Los animales necesitan sales ajustadas a sus necesidades

Actualmente hay diversos tipos de sales minerales que se pueden suministrar a los animales de acuerdo a sus necesidades, etapa de desarrollo, suelo y otros factores. El Ing. Francisco Guggiari nos habla sobre su importancia, y también destaca el valor del personal de campo.

Ing. Francisco Guggiari, asesor técnico de Indabal.
Ing. Francisco Guggiari, asesor técnico de Indabal.GENTILEZA

“El uso de sales minerales es muy importante, ya que la deficiencia o ausencia de dichos minerales hacen que el buen funcionamiento fisiológico del animal se vea afectado. Y es que según los distintos suelos del Paraguay, algunos más que otros, reflejan déficit inclusive en lugares donde hay muchos minerales que a veces no están disponibles en la planta. Podemos dar como ejemplo varias zonas del Chaco, en donde se sabe que hay mucho fósforo en el suelo, pero no está disponible para los animales en su alimentación”, dijo inicialmente el profesional de la firma Indabal.

Tipos de sales

A la consulta de si solo hay un tipo de sal para todas las categorías, el profesional explicó. “Los tipos de sales en general son por punto de fósforo ya que este macro mineral es el que más afecta a todos los diferentes estadios de producción y reproducción. Básicamente tenemos las sales Indasal reproducción o 90 gr/kg de fósforo; sal recría de 65 gramos de fósforo; engorde o terminación de 40 gramos de fósforo, y hacienda general de 20 gramos de fósforo. La tecnología e investigaciones nos demuestran que según el estado de producción de cada animal, se deben aplicar las diferentes sales según la necesidad de los individuos y también según el hábitat zona o tipo de suelo y explotación”, dijo.

La sal mineral no es un balanceado, pero...

“Las sales contienen solo minerales y aditivos, no son un balanceado propiamente dicho, pero hoy día existen sales con agregado de proteínas y energía que serían como un “balanceado de bajo consumo”, esto es aplicado en toda la cría y recría, y aparte de suplir los minerales también aporta proteína (sales proteicas) para uso en época de seca y proteína y energía (sales proteicoenergéticas) para uso en época de aguas o pastos verdes”, explicó el ingeniero.

Animales que consumen sal vs. los que no la consumen

“La ganadería es un negocio, y como tal debe dejar ganancias para aquel que invierte y hasta arriesga su capital, tiempo, conocimiento y esfuerzo. La diferencia entre un animal que consume sal mineral y otro que no lo hace se puede notar”, señaló Guggiari.

“Animales que no consumen vs. animales que consumen sales minerales tienen una marcada diferencia, y sobre todo en beneficio del productor. El que consume logra un mayor índice de preñez, menor merma tacto-marcación, precocidad de terminación, tolerancia a parásitos, entre otros beneficios. En la reproducción ayuda mucho una buena mineralización ya que tanto los macro minerales y micro minerales actúan directamente sobre el buen funcionamiento fisiológico como ser gestación, producción de ovocitos, preñez, facilidad de parto, lactancia. Siempre y cuando el estado corporal del individuo este en condiciones normales”, describió.

Fósforo en el suelo

“Los ambientes, suelos o tipos de suelo varían mucho metro a metro, pero no solo depende de que haya o no muchos minerales en el suelo, sino que estén disponibles en el pasto y para el animal.

El uso de sales en la región occidental (Chaco) está cada vez más en crecimiento, y es sabido que hay un gran banco de fósforo en el Chaco, pero muchas veces no está 100 por ciento disponible. También hay lugares donde hay una marcada deficiencia de cobre y esta deficiencia hace que otros minerales aumenten y se vuelvan tóxicos como el molibdeno. Los suelos varían muchísimo en sus características físicas, pueden ser arenosos, arcillosos, etc, y químicos que sería la disponibilidad de los minerales”, añadió.

Recomendaciones para el personal

Finalmente el ingeniero Francisco Guggiari, técnico asesor de Indabal dejó esta importante recomendación. “Los productores deben evaluar primero el lugar, tipo de suelo, tipo de explotación y manejo para hacer una buena elección de qué sal debería usar para cada situación. Si lo hace con un asesor mejor aún, ya que es una inversión que realiza y necesita lograr un retorno. Otro punto no menor tiene que ver con la capacitación del personal para el buen uso de las sales, ya que en la mayoría de los casos, está en manos del peón de estancia el trabajo de, recorrer y distribuir las sales en las bateas. Darle una sal para hacienda general (20 gramos) a un vaca que debe entrar en reproducción y que necesita de 90 gramos, no cumplirá con el propósito, y es algo que muchas veces pasa y se ve cuando ya es tarde”, finalizó.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05