El cóctel más paraguayo

Anímese a consumirlo no solo hoy sino en cualquier momento del año. El carrulim es la bebida estrella de la coctelería paraguaya y presenta cada vez más novedosas variaciones y presentaciones. Varios expertos nos hablan de este brebaje nacional.

Carrulim preparado por la bartender Luján Cardozo.
Carrulim preparado por la bartender Luján Cardozo.Guillermo Zaldivar

Hay para todos los gustos. Algunos piden delivery de cajitas con los ingredientes listos para preparar en casa, otros compran la botella con el preparado listo, y otros prefieren buscar y seleccionar por sí mismos los elementos necesarios para hacerlo desde cero. Si alguien sabe sobre cómo preparar cócteles son los bartenders. Una de ellas, Luján Cardozo (36) –quien también es docente de coctelería– aporta que la ruda para el carrulim debe ser preferentemente macho; además utiliza jugo fresco de limón y unas cucharadas de miel de abeja como un toque opcional, pero que aporta buen sabor. “Lo primordial es que uno adecue la bebida de acuerdo a su paladar, ya que sabemos que tiende a ser algo fuerte, así que recomiendo hacerlo ligero y en la temperatura correcta para poder disfrutarlo y más aún porque este año merecemos doblar la dosis”, dice.

Para el armado del cóctel sugiere un vaso, copa o algún frasco –cristalería o recipiente que se utilizará para construir la bebida ahí mismo–. Recomienda comenzar colocando en la base del recipiente entre 3 y 5 hojitas de ruda o una ramita pequeña, dar un suave macerado para no romper las hojas, pero lo suficiente como para que desprenda aroma y se active con el destilado, y luego sumar el jugo de limón (tahití) y la medida de miel (remover con una cucharilla de bar hasta disolver correctamente, ya que este último es más denso que los demás líquidos). Recalca que la siguiente parte es muy importante, ya que la temperatura hará que la dosis curativa sea agradable de beber, y para ello se deberá seleccionar cubos grandes de hielo para integrar todos los ingredientes, y remover con una cucharilla hasta que la cristalería esté empañada, señal de que su medicina está lista. En caso de querer mezclar con alguna coctelera o frasco pueden elegir batir entre 15 y 20 segundos, colar y servir.

La especialista indica que toda mezcla a partir de dos o más ingredientes, tengan o no alcohol puede ser considerada como un cóctel. “Todavía no estamos consiguiendo que se le dé la relevancia que se merece fuera de la fecha, sin embargo, de a poco se está logrando cada vez más alcance. El grupo de bartenders del Paraguay tiene como objetivo también ayudar a cambiar el concepto de que sea una bebida que se consuma una vez al año, necesitamos abrazar nuestra cultura y dar reconocimiento a nuestra identidad, siendo nuestros ancestros conocedores de tales curas, en este momento tan sensible que atravesamos todos, necesitamos sanar a través de nuestro legado para renovar y limpiar las energías”, expone.

Además comenta que siempre que se mantengan los ingredientes básicos se puede jugar con la técnica; desde la maceración de la caña con hierbas, cáscaras de cítricos, pulpa de frutas y/o flores comestibles. Lo mismo sucede con la miel, que se puede macerar con frutas, hierbas, mermeladas y/o especias, ahumar el recipiente en el que se sirve o hasta usar infusiones botánicas varias también. “Cualquier intervención o reversión del mismo suma para darle otras notas de sabor al cóctel”, dice y agrega que adoptó al carrulim como el más importante y representativo de la coctelería paraguaya. Tanto como otros conocidos clásicos lleva una base de destilado, una base ácida y una dulce, así es que siempre que se mantenga la base se pueden añadir también otros sabores y darle un toque especial y distinguido con buenos ingredientes y/o técnicas, dice y añade no olvidar perfumar con cáscara de limón, decorar con una ramita de ruda, agradecer y disfrutar.

Explica que anteriormente se consumía la receta más extensa del carrulim con las siete hierbas, sin embargo, se sabe de la toxicidad del agosto poty entre ellas, y lo mismo sucede con la ruda, solo que resulta nociva recién en grandes cantidades. “Como la intención del ritual es sanarse y no enfermarse, es por eso que en la actualidad se prepara mayormente la receta básica del carrulim”, concluye.

Más info

e-mail: lujancardozo@gmail.com

Recomendaciones para el ritual versión gourmet

Si tiene que servir un carrulim, se enfocaría en el ritual de sanación espiritual al beberlo, para afrontar el mes de agosto que es conocido como el mes de las vacas flacas, expresa Natalia Peralta (30), bartender de profesión.

Del brebaje cuenta que antes se lo veía como una mezcla protectora de la salud, pues inicialmente no se bebía, sino que se mezclaba caña blanca y ruda para frotarse por las partes del cuerpo que tenían dolencias, desde un dolor muscular hasta un dolor de cabeza. “Crecí con esa creencia, pues mis abuelos me lo cuentan y hasta ahora usan esa técnica. En mi bar lo tenemos en la carta, trato de que la gente lo consuma con la excusa de que todo el año podés alejarte de las malas vibras y no solo en agosto”.

La verdadera receta no lleva ningún agregado de endulzante y resulta muy agresiva al paladar, por lo que para un carrulim gourmet no saldría mucho del perfil original de sabor, pero le agregaría miel de abeja y un toque de un licor cítrico como un limoncello (licor de cáscara de limón y otros cítricos), explica. “Es muy interesante saber que un ingrediente le puede complementar a otro y juntos resultan un tercer sabor en boca”.

Como el perfil de sabor del carrulim sería ácido y amargo, entonces si se va a combinar sabores, se debería buscar ese mismo perfil, recomienda.

Más info

Instagram: @labarwoman_

Con un toque chic

Para convertirla en una bebida más chic y gourmet el bartender Atilio Almeida (32) sugiere utilizar cañas más añejadas, presentarlo en un recipiente más elegante, añadir otros ácidos como mburukuja o zumo de pomelo, y un endulzante como miel o almíbares saborizados. Como una alternativa al agosto poty sugiere utilizar flores comestibles de tiendas especializadas. Hoy comparte una receta de carrulim no solo para espantar la mala onda, sino también para saborear.

Ingredientes

45 ml de caña blanca paraguaya

20 ml de zumo de limón

15 ml de almíbar de almendras

3 cucharaditas de miel de abeja

Preparación

Diluir la miel de abeja con la caña y jugo de limón, agregar el almíbar, hielo y decorar con limón deshidratado y ramita de ruda –que se puede dejar macerar en caña por unas horas antes–.

Más info

Instagram: @atti_cocteleria @carrulim_ara_py

alba.acosta@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.