Destacan ingenio de docentes paraguayos en medio español

A pesar de las adversidades, de las escuelas que caen y la falta de todo tipo de recursos, los docentes lograron evitar que miles de niños pierdan el año escolar gracias a su esfuerzo y dedicación, según destacan en el diario El Pais, de España. En un especial en el cual relatan los efectos de la pandemia en el sistema educativo de Latinoamérica y el Caribe, un reportero relata cómo los profesores de Paraguay lograron sacar adelante las escuelas y colegios del país.

Docentes se adaptaron a las nuevas necesidades en la pandemia.
Docentes se adaptaron a las nuevas necesidades en la pandemia.

El diario El País recopiló una serie de testimonios de 15 países de Latinoamérica y el Caribe, para recordar que se cumple un año de que la mayoría de los institutos educativos del mundo cerraron sus puertas en simultáneo.

El periodista Santi Garneri inicia su reportaje haciendo énfasis en que la educación del Paraguay está sumido entre techos que caen sobre los alumnos, escuelas inundadas, falta de recursos humanos y de formación actualizada para los docentes. “Todos estos problemas se han agudizado en Paraguay con la llegada del COVID-19. Si no hubiera sido por el compromiso y la inventiva de profesoras ―en su mayoría son mujeres―, directores y familias, toda una generación habría podido perder el año escolar”, enfatiza.

Cuenta por ejemplo el caso de Claudia Alonso de Franco, una docente que enseña música, percusión y canto a niños y niñas; y guitarra, flauta, piano y canto a adultos que, como ella, son ciegos o tienen alguna discapacidad visual. “Hace todo lo que está en sus manos para que no lo dejen”, destaca teniendo en cuenta que la deserción escolar en Paraguay en general es del 59%.

Vea la nota completa: El ingenio de las maestras paraguayas

“Tuvimos muchos problemas de accesibilidad, nuestros alumnos no tenían dispositivos, a veces ni teléfonos, y los que sí contaban con uno, igual sufrían muchas dificultades porque en Paraguay los contenidos que se suben a las plataformas del sistema educativo no son accesibles para personas con discapacidad visual”, relata Claudia.

A raíz de ello la docente decidió no solo ofrecer clases individuales a sus 39 alumnos, sino también a sus familiares, para que ellos puedan ayudar a los niños. “Falta el contacto físico con las personas y con los instrumentos. Es muy complicado remplazar eso”, reconoce.

Docentes aprendiendo a utilizar las nuevas tecnologías

El autor de la nota resalta que el sistema educativo paraguayo se encuentra entre los peor valorados de América y del mundo según los informes del Foro Económico Mundial. Entre 2015 y 2016 el sistema de Educación Primaria estuvo en el último lugar entre 140 países, mientras que la Educación Secundaria y universitaria no está tampoco muy lejos, en el puesto 139, solo por encima de Sudáfrica.

También se relata el caso de Luz Marina Giménez y Fany Raquel Aquino, dos maestras de la humilde escuela Ever Faustino Beaufort de la ciudad de Villa Elisa, donde muchos padres y madres que no saben leer y no pueden ayudar a sus hijos.

Luz Marina contó que recién comenzó a usar nuevas tecnologías con la llegada de la pandemia, para lo cual tuvo que comprarse una computadora y un teléfono nuevo. Aprendió a brindar clases virtuales e hizo llamadas grupales por WhatsApp para conocer mejor a sus estudiantes.

Mientras que, para los niños que no podían conectarse imprimía las tareas y se comunicaba con los padres para que ellos retiren las fotocopias en la escuela, incluso en algunos casos ella misma se encargaba de llevar los apuntes a las casas de la familia. “Lo que más extraño es ver a los niños, el abrazo de ellos, sentir su cariño”, expresó la docente.

Fani relató una experiencia similar, tuvo que aprender a usar plataformas digitales de aprendizaje en línea y a grabarse con su celular. “Recibo numerosas preguntas por parte de los alumnos, que debo responder de manera individual a través de WhatsApp. Pero me siento feliz porque a pesar de la distancia puedo ayudar a mis niños”, afirmó.

Radio escuela

En el medio extranjero tampoco pudieron ignorar la realidad de los bañados de Asunción, cuyas escuelas se inundan cada año y donde los docentes de la escuela Caacupemí de Fe y Alegría han ideado una forma de mantener a sus estudiantes conectados, aunque no tengan forma de llegar a la escuela ni internet.

La directora de la escuela Selva Miranda aprovechó la pandemia para continuar con la educación a distancia a través de la radio, un programa que ella misma había lanzado en el 2019.

“De tantas penurias, los profesores ya estaban adiestrados para aplicar otro tipo de marco pedagógico, por decirlo de alguna manera”, cuenta Selva.

Los alumnos entregan sus cuadernillos cada semana, junto con las preguntas y dudas necesarias para continuar con la enseñanza.

Además, debido al alto nivel de alfabetismo, una vez a la semana enseñan al adulto a enseñar, a su vez, al niño. La directora destacó para El País que desde que llegó la pandemia hay menos presupuesto, menos docentes y, sin embargo, más estudiantes. Por ello, aplaudió la labor de sus maestros, que “en ningún momento retrocedieron”.

Nuevamente, a clases virtuales

Cabe recordar que el Gobierno resolvió que desde el lunes nuevamente los niños vayan a clases virtuales al menos durante una semana, en el marco de las restricciones establecidas para la Semana Santa.

No obstante, cabe resaltar que son muy pocas las instituciones educativas que han podido retornar a las escuelas debido a la situación de la infraestructura, que le impide un retorno seguro a los niños y docentes.

Eso fue denunciado por varios sectores de maestros, quienes también reclaman el alto nivel de contagio que se viene registrando por la falta de garantías y protocolos acordes a la situación de las escuelas en el país.