Dolor de garganta y oídos

La garganta y los oídos duelen por inflamación, se dificulta tragar, y hay necesidad de toser, con alteraciones de la voz que se vuelve ronca. Al dolor de oídos puede acompañar la fiebre.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YZBZSBWRNZDJRC63RFCGYTORXQ.jpg

Las bajas temperaturas son uno de los factores que influyen en los dolores de garganta y oídos en los niños. La doctora María Leticia Alarcón, otorrinolaringóloga, indica que “los oídos, la garganta y la nariz forman parte del sistema respiratorio. Y la garganta por medio de la faringe, también es parte del sistema digestivo. La garganta se divide en tres partes, la más alta que es la nasofaringe, que está justo detrás de la nariz y que es donde se comunica con el oído medio, gracias a una estructura que se llama trompa de Eustaquio. Es una especie de tubo que viene del oído hacia la nasofaringe, luego está la orofaringe que está compuesta por la pared posterior de la faringe, que incluye las amígdalas o tonsilas, el paladar, la parte interna de la mejilla, los dientes y la lengua”.

“La tercera parte es la laringofaringe que es la más baja de la garganta, que se divide en faringe, que continua con el esófago hacia el tubo digestivo, y la laringe que se divide hacia los bronquios, que es el sistema respiratorio. Entonces y como podemos apreciar todas estas estructuras que forman parte de la garganta se conectan entre sí. Por este motivo cuando existe un dolor en la garganta también afecta los oídos y la nariz, por esta comunicación que se da entre la nasofaringe, orofaringe y laringofaringe”, explica.

En consultorio 

PUBLICIDAD

Por su parte, el doctor Miguel Benítez, otorrinolaringólogo, indica que “para el diagnóstico de la infección de garganta se tiene que mirar, diferenciar si es una faringitis o una amigdalitis, que son totalmente diferentes y, por ende, poseen distintos tratamientos. Por lo general, las faringitis son de tipo viral y las amigdalitis de tipo bacteriano”.

“Una otoscopía sirve para observar en qué parte del oído puede o no haber una infección en el oído externo. El conducto edematoso, con secreción, puede presentar supuración en el oído medio, lo que indica la presencia de una otitis media aguda. Cuando el oído está totalmente normal, el dolor viene de otros elementos que están cerca del oído como es el caso de la articulación temporomandibular”, resalta el profesional.

Síndromes bronquiales 

“Los accesos de tos corresponden a los síndromes bronquiales”. En estos casos, el doctor Benítez recomienda “evitar el consumo de cítricos porque pueden causar irritación en la garganta, sobre todo si se padece de tos. Se tiene el concepto de que se deben evitar las bebidas frías, pero no debemos olvidar que las bebidas calientes también pueden ser nocivas”, apunta el galeno.

Es un reflejo 

Acota la doctora Alarcón que “la tos es un reflejo y se produce en tres fases, como la inspiratoria, cuando se abren las cuerdas vocales y el aire ingresa a través de las cuerdas vocales hacia los pulmones. La fase dos es la de contracción en donde se contraen los músculos toracoabdominales, se cierra la glotis. Y después la parte espiratoria que es cuando se abren las cuerdas vocales, se cierra el paladar hacia arriba y se expulsa la tos. Ante un estado gripal y congestión nasal se puede generar moco en el oído, y en ese momento es lo que puede aumentar el dolor”, culmina. 

Cambios climáticos y vías respiratorias

El doctor Benítez dice que como formas de prevención es importante evitar alimentos muy picantes o muy condimentados que pudieran ocasionar una agresión química a la mucosa de la garganta.

La doctora Alarcón recuerda que los cambios climáticos son una causa muy frecuente de la presencia de enfermedades de las vías aéreas respiratorias. Así como la polución ambiental y la exposición a insecticidas, a químicos, humo del tabaco, al contraste de temperaturas, de estar en un ambiente climatizado a un ambiente más seco.

La alergia

“Es importante saber que la alergia es una respuesta de nuestro sistema inmune a una sustancia que llamamos alergenos y en esa respuesta hay un estado de inflamación. En el caso de las rinitis puede haber una inflamación del lugar de drenaje de los senos paranasales, entonces es como que siempre esa congestión hace que haya líquido en los senos paranasales o incluso en los oídos”, agrega.

“El vómito en los bebés lactantes se origina por dolor de oído, de garganta o cuadros gastrointestinales”, enfatiza.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD