Tragicómico

Una comedia negra; tragicómica y burda es la forma en que el reelecto intendente asunceno, Óscar Nenecho Rodríguez, despilfarró dinero público en compras directas realizadas en pandemia, el año pasado, a escondidas incluso de los órganos de control. Habrá ganado las elecciones, pero eso no lo exime de su obligación de rendir cuentas de sus actos.

Desde fines del año pasado, periodistas, concejales y ciudadanos insistían a la Municipalidad de Asunción, a cargo de Óscar Nenecho Rodríguez, que informe qué destino le habían dado a los fondos para uso en emergencia por covid-19. Pese a la insistencia, el intendente y su gabinete no respondían. La negativa, resultó, tenía una razón obvia. No les convenía por la grotesca forma en que ese dinero se despilfarró.

Finalmente tras el pedido de acceso a la información presentado por la intendentable Johanna Ortega, y obligada por una orden judicial, la Municipalidad (hoy a cargo del acólito de Nenecho, César Ojeda) publicó en su web los documentos que avalan poco más de G. 6.600 millones gastados entre marzo y diciembre de 2020.

Los documentos son un chiste. Entre otras cosas, resultó que de una pequeña casilla ubicada en el mercadito 5, compraron detergente francés por unos G. 390.000, cuando el representante de la marca en Paraguay lo vende a menos de G. 200.000. Pero además compraron saturómetros, batas y hasta una escalerita de dos peldaños para uso médico, cuando los dispensarios médicos de la Municipalidad estuvieron cerrados el año pasado, precisamente debido a la pandemia.

Para colmo, y mientras los médicos reclamaban la falta de insumos en los hospitales, Nenecho recibió del Ministerio de Salud unas 99.000 batas. Algunas las regaló a intendentes correligionarios, pero la mayoría quedaron tiradas en los sótanos y depósitos de la Municipalidad, que a su vez gastaba millones en comprar más batas!

Se compraron artículos de limpieza, insumos médicos y kits de alimentos, de empresas que no son del rubro. Además, todas las proveedoras ofertaron los artículos a los mismos precios, subieron juntas sus costos y cobraron los mismos días, incluso con cheques correlativos.

Estas son apenas algunas de las irregularidades que saltaron en los documentos que ni siquiera a la Contraloría General de la República se habían entregado antes. Encima, un Nenecho bien alejado de la transparencia, mediante el apoyo del patrón y de la mano del “glorioso Partido Colorado”, fue reelecto intendente de Asunción. Lamentable, tragicómico, de reír para no llorar. Pero algo ha de quedar bien en claro: los #NenechoPapers no se olvidan. Ganar elecciones no debe ser sinónimo de impunidad.

mariana.ladaga@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05