Paraguayos en riesgo constante

Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en nuestro país junto con los accidentes de tránsito. Esto se debe a que la población paraguaya va sumando factores de riesgo que propician la aparición de las mismas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/IQGX4VBIGVGHFCVPIONYT2LJLE.jpg

Cargando...

Para obtener mayor información sobre lo que son las enfermedades cardiovasculares, charlamos con la Dra. María del Rocío Cattoni Carles, cardióloga.

“Las enfermedades cardíacas solamente comprometen al corazón y las cardiovasculares son las que afectan al corazón y los vasos sanguíneos”, comenzó diciendo la especialista.

El término cardiovascular hace referencia a un todo dentro del organismo humano, ya que en él quedan implicados el corazón y los grandes vasos. De esta manera, la doctora señaló que en nuestro país las principales causas de muerte son el infarto y el accidente cerebrovascular, además de los accidentes de tránsito y otras enfermedades.

La hipertensión arterial forma parte de esta gama de enfermedades cardiovasculares. La gran mayoría de la población paraguaya convive con ella. Hay dos tipos de hipertensión arterial: la primaria o esencial y la secundaria.

“La primaria se llama también esencial porque no tiene una causa específica que no sea la predisposición genética, el sobrepeso -que predispone a la persona- y la secundaria, si tiene una causa específica”, expuso la doctora Cattoni.

La hipertensión primaria o esencial, debido a que es producida por factores como la genética, no pude curarse. Este solo puede controlarse y mantenerse con una medicación adecuada, buena alimentación y actividades físicas.

Mientras que la hipertensión secundaria se puede dar por factores externos, como un pequeño tumor alojado en la glándula tiroides o en la suprarrenal. Es así que éstos son los afectantes de la presión arterial y para corregir la misma es necesario retirar los tumores.

Un dato proporcionado por la doctora María Cattoni que resulta ser alarmante es que “en nuestra población, casi el 50%, 48 ó 46,8% es hipertensa”. Así también, mencionó que la mitad de los habitantes del Paraguay son obesos, la gran mayoría adultos.

Estos dos puntos, al combinarse, generan gran peligrosidad de sufrir alguna enfermedad cardiovascular.

La manera de prevenir, en el caso de la hipertensión, es manteniendo un peso ideal, controlando los demás factores de riesgo cardiovascular, como vendría a ser la obesidad, teniendo en cuenta que el 50% de nuestra población territorial sufre de esto.

También la alimentación se debe cuidar. Elevar el consumo de frutas y verduras y disminuir los hidratos de carbonos. Así también, realizar actividades físicas, ya que en nuestro país el 80% de los paraguayos lleva un estilo de vida sedentario.

Esta dolencia es causada por una bacteria denominada “estreptococo”. Por lo general, puede afectar a la garganta o al corazón. Pero la cardiopatía reumática se da cuando el corazón es el atacado.

Del mismo modo, existe otra dentro de esta clasificación, la valvulopatía reumática, que se produce cuando las válvulas del corazón se ven afectadas. Cabe mencionar que éste órgano posee cuatro válvulas que permiten que la sangre fluya a través de él o afuera del mismo.

Lo más importante es que este mal es prevenible y una buena forma de hacerlo es “tratando las infecciones de garganta con antibióticos sensibles, adecuados para el estreptococo”, indicó Cattoni.

“Se le llama apoplejía al accidente vascular cerebral, la hemiplejía”, refirió la médica. También es conocida comúnmente como “derrame”. Constituye un déficit motor en el “hemicuerpo”. Cuando esto sucede, la cara se desvía, uno de los brazos pierde su fuerza; así también, ocurre con la pierna.

La doctora Cattoni explicó que existen dos tipos de accidente vascular cerebral (ACV, por sus siglas en inglés): uno es el hemorrágico y el otro el isquémico.

“El hemorrágico es cuando sangra una pequeña arteria dentro del cerebro y el isquémico, cuando se trombosa, es decir, cuando se produce falta de oxígeno en un territorio irrigado por una determinada arteria”, graficó la cardióloga María Cattoni.

El ACV hemorrágico suele observarse con frecuencia en personas hipertensas, ya que un pico hipertensivo puede conducir al quiebre de una arteria, lo que provoca que se derrame sangre en el cerebro.

Así también, la hipertensión arterial favorece al ACV isquémico. Explica la especialista: “Se cree que los hipertensos tienen fenómenos procoagulantes, factores procoagulantes que no tienen muchos”, es decir, las personas normales que no sufren de hipertensión.

La arritmia cardíaca también puede conducir a un ACV isquémico, ya que favorece la formación de coágulos y cuando éste se instala en un vaso sanguíneo puede obstruir el paso de la sangre taponando la arteria, lo que provoca que haya falta de oxígeno, ocurriendo así una isquemia.

Son las malformaciones del corazón que ocurren en el niño dentro del útero de la madre. En algunos de los casos, éstas deben ser corregidas para que esa persona pueda seguir viviendo, pero en otros, la persona puede vivir sin inconvenientes.

El estrés es uno de los factores que propician el sufrir accidentes cardiovasculares y esto se da porque “el estrés hace que aumente la velocidad circulatoria”, refirió la Dra. Cattoni.

La persona que vive en estrés constante está siempre con descarga de catecolaminas (hormona secretada en la sangre cuando la persona está en estrés físico o mental). Es así que hay un aumento en la velocidad circulatoria, entonces aumenta también el roce de los elementos sanguíneos.

Todo ese roce produce un estrés en la arteria, propiciando la situación para que la persona sufra un accidente cardiovascular y hasta un infarto. Además de esto, el estrés ocasiona la “oxidación de las células”, lo cual significa la destrucción de las mismas.

Lo importante es que esta situación de sobrecarga es manejable con actividades físicas, distracción, salir de la rutina y dedicarse un tiempo de calidad para uno mismo.

Algunos de los signos o síntomas que pueden ser un toque de atención ante posibles problemas cardiovasculares son: la dificultad al respirar que pueda tener una persona al realizar una cierta tarea que antes ya la realizaba y no sufría tal problema.

Otro punto es cuando se sufre de dolores de cabeza (cefaleas) inusuales, es decir, en zonas donde no duelen normalmente, con otras características. “Las cefaleas matutinas suelen asociarse con cifras tensionales elevadas”, resaltó la doctora Cattoni.

Lo típico es el dolor retroesternal (en el pecho), en forma de corbata, es decir, en el medio del pecho. La molestia no se da de manera punzante sino que es opresiva, “como si un elefante se parara sobre el pecho”, graficó la galena.

“Hay dolores característicos también, atípicos en las mujeres (…) Los problemas coronarios tienen una presentación atípica en las mujeres. De repente puede doler el brazo, la mandíbula; otros síntomas, palpitaciones, mareos, etc.”, señaló la cardióloga.

Añadió que muchas veces las mujeres no pueden ser diagnosticadas a tiempo, como sí ocurre con los hombres, con respecto a problemas cardiovasculares, debido a que subestiman los síntomas.

En el año 2013 se llevó a cabo la creación del primer centro cardiovascular en nuestro país. “Los que gestaron eso fueron el Dr. Javier Galeano, que entonces era el presidente de la Sociedad Paraguaya de Cardiología el año pasado, y el Dr. César Delmás”, comentó la doctora María del Rocío Cattoni.

“Fue una lucha de muchos años ya, durante el gobierno de Lugo (Fernando); en aquel entonces fue ministra de Salud Esperanza Martínez. Y justamente teniendo en cuenta la alta incidencia de muerte cardiovascular en nuestro país y no es solamente de muerte sino también de invalidez prematura”, añadió.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...