Espada de Damocles y focos de incendio

El episodio de los ocupantes vip de propiedades en Remansito, que pretendían legalizar los cartistas y aliados con una ley de expropiación en el Congreso es solo la punta del iceberg de los privilegios y desigualdades que persisten en nuestro país. Enseguida saltaron otros casos pendientes y habrá más si se escarba un poco.

Cargando...

El presidente Santiago Peña dio un golpe de efecto, anunciando que la Procuraduría General de la República impulsará las medidas judiciales para desalojar a los invasores. Sin embargo, es difícil que se pueda concretar esa medida, teniendo en cuenta que están involucradas personas vinculadas con el poder político, empezando por el inefable senador Basilio “Bachi” Núñez.

Es paradójico que el presidente de la República haya salido anunciar que vetará el proyecto de ley de expropiación de las tierras de Remansito, ocupadas en parte por personas de buena situación económica, teniendo en cuenta que la iniciativa para aprobar la ley partió de los legisladores de su mismo movimiento.

Desde antes de iniciar su mandato, se decía que los problemas más agudos de resolver los tendría Peña con integrantes de su propio equipo político, algo que se está cumpliendo puntillosamente.

En el supuesto que se crea en la sinceridad de propósitos del mandatario, ya se vio con el caso del senador Erico Galeano que no tiene la fuerza y el liderazgo para obligar a ciertos “popes” a seguir sus directivas.

Lo más seguro es que en el caso de los ocupantes del Bajo Chaco, el tema vaya para largo, en los recovecos del Poder Judicial. Probablemente, no se resuelva nunca y después quede sepultado por otros escándalos más graves.

Peña ya está posiblemente resignado a convivir con el enemigo en casa, no obstante, debe estar intranquilo pensando en las liebres que seguirán saltando en su camino.

Otra cuestión que se cierne cual espada de Damocles sobre la cabeza del primer mandatario es la posibilidad de que en cualquier momento lleguen documentos comprometedores desde Estados Unidos o directamente un pedido de extradición del expresidente Horacio Cartes.

Es evidente la actitud desafiante adoptada por el exmandatario, luego de ser declarado “significativamente corrupto” por el gobierno norteamericano. Varias fuentes aseguran que eludió en buena parte las sanciones económicas que le mandaban desprenderse de sus empresas, lo cual tendrá consecuencias en el futuro inmediato.

La expectativa sobre otra medida que vendrá contra el ahora presidente del Partido Colorado hace que en redes sociales circulen regularmente supuestos informes que involucran tanto a Cartes como al exvicepresidente Hugo Velázquez, que son tomados por muchos como ciertos debido justamente a la sensación generalizada que tal cosa ocurrirá más pronto que tarde.

A raíz de esas versiones y aunque Cartes y su equipo quieran mostrar que el vínculo con Santiago Peña es indestructible, en el fondo saben que tal cosa no depende de su sola voluntad.

La cuestión no es solamente si la justicia de Estados Unidos impulsa pronto alguna medida concreta contra Cartes, sino que se puede ver desestabilizado antes por los focos de incendio que le crean y crearán sus parlamentarios y ministros, a los que no podrá hacer la vista gorda eternamente sin que eso tenga consecuencias.

mcaceres@abc.com.py

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...