Mujeres se destacan y llegan a primeros puestos en concurso de operación de maquinarias

La Cámara Vial Paraguaya (Cavialpa) organizó un concurso de operarios de maquinarias y entre los participantes, dos mujeres se destacaron al ubicarse en los primeros puestos entre otras 30 personas. Se trata de Ingrid Siomuch y Angélica Verón, quienes nos cuentan más sobre cómo ellas trabajan y también avanzan con una representación femenina en un rubro donde los hombres frecuentan más.

Angélica Verón e Ingrid Siomuch, dos mujeres que se destacaron en un concurso de maquinaria.
Angélica Verón e Ingrid Siomuch, dos mujeres que se destacaron en un concurso de maquinaria.

Cargando...

El martes 17 de octubre, la Cavialpa realizó su primer concurso de operarios de maquinarias, un evento en el que se premió la técnica y habilidad de los participantes que controlaron excavadoras hidráulicas y motoniveladoras en una demostración que fue abierta a todo el público.

El concurso tuvo más de 30 participantes y de este total, dos mujeres se destacaron ampliamente y alcanzaron los primeros puestos, siendo reconocidas con trofeos y también premios.

Una de ellas es la ingeniera Ingrid Siomuch (32) oriunda de Encarnación pero actualmente por trabajo vive en el departamento Central y desde pequeña ya tuvo un acercamiento hacia los vehículos teniendo de ejemplo a su padre.

Junto a ella, también se destacó Angélica Verón (33), quien vive en el Bañado Tacumbú y su experiencia con las máquinas se dio mediante la confianza del encargado de una obra hace unos 3 años.

Ingrid Siomuch: siguiendo el ejemplo de su padre

Una de las mujeres que llegó a lo alto de este concurso fue Ingrid Siomuch, quien comenta que ya siendo niña veía a su padre moviendo cargas en vehículos hasta que a los 19 años comenzó a trabajar en una cerámica y de ahí fue pasando hacia las maquinarias empezando con una retropala y luego también excavadoras, tractores y curtidoras.

“Me críe con mi papá y él tenía camiones; desde ahí tuve mucha curiosidad hasta que de grande ya me dieron la oportunidad de subirme a una retropala. Yo realicé cursos, formo parte del club de operadores y ahora trabajo en una constructora”, comenta.

Como parte del concurso de Cavialpa, Siomuch recuenta que es la primera vez que utilizó un simulador de maquinaria y también como parte de las pruebas, hubo exámenes teóricos y también la demostración ya en máquinas reales.

Las mujeres en este rubro son muy discriminadas; el paraguayo en sí es así, como que la mujer no puede realizar trabajos de precisión o pesados, pero este trabajo no es pesado, es usar las manos y la cabeza. Yo a veces me siento así porque dicen que eso está en mi sangre por mi apellido raro, pero yo soy paraguaya y no por mi apellido no sería capaz de realizar lo que cualquier hombre realiza. Soy voluntaria hace 13 años y también en el cuartel manejo los camiones de bomberos, opero grúas y retropalas; tengo el registro para cargas peligrosas”, agrega la mujer.

Angélica Verón: animarse y aprovechar las oportunidades

Por su parte, Angélica Verón cuenta que ella era una limpiadora del Palacio de Justicia, luego se independizó como comerciante y vendía comida por los alrededores hasta que una vez tuvo la oportunidad de poner un pequeño establecimiento en zona de las obras de la Costanera Sur.

De vender comida a los obreros, pasó a ayudarles en cargar combustible a las máquinas hasta que en una ocasión un capataz le dice que “le iba a dar una profesión”, mostrándole primero cómo funcionaba una excavadora hidráulica hasta que luego la máquina ya era utilizada por ella.

Acepté y aproveché la confianza que me dieron. Diariamente estaba trabajando con ellos hasta que me ve un señor argentino y me pregunta qué estaba haciendo yo con las máquinas; ahí le habla al capataz y dice que me va a llevar para trabajar con ellos. Me fui y comencé a aprender muchas cosas de otro rubro también, pasé a trabajar con las piedras y otros cargamentos. El concurso fue algo emocionante, con pocas mujeres entre tantos hombres; lo más difícil fue el simulador”, agrega.

Ahora, ante la culminación de una obra en la que Verón estaba trabajando, se encuentra sin trabajo y espera pronto acceder a otra oportunidad laboral, ya que mantiene un hogar, cuida de su padre que está enfermo y también es madre de dos hijas.

Mujeres buscan mayor representación femenina en obras

Finalmente, ambas brindaron unos mensajes a otras mujeres que desearían incursionar también en las obras y operación de maquinarias pesadas.

Que se animen si quieren. Si se animan, que se capaciten. Hay que formarse constantemente, ya sea viendo videos, con cursos, leyendo todo lo que sea posible como los manuales de las máquinas. Todas tienen características similares pero avanzan tecnológicamente y por eso, a quien quiera, que siga capacitándose constantemente también para estar más mujeres en este rubro apasionante y desafiante”, indica Siomuch.

Por su parte, Verón expresó lo siguiente: “Ojalá se le den más oportunidades a las mujeres. Somos hasta discriminadas en las obras y por eso sería bueno que seamos más. Quienes quieran, que se animen a entrar en las obras viales porque es un rubro que también podemos hacer las mujeres”.

“No le tengan miedo a nada; cada oportunidad que se les presente, aprovechen”, finalizó la mujer.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...