Los rostros de la juventud que le dice “opama” a la mafia del billetaje electrónico

Son varios los jóvenes que trabajaron dentro de la Organización de Pasajeros del Área Metropolitana (Opama) para el análisis de datos del billetaje electrónico que detectó que se cobraba subsidio por los “pasajeros fantasma”, mientras los reales aguardaban horas en las paradas. En este material te contamos más de algunos de ellos, quiénes son y a qué se dedican.

Mauricio Maluff, María Belén González, Mauricio Benítez y Romina Sotelo, integrantes de Opama.
Mauricio Maluff, María Belén González, Mauricio Benítez y Romina Sotelo, integrantes de Opama.

Cargando...

El trabajo de los jóvenes de OPAMA fue inmenso e implicó que muchos estén involucrados para lograr el objetivo. Los datos de las empresas que simulaban viajes sin hacer circular sus buses fueron presentados ayer por parte del grupo, entre ellos: Mauricio Maluff, María Belén González, Mauricio Benítez y Romina Sotelo.

Mauricio Maluff, de 32 años, es el rostro más conocido y la voz más escuchada de este equipo de jóvenes

Es asunceno, con una licenciatura en filosofía y otra en matemática y actualmente está cursando un doctorado en filosofía.

A los 16 años accedió a una beca y fue a estudiar a Canadá. Desde entonces y por los siguientes 15 años, vivió entre Estados Unidos y Canadá, donde terminó sus estudios.

Es docente universitario, le gusta leer, ejecutar la guitarra y pasear en bici por la polémica bicisenda.

Es militante del grupo Ñemoiru rape, donde también están varios otros integrantes de Opama.

Comenta la notable la diferencia entre el transporte público de nuestro país y el del norte, donde vivió mucho tiempo. Principalmente, critica la falta de transparencia.

“Allá sé a qué hora viene el tren, no me voy a ir a esperar si hay o no tren. Acá tenes que adivinar si viene o no el colectivo; después de cierta hora ya no sabés ni si va a venir y hasta te genera una ansiedad”, manifiesta.

Ironiza diciendo que “el servicio normal es que no venga el colectivo y que no sepas qué va a pasar y si viene está lleno y no te alza, porque cuanto más para, más lleno está”.

Otro punto que resaltó es el de los barrios pobres que se encuentran en la periferia, donde no cuentan con el servicio, mientras en otros países tienen acceso al teleférico, por ejemplo.

María Belén González

La joven abogada patrocinante del amparo tiene 24 años y vive en la ciudad de San Lorenzo.

Terminó sus estudios secundarios en el emblemático Colegio Saturio Ríos y recibió el título de abogada de la Universidad Nacional de Asunción.

Desde España, su madre le ayudó a solventar sus estudios. Viajó a la Madre Patria en el 2006 para darle un mejor porvenir a sus hijos y hoy se siente orgullosa de ver que su sacrificio valió la pena.

María Belén es conocida por fusionar el derecho con la militancia social; es abogada independiente y defensora de las causas que considera justas.

Cuando no está en alguna marcha, trabajando como educadora popular o en su profesión, le gusta asistir a conciertos de rock.

Recientemente tuvo un episodio peculiar al renovar su documento de identidad, cuando la foto no fue aceptada por llevar un piercing en la nariz.

Actualmente, aguarda el plazo de 20 días que le fue dado para que la foto sea aceptada por el sistema del Departamento de Identificaciones de la Policía Nacional.

Mauricio, el analista

Con 22 años de edad, Mauricio Benítez tuvo a su cargo el análisis de los datos que se dieron a conocer el martes.

Mauri, como le dicen sus amigos, es estudiante de ingeniería electromecánica y parte de una familia grande, con muchos hermanos, oriundo de la capital del país.

No está afiliado a ningún partido político y su vínculo con Opama es como analista de datos. “Se dio en una juntada, con gente dispuesta a trabajar con datos”, comenta.

Actualmente, trabaja con un equipo de su facultad en el primer cohete de propulsión sólida de 3 km de apogeo del Paraguay, con el equipo CCTE (Club de Ciencias y Tecnologías Espaciales).

Es exalumno del Colegio Cristo Rey y en su tiempo libre enseña de forma particular “introducción a la programación en lenguaje C++”, además de ir al gym y salir con amigos.

Es asiduo usuario del transporte publico y está seguro de que este trabajo realizado con Opama “es un buen primer paso para un mejor país. Los datos son importantes para que la ciudadanía sea contralora de las autoridades”, manifestó.

Romina Sotelo

Ella también es abogada, tiene 25 años y estuvo encargada de los asuntos técnicos y de la documentación del amparo.

Es asuncena, soltera y vive con sus padres. Se recibió en el año 2021 y desde el primer año de carrera trabaja en la profesión, por lo que actualmente está abocada al ámbito privado.

En sus tiempos libres le gusta viajar, especialmente conocer sitios del interior de nuestro país, ya que hay muchos por descubrir, asegura.

Llegó a Opama a través de su colega María Belén González, con quien compartían opiniones y debates desde la época de la facultad.

Considera que la acción que realizaron como grupo es una forma de canalizar y direccionar la rabia del ciudadano.

Los jóvenes son una garantía de lucha

Dentro del grupo de personas que trabajó de manera incansable para llegar a los datos sobre billetaje electrónico, pasajeros fantasma y más también se destaca la presencia del conocido abogado Jorge Rolón Luna y de Federico Ferreira, representante del sindicato de trabajadores de delivery.

“Opama es de los jóvenes, pero nosotros también aportamos las ideas, encontramos las personas adecuadas, los jóvenes tienen más potencial que nosotros, están preparados y es garantía de lucha. El mérito lo llevan ellos”, sentenció Ferreira.

Agregó que el problema del transporte público nos afecta a todos, pero son los jóvenes los que crecen con poca expectativa y se acostumbran a convivir con el problema, por eso es importante transparentar.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...