Caso Javier Ibarra: motivo del homicidio sería una deuda de G. 4.000.000

Una deuda de unos G. 4.000.000 habría sido la motivación de Óscar Ariel Caballero Sahlmann (31) para matar a su patrón, el exfiscal y exviceministro de Seguridad Interna Javier David Ibarra Mendoza (48), utilizando un arma de fuego de la víctima que luego ocultó, según la teoría del Ministerio Público.

Óscar Caballero, esposado y sentado, señalado como autor del crimen tras los resultados de Criminalística.
Óscar Caballero, esposado y sentado, señalado como autor del crimen tras los resultados de Criminalística.gentileza

Cargando...

Desde la detención de Óscar Caballero, el representante del Ministerio Público Julio Ortiz formuló la hipótesis de que el motivo del homicidio del exfiscal y exviceministro de Seguridad Interna y Senad Javier Ibarra fue ultimado por una deuda en dinero. Cabe señalar que Caballero prestaba servicios y era persona de confianza de Ibarra.

En el marco de la investigación se pudieron obtener mayores datos que fortalecieron esta teoría, pues se obtuvieron declaraciones de familiares de Caballero, quienes manifestaron que Ibarra le debía dos meses de salario, equivalentes a unos G. 4.000.000.

“Él quería cobrar esos meses de sueldo que estaban atrasados, porque eso le había dicho a su hermana, además de que iba a hablar sobre eso con Ibarra”, señaló al respecto el fiscal Ortiz.

A partir de esos datos, surge que Caballero habría ido a la casa de su patrón Javier Ibarra para requerirle el dinero impago y, ante una presunta negativa de Ibarra, se habría iniciado una discusión al final de la cual Caballero habría tomado la determinación de asesinar al exfiscal con dos tiros en la cabeza.

Posteriormente, Caballero huyó llevándose consigo el arma utilizada, que además era propiedad de Ibarra.

Pericia del arma también confirma autoría

El informe técnico y científico del Departamento de Criminalística de la Policía confirmó que el arma que desapareció de la casa de Javier Ibarra, asesinado entre el 24 y 25 de noviembre de 2022, y luego fue entregada por Leonardo Ruiz Ortiz, quien la guardó a pedido de Óscar Ariel Caballero Sahlmann, efectivamente fue la utilizada en el crimen del exfiscal.

Si bien al momento en que el artefacto bélico fue entregado a los investigadores no contaba con el tubo cañón, su uso se determinó mediante el el rastro en el fulminante del proyectil -levantado en la escena del hecho- y el percutor del arma.

Teniendo en cuenta los datos de Criminalística, más el testimonio de Leonardo Ruiz, se puede presumir con más fuerza que Óscar Ariel Caballero es el autor del homicidio del exfiscal Javier Ibarra, según el representante del Ministerio Público.

El agente fiscal señaló que solicitó informes a la Dirección de Material Bélico (Dimabel) con relación a los documentos de tenencia y a la Policía Nacional sobre el documento de portación de armas, a modo de confirmar el registro a nombre de Ibarra para añadir a la carpeta de investigación.

En cuanto a la empleada doméstica Aida María Villalba, el fiscal Ortiz mencionó que con este informe pericial hay pruebas científicas que la desvinculan del caso y, por tanto, para su situación actual podría darse un sobreseimiento definitivo.

Testigo brindó detalles sobre homicidio de Ibarra

De acuerdo con datos recabados a través de la declaración testimonial brindada por Leonardo Ruiz Ortiz, este trasladó a Óscar Caballero hasta la casa de Javier Ibarra, en San Lorenzo, en una motocicleta. Caballero bajó y él quedó esperando en la calle por 40 minutos.

En un momento dado, Ruiz escuchó disparos, lo que le asustó. Posteriormente, se acercó a él Óscar Caballero, quien le dijo que se retire del lugar.

Cuando Ruiz se movilizaba por San Lorenzo, su biciclo sufrió un desperfecto, por lo que tuvo que llevarlo a pie hasta un surtidor del emblema Copetrol situado sobre la avenida Mariscal López casi Ingavi. Este dejó su moto allí y fue hasta un local de Biggie Express, de donde compró un cargador para su celular, ya que quedó sin batería. Volvió a la gasolinera, donde cargó su teléfono y luego se comunicó con Caballero para indicarle su ubicación.

Era la 1:30 cuando Óscar Caballero le indicó vía llamada que se acerque hasta un taxi estacionado frente a una playa de autos, en el que estaba él.

Ruiz le consultó qué fue lo que pasó en casa de su jefe, pero Caballero no le respondió, sino que le consultó si el desperfecto de su moto tenía solución y Ruiz dijo que sí, entonces Caballero le dio G. 100.000.

Después, Ruiz llamó a un amigo que le ayudó a reparar el biciclo. Unos minutos más tarde, Óscar Caballero se volvió a comunicar con Leonardo Ruiz para pedirle que vaya hasta su casa, ubicada en Zeballos Cue.

Supuesto sicario pidió ocultar arma hurtada de exfiscal

Una vez en el punto, Óscar Caballero salió de su casa con una bolsa de tela TNT y un estuche para dirigirse después los dos hasta una casa abandonada, situada enfrente. Ahí, Caballero bajó la bolsa, le derramó combustible y le prendió fuego. Dentro de esta, aparentemente había documentos del recién asesinado Javier Ibarra.

Caballero después le entregó un estuche a Ruiz, quien lo abrió y encontró un arma. En ese momento, Caballero le pidió que la guarde o deshaga de ella, a lo que Ruiz accedió por miedo.

Esa misma arma marca Colt estuvo en poder de Ruiz, quien hizo entrega de la misma a los investigadores. Sin embargo, le faltaba el tubo cañón. De hecho, la misma igualmente fue remitida al Laboratorio Forense para su análisis.

El fiscal del caso, Julio Ortiz, aclaró que se pudo confirmar que el arma de fuego en cuestión, recuperada, pertenecía al asesinado Javier Ibarra. Esto se pudo constatar mediante registros documentales de la Policía Nacional.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...