para el Brasil y que tal posibilidad alarma a dicho país, porque teme perder sus industrias. “Nuestro vecino está ofreciendo como ventaja que es más barato producir ahí que importar desde Asia o incluso producir en Brasil”, reza la publicación, destacando las ventajas competitivas que ofrece nuestro país. Más que en una “nueva China”, el Paraguay se convertiría en una “nueva Dalian”, cabecera de playa de la ocupación japonesa en China y primer enclave industrial japonés en ese país, donde más tarde también se instalaron las grandes corporaciones transnacionales de Estados Unidos. Pero el Paraguay no solo podría ser la “nueva Dalian” para Brasil sino también para la Argentina. Para atraer inversión extranjera por altos montos, nuestro Gobierno debe garantizar seguridad jurídica y social a los inversionistas. Y también seguridad jurídica y social para los trabajadores de nuestro país, para que el fruto del progreso se derrame sobre la mesa de los compatriotas. Para eso tiene que erradicar la corrupción y la impunidad que corroen los cimientos del Estado paraguayo.

Según una reciente opinión del portal brasileño Globo.com, Paraguay va camino a convertirse en la “nueva China” para el Brasil y que tal posibilidad alarma a dicho país, porque teme perder sus industrias. “Nuestro vecino está ofreciendo como ventaja que es más barato producir ahí que importar desde Asia o incluso producir en Brasil”, reza la publicación con referencia a nuestro país.

De acuerdo a la nota, los industriales brasileños están descubriendo que Paraguay es una especie de nueva China para su expatriación, pues con electricidad y mano de obra más baratas, a más de menores impuestos, compensarían con creces el infame “costo Brasil” que resta competitividad a su producción en el comercio internacional. Hasta ahora, Paraguay ha logrado atraer 116 empresas extranjeras, el 80 por ciento de ellas brasileñas.

Desde hace algunas décadas, los departamentos de Canindeyú, Alto Paraná, Itapúa y hasta cierto punto Amambay han atraído considerable inmigración brasileña, cuyos descendientes son folclóricamente conocidos como “brasiguayos”. Al igual que los inmigrantes alemanes, eslavos y japoneses asentados en la región en distintas épocas, los brasileños conforman hoy en día florecientes enclaves económicos y culturales, todos ellos dedicados mayormente a la agricultura y la ganadería, con algunas industrias transformadoras afines.

PUBLICIDAD

Aunque incipiente y de poca monta, la radicación de industrias brasileñas de maquila ha dinamizado significativamente el sector industrial paraguayo. No debe sorprender, entonces, que tras la crisis política y económica que ha sufrido Brasil recientemente a causa de los escándalos de corrupción en altos niveles del Gobierno que llevaron a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, los empresarios brasileños estén analizando la conveniencia de expatriar sus plantas industriales al Paraguay, para así reducir la rémora del mencionado “costo Brasil” mediante las ventajas que ofrece nuestro país.

Sin embargo, de darse el masivo traslado de industrias manufactureras brasileñas a este lado de la frontera, como vaticina Globo.com, el Paraguay no se convertiría en una “nueva China” para el Brasil, como lo fue ese país para las corporaciones japonesas y norteamericanas que hace varias décadas trasladaron sus instalaciones manufactureras a la hoy segunda mayor economía del mundo, en procura de mano de obra tres veces más barata que la de sus países de origen. Más bien se convertiría en una “nueva Dalian”, el primer enclave industrial japonés, y luego norteamericano, en China continental.

Antigua cabecera de playa de la ocupación japonesa de China en las primeras décadas del siglo XX, Dalian, puerto marítimo situado en la costa nororiental del país, a apenas una hora de vuelo a Corea y Japón, y otro tanto de la capital Beijing, retuvo un filón de la cultura de sus antiguos conquistadores, incluida descendencia étnica e idioma. Por tal razón, fue la primera ciudad china escogida por las corporaciones japonesas para instalar en ella y sus alrededores sus industrias manufactureras, primero, y luego las de los servicios. Compitiendo con las japonesas, las grandes corporaciones transnacionales de Estados Unidos hicieron lo propio ahí, y en otras ciudades con posterioridad.

PUBLICIDAD

De ese modo, gracias al retorno del enemigo de antaño, no ya con cañones, sino con fábricas, Dalian se ha convertido en una de las ciudades más pujantes de China en la actualidad. Es de esperar que, inspirado en el destino geopolítico de la región, el Brasil no ponga palos a la rueda de la integración comercial en el Continente, al menos dentro del Mercosur. En ese ámbito de unión aduanera y libre comercio Paraguay podría convertirse en la “nueva Dalian”, no solo para el Brasil, sino también para la Argentina.

Por nuestra parte, tal como ha ocurrido con la masiva inmigración brasileña que ha contribuido a extender la frontera agrícola de su país dentro del nuestro, con beneficio mutuo, debemos dar la bienvenida a la radicación de industrias manufactureras brasileñas en nuestro país. Para que eso ocurra, seguramente el Gobierno paraguayo debe tomar ejemplo del Gobierno chino. Aunque regido por un sistema autoritario de Gobierno, el régimen comunista ha tenido el tino de preservar la milenaria cultura de la meritocracia mandarín. Para atraer inversión extranjera directa por altos montos, nuestro Gobierno debe garantizar seguridad jurídica y social a los inversionistas. Y también seguridad jurídica y social para los trabajadores de nuestro país, para que el fruto del progreso se derrame también sobre la mesa de los paraguayos. Para eso tiene que erradicar la corrupción y la impunidad que corroen los cimientos del Estado paraguayo.

Recién entonces, Paraguay podría convertirse en la “nueva Dalian” para el Brasil, que convertirá a nuestro país en un emporio de riqueza y no una colonia de modernos conquistadores.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD