América Latina pierde atractivo

América Latina sobrelleva la crisis derivada de la guerra en Ucrania pero de poco le sirve si no participa más en la economía global, atrae más inversión y aprovecha la relocalización productiva y la industria verde, destacó esta semana el Banco Mundial, según un despacho de la agencia AFP, originada en Washington.

Cargando...

Las economías de América Latina y el Caribe “se han mostrado relativamente resilientes”, afirma la organización en su informe. “La promesa esquiva de la integración-oportunidades en una economía mundial cambiante”. El banco estima que el PIB regional crecerá 1,4% en 2023 y 2,4% en 2024, demasiado poco “para lograr progresos significativos en la reducción de la pobreza”.

“La región en gran medida se ha recuperado de la crisis de la pandemia, pero lamentablemente ha vuelto a los bajos niveles de crecimiento de la década anterior”, afirmó Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, citado en un comunicado.

Proyecciones

En 2023, el Banco Mundial prevé que México crezca 1,5%, Brasil 0,8%, Colombia 1,1%, Costa Rica 2,7%, Ecuador 3%, El Salvador 2,3%, Bolivia 2,7%, Guatemala 3,2%, Honduras 3,5%, Nicaragua 3%, Panamá 5,7%, Paraguay 4,8%, Perú 2,4%, República Dominicana 4,4% y Uruguay 1,8%. Por el contrario Argentina no crecerá (0%) y dos economías se contraerán: Chile en 0,7% y Haití en 1,1% de caída. El organismo espera que la inflación promedio, excluyendo Argentina que superó recientemente el 100% en 12 meses, caiga a 5% en 2023, tras alcanzar 7,9% en 2022. El nivel de endeudamiento debería rondar el 64,7% del PIB, en comparación con el 66,3% de 2022. Pero sigue habiendo vientos en contra como la caída de los precios de las materias primas, la subida de las tasas de interés, y la incierta recuperación de China, socio comercial ineludible de la región, que “podrían ensombrecer de nuevo las perspectivas” , advierte el banco.

Además, las repercusiones de las recientes quiebras bancarias en Estados Unidos y Europa “aún están por verse”.

El déficit anualizado subió a 3,2% del PIB

Por otro lado, en el primer trimestre del año, el déficit fiscal en nuestro país se situó en 1,1% del PIB , en tanto que el anualizado subió a 3,2%, de acuerdo con el informe de “Situación Financiera” que dio a conocer recientemente el Ministerio de Hacienda. La cartera informó que, a marzo, las finanzas de la administración central cerraron con un déficit de US$ 464,2 millones, lo que equivale a -1,1% del PIB; y un resultado operativo negativo de US$ 253,9 millones, lo que representa -0,6% del PIB. El déficit anualizado, por su parte, se ubicó en 3,2% del PIB, aumentando con relación a los meses de enero y febrero, cuando llegaron a 3% y 3,1%, respectivamente.

Para este año, el tope de déficit establecido en la ley de presupuesto es del 2,3% del PIB, como parte del plan de convergencia para volver el próximo año al límite de 1,5% del PIB establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal.

En el informe de situación financiera se explica que los ingresos totales registraron una reducción del 1%, de G. 8,9 billones (US$ 1.244,9 millones) recaudados el año pasado, en este periodo bajó a G. 8,8 billones (US$ 1.232,8 millones).

La caída se explica por reducción de las contribuciones sociales en un 65,4%, a pesar del crecimiento del 4,3% en los ingresos tributarios, afirma la cartera económica. En cuanto a los gastos, el informe menciona que creció 14,8% de enero a marzo, pasó de G. 9,2 billones (US$ 1.296,4 millones) registrado el año pasado a G. 10,6 billones (US$ 1.487,8 millones) en el presente ejercicio.

4,8%

En 2023, el Banco Mundial prevé que Paraguay registre un crecimiento del 4,8%, Brasil 0,8%, Bolivia 2,7%, mientras que Argentina no crecerá.

64,7%

El organismo espera que el nivel de endeudamiento debería rondar el 64,7% del PIB, en comparación con el 66,3% del año pasado.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...