Napout asegura que el caso FIFA-Gate fue un asunto político

Juan Ángel Napout insiste en su inocencia y califica de “asunto político” su encarcelamiento por siete años, en Suiza primero y en Estados Unidos después, por el caso FIFA-Gate. En esta entrevista, a semanas de su retorno en libertad al Paraguay, el expresidente de la Conmebol relata pormenores de los años más oscuros de su vida a los que fue empujado como chivo expiatorio por los otros imputados que lo mandaron del cielo al infierno para zafar según él, la soga que tenían prendida al cuello.

Juan Angel Napout, ex presidente de la Conmebol, condenado en  EE.UU. y logró su libertad. Vive en Paraguay.
Juan Angel Napout, ex presidente de la Conmebol, condenado en EE.UU. y logró su libertad. Vive en Paraguay. Pedro Gonzalez

Cargando...

Juan Ángel Napout dio una entrevista a ABC Color, habló sobre sus años en la cárcel y otros detalles sobre el caso FiFA-Gate.

- La gente sabe poco. Lo único que quedó es que Napout se fue preso por corrupción en el FIFA-Gate. ¿De qué lo acusaron específicamente?

- Yo fui acusado y hallado inocente de lavado de dinero. El Jurado me halló culpable de conspiración...

- ¿Conspiración?

- Me revisaron todas mis cuentas y no encontraron nada. Todos los que declararon en mi contra hicieron un acuerdo con la Fiscalía. No hay ninguna declaración independiente.

- Delación premiada que le llaman...

- Todos estaban con la soga al cuello y necesitaban declarar eso. Uno por ejemplo, el hijo de (el ex dirigente ecuatoriano Luis) Chiriboga dijo: “Mi papá me contó que otra tercera persona le contó...” que yo iba a recibir dinero. Todos dijeron: “No, yo nunca le di dinero a él pero escuché que iba a recibir”. Todos salieron libres. Ninguno hizo cárcel.

- Hubo una veintena de acusados...

- No. Más de 40 en total. Fueron 46 si no me equivoco. Tres nos declaramos inocentes: José María Marín (de Brasil), Manuel Burga (de Perú) y yo. Burga salió libre. Marín estuvo preso. Tenía 80 y pico de años y salió, le favoreció la pandemia. Me quedé solo. Me negaron a pesar de que tenía Covid-19 cuando mis abogados pidieron mi libertad.

- Esta semana, la Corte de Nueva York declaró inocente a dos empresarios argentinos de Fox que supuestamente pagaron a dirigentes de la Conmebol. ¿Qué relación tiene con su caso?

- La relación es total. Este caso es cien por ciento político. No es un caso que se investiga por corrupción. Este caso nació por la designación de Catar como sede del Mundial 2022, nada más que por eso...

- Esto nació en una investigación periodística en Inglaterra...

- Hubo varias investigaciones. La de Inglaterra fue una de tantas. Cada cual llevó agua a su molino. Inglaterra quería el Mundial que después le dieron a Rusia (2018). La otra votación era para Estados Unidos contra Japón y Australia. Aclaro que yo nunca voté por una Copa del Mundo. Lastimosamente las personas que tenían que votar votaron y le dieron a Catar en 2010.

- ¿Cuál era su cargo entonces?

- Yo estaba todavía en la APF (Asociación Paraguaya de Fútbol). Era un miembro más de la Conmebol. Tres días después de esa votación del 2010 comenzó la investigación que terminó con los arrestos del 2015. Yo me entero del caso cuando fui apresado.

- ¿Cuándo ingresa a la dirección de la Conmebol?

- En 2013 renuncia el doctor Nicolás Leoz, en junio. Entra Eugenio Figueredo de Uruguay. A mí me eligen Vicepresidente. Yo nunca supe cuál fue la verdadera razón del caso, pese a estar al lado de Leoz. Uno decía una cosa, otro decía otra cosa. Escuché como siete versiones diferentes. En 2014, después del fallecimiento de (el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino) Julio Grondona, el señor Figueredo decidió dar un paso al costado y pasé a ser Presidente.

- La crisis estaba en desarrollo cuando usted asumió.

- Sí pero yo no sabía nada. Me enteré cuando explotó todo, en Suiza. Hubo mucha mentira. Tengo anotadas todas las mentiras que se dijeron, una al lado de la otra...

- En Wikipedia uno pone el nombre Napout y sale: condenado por un desfalco de 10 millones de dólares...

- Falso de toda falsedad. Ahí cualquiera pone lo que quiere o cualquiera borra. Tiene valor cero. A mí no me encontraron nada.

- ¿Por qué le dieron nueve años de cárcel?

- Por “conspiración”, no por lavado de dinero, no por coima. A mí me encuentran inocente de recibir dinero.

- Se habla de unas comisiones por ceder los derechos de televisión de la Copa Libertadores...

- Yo nunca firmé un contrato por plata. El único en mi vida que me dio plata fue mi padre (Miguel Angel Napout ya fallecido). El que me conoce en Paraguay sabe. Si usted me quiere investigar, investigue. En 40 años de comercio nadie me va a encontrar una ilegalidad. Hice negocios pasándome la mano con las personas. Firmé cientos de contratos en mi vida comercial, estando como Presidente de Cerro Porteño y en la APF. Pero apenas ingreso a la Conmebol, a los 57 años, me acusan de hechos de corrupción y los que me acusan son diez tipos (dirigentes sudamericanos) que estaban con la soga al cuello. Soy el único de los acusados que en su país no tenía un solo caso judicial. Todos los demás tenían...

- (Sergio) Jadúe era el chileno sobre el que se basó la serie de Netflix “El Presidente”...

- No puede volver a su país. Era el Presidente de la Federación Chilena.

- ¿Qué concepto tiene de él?

- Yo no quiero hablar de ninguno de los que hablaron. “Soga al cuello”, delación premiada. Yo le invito a leer mi caso. Al leer enseguida se va a dar cuenta...

- Hasta el presidente de la FIFA fue acusado, Joseph Blatter...

- Pero no pasó nada. Le hicieron un juicio en Suiza pero está absolutamente libre...

- Le hicieron renunciar...

- Tuvo que renunciar. Tuvo una denuncia interna de la FIFA, por un contrato privado. El no está encuadrado en el mismo caso...

- Todos fueron removidos de alguna forma como secuela del FIFA-Gate. Está Michel Platini, quien era presidente de la UEFA (Unión Europea de Fútbol)...

- Michel fue un objetivo. Iba a ser Presidente de la FIFA y lo bajaron. Estaba todo el tema de Catar también detrás. Francia votó por Catar. La misma injusticia le hicieron a Angel María Villar de España. Lo mandaron a la cárcel siendo su país campeón del mundo. Después fue absuelto, él y su hijo...

- Lo sorprendente fue su liberación rápida después de las denuncias de su hermana por la prensa. ¿Cómo quedó el ojo que iba a perder?

- Me operé aquí. Estuve tres años sin ver un ojo. Tuve Covid en el 2020 y perdí la vista en siete días. Jamás voy a olvidar ese gesto de solidaridad que tuvieron conmigo en el Senado de la Nación, en la Cámara de Diputados, el apoyo que tuve de la prensa. No hubo un medio que le haya cerrado la puerta a mi hermana. De desesperada ella salió a pregonar por la prensa, porque yo ya empezaba a perder el segundo ojo...

- ¿Por qué no le permitían operarse allá?

- No sé. Es inexplicable. Debe ser la burocracia. Me operé acá con el doctor Capello, el doctor Timcke, el doctor Cibils...

- ¿Se compadecieron al final, por eso lo liberaron?

- La jueza dice: “Le sometieron a un trato injusto, cruel y negligente”. Ahí tengo la transcripción de mis dos audiencias, de mi juicio completo...

- ¿Cómo se siente haber tenido todo, haber estado en la cúspide y después, de repente, en el infierno?

- Leo lo que dicen de mí algunas personas. Parece como que solo se hubieran conformado si me daban silla eléctrica. Estuve 91 meses preso y ellos están disconformes y dicen que fue un paseo. “Ese tiene que sufrir más...”, “porqué le dejaron salir a ese bandido...”. Imagínese. Mis primeros 12 días en la prisión de Zurich fueron los peores de mi vida. No quiero ni recordar. Ni con mi esposa me pude comunicar. Tuve que esperar un mes para hablar por teléfono...

- Se codeaba con reyes, jefes de Estado, dirigentes y jugadores famosos y de repente...

- Sí, de repente, de la noche a la mañana estaba con grilletes en una mazmorra profunda tipo el Conde de Montecristo en Marsella... Me regalaron un libro de Víctor Frankl, “El sentido de la vida”, el primero que leí, el caso del médico y filósofo austriaco que perdió a toda su familia en un campo de concentración, creo que era Auschwitz. Cuenta que cuando sale afuera, libre en 1945, le costó adaptarse a la libertad. Es impresionante. A mí me pasa lo mismo. Tengo dolores de cabeza, mareos. No me adapto. La libertad es algo tan fantástico...

- Entonces se habrá devorado Les Miserables de Víctor Hugo...

- También leí...

- ¿Y Papillon? (de Henry Charriere)

- Fue mi segundo libro de cabecera. Leí a Vargas Llosa, La Fiesta del Chivo. Leí a Erik Larson, un libro histórico: “El demonio en la ciudad blanca”, el caso de un asesino en serie, en Chicago en 1893... Leí como 400 libros...

- ¿Había que mezclarse con gente de todas las calañas? Había asesinos, violadores...

- Estaban todos los “hijos del Señor”. Todo lo que se pueda imaginar (sonríe)...

- ¿Y usted asegura que nunca aceptó dinero de coimas?

- No, no, no. Nunca pedí primero y nunca acepté. No hay nadie en el mundo que pueda decir: “Napout me pidió”.

- ¿Ni en Cerro Porteño?

- ¿Cerro Porteño? ¡Hendy cavayú resá! ¡Yo era Maria-í en Cerro! Con eso le digo todo (se ríe con ironía). Como decía el maestro (Alberto) Olmedo: “poniendo estaba la sagan (la gansa)” era. Al contrario: che ayepiká.

- ¿En la APF?

- Pregúntele a los muchachos (se ríe). En el 91, en la preparación para el Preolímpico (de Barcelona 92), con (el arquero) Ruiz Díaz, (Carlos) Gamarra, (Celso) Ayala, (Francisco) Arce, en la eliminatoria, una vez se alquiló un ómnibus, nos íbamos al entrenamiento y al ómnibus se le cayeron dos ruedas (se ríe). Hetá itereí ayeya’ó (qué mucho me retaron). Cuando fuimos a Barcelona no había ni premio, que le cuenten los jugadores. Era difícil esa época.

- ¿Cuál es su opinión de Alejandro Domínguez al frente de la Conmebol?

- Yo creo que él está haciendo un gran trabajo...

- Siempre remarca que cada vez hay más y mejores premios. ¿Por qué cambió tanto?

- El fútbol empieza a cambiar en Sudamérica en el 93 con la llegada del cable. Eso cambió la historia a favor del fútbol.

- Domínguez dice que limpió la parte corrupta de la Conmebol...

- Pero yo nunca le escuché hablar de Napout...

- ¿Cuánto tiempo usted estuvo al frente de la Conmebol?

- Como Presidente elegido estuve ocho meses. Como Presidente-Presidente 14. A mí me tocó la peor época. Cuando entró Figueredo los bancos nos cerraron todas las cuentas.

- Pero hubo desvíos...

- Vaya y mire la auditoría y vea mi caso. No soy yo el que tiene que decir. Las auditorías hablan por sí solas...

- A (el ex presidente de la AFA Julio) Grondona le atribuyen muchos de esos desvíos. Le atribuyen a Leoz, a (Joao) Havelange.

- Yo creo que hay mucha leyenda. Yo particularmente no tengo nada que decir sobre ellos...

- ¿Havelange?

- No fue de mi época. Es lo mismo que me pida hablar del presidente Eligio Ayala o Eusebio Ayala. A Havelange lo ví una o dos veces en mi vida...

- ¿Blatter?

- Blatter es de mi época y con todo le conocí muy poco...

- ¿Y Jadue, el chileno, que lo relacionaban con usted?

- A Jadue es mejor perderlo que encontrarlo...

- El declaró en su contra, como los demás (dirigentes sudamericanos).

- Mintieron, así que no me preocupa en lo más mínimo. Lo único que garantizo en un mil por ciento es que este es un caso político, ordenado por un político. Después, no tengo rencor, no quiero revancha contra nadie...

- ¿Qué va a hacer de su vida?

- Hoy quiero disfrutar de mi familia, mi esposa, mis hijos, mis nietos, tengo ocho. Ellos sufrieron más que yo. Mi vida pública está acabada. Haber salido de la cárcel y haber perdonado es suficiente. Quizás me falta todavía un 20 por ciento de perdón pero voy a llegar, tengo que llegar...

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...