Con nuevo sistema, candidatos pueden obtener una banca teniendo cero votos

El director de Procesos Electorales del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) Carlos María Ljubetic, señaló como llamativo el hecho de que la ley misma prevé que un candidato puede ganar una banca teniendo cero votos si la lista de su partido o movimiento es muy votada, mientras que otro que reunió 5.000 votos podría quedar afuera si su lista no completa la cantidad para meter a un senador, diputado, concejal, etcétera.

La compra de votos en las elecciones que se hacen en nuestro país — una cuestión frecuente y cultural — es difícil de probar para que sea un hecho castigado, dijo hoy Carlos María Ljubetic, director de Procesos Electorales del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE).
Carlos María Ljubetic, director de Procesos Electorales del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) explicó que con el nuevo sistema de votación, incluso quienes tengan cero votos pueden llegar a ocupar una banca.Nathalia Aguilar

Cargando...

El director de Procesos Electorales del TSJE Carlos María Ljubetic recordó que con el nuevo sistema electoral hubo cambios sustanciales en las condiciones para candidatarse. Mientras que antes postularse en el puesto 24 de una lista solo era para completar la misma, ahora este lejano lugar tiene las mismas posibilidades de ser electo que el candidato que ocupa el puesto número 1.

De lo que explica Carlos María Ljubetic se desprende que ahora ofrecer el puesto 24 en una lista de candidatos es igual de valioso que ofrecer el puesto número 1.

Algunos contratiempos

Pero, a su vez, dijo el experto, a partir de esta nueva modalidad se crean problemas en la campaña electoral. Por ejemplo, ahora surge la interrogante sobre qué candidato de la lista debería hablar en un discurso de campaña, o quién será el elegido para hacer las visitas casa por casa, pues inevitablemente se caerá en dar preferencia a uno de la lista.

El funcionario señaló como llamativo el hecho de que la ley misma prevé que un candidato puede ganar una banca teniendo cero votos, siempre y cuando la lista de su partido o movimiento haya reunido los votos suficientes. En tanto, otro que reunió 5.000 votos preferenciales puede quedar afuera si su lista no completa la cantidad para meter a un senador, diputado, concejal, etcétera.

Más info: Senado aprueba multa y “muerte civil” a quienes no voten en las elecciones

Compra de lugares pierde sentido

En el mismo sentido, Ljubetic resaltó dos aspectos importantes que tiene el nuevo sistema. Por un lado, la compra de bancas se desactiva, debido a que ya no tiene sentido que pagues una suma para que te pongan número 1 o en el último lugar.

Además, se frenará la manipulación que los líderes de los movimientos internos podían realizar seleccionando a sus “amigos”. “Ahora aunque le ponga número uno a mi amigo, si la gente no lo vota, no entrará”, ejemplificó Carlos María.

En conclusión, el especialista en procesos electorales afirmó que este sistema cambió el modo de hacer política, así como también la publicidad política.

“Hoy la política ya no es sectorial, es individual. No está financiada por los movimientos sino por los candidatos. Hay un cambio radical con este sistema”, remarcó.

Lea: Jóvenes son mayoría en el padrón, pero pocos votan

Se reduciría voto castigo al poder elegir a un candidato

Por otro lado, recordó que el voto preferencial no se suma a nadie. Es decir, si el elector vota a un partido pero no vota a nadie de esa lista, el partido suma un voto y se le cuenta para determinar cuántas bancas le corresponde, pero el voto no se le suma a ninguno de la lista.

Otro punto destacable tiene que ver con la manera en que el voto preferencial reducirá el voto castigo o cruzado. Ahora, el elector podrá votar al que prefiera de su partido, que tiene las mismas posibilidades de ganar, y se evita la fuga de ese voto a otro grupo político.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...