Entre el lodo y los mosquitos: La odisea de quedar varados en Alto Paraguay

ALTO PARAGUAY. Desde inicios de la semana se están registrando lluvias en este departamento y aunque son esporádicas y por zonas, los maltratados caminos de tierra quedan aún más destrozados. La consecuencia de esto son vehículos varados, cuyos tripulantes sortean la odisea de resistir en el lodo, entre mosquitos y a veces sin agua ni comida.

Varios conductores, quedan varados sin poder continuar viaje, por varios dias al costado del camino, lo que dificulta la situaciòn, a varios se les acaba el alimento y agua.
Varios conductores, quedan varados sin poder continuar viaje, por varios dias al costado del camino, lo que dificulta la situaciòn, a varios se les acaba el alimento y agua.ABC COLOR

Cargando...

Para llegar hasta Fuerte Olimpo se tiene que transitar un camino de tierra de 135 kilómetros, desde su intersección con la nueva ruta de la bioceánica hasta la citada localidad. Actualmente esta distancia se encuentra en condiciones desastrozas, a consecuencia de las continuas lluvias que se están produciendo.

Solo están pudiendo pasar por este tramo aquellos conductores con vehículos “todo terreno”, ya que los camiones pesados o inclusive aquellos camioncitos que transportan mercaderías no pueden lograrlo, debido a lo difícil que resulta para los choferes, incluso los más expertos en el oficio, pues fácilmente pueden quedar atascados a un costado del camino.

De hecho, numerosos conductores cuyos vehículos no pueden continuar viaje quedan varados por varios días, a la espera de que paren las lluvias, y que el intenso sol de enero pueda secar en algo el camino, y así intentar seguir, para llegar a sus respectivos destinos.

Lea más: Ante ausencia estatal, voluntarios desagotan caminos inundados de Bahía Negra.

Es toda una verdadera odisea tratar de pasar el camino, quedar varado al costado del mismo, en medio del lodazal, sufriendo las picaduras de enormes mosquitos, a lo que se suma que a veces la gente estancada se queda sin alimento y agua.

La provisión se resiente

Como era de esperarse, en la capital departamental comienza a resentirse la provisión de productos fundamentales. Se registra la falta de combustibles, debido precisamente a que los camiones transportadores no pueden llegar hasta las estaciones de servicio. Por de pronto aún no se tiene escasez de productos alimenticios ni de mercaderías en los comercios de la población, aunque persiste temor de que eso pase.

Bahía Negra

La precaria situación de los caminos también afecta, y de manera especial, a los pobladores de Bahía Negra, que posee casi 200 kilómetros de camino de tierra, desde su unión con la ruta asfaltada.

En este distrito, la situación es mucho más crítica y preocupante, atendiendo primeramente a la gran distancia y sobre todo, por la escasez de medios de transporte que llegan al sitio.

El avión del transporte aéreo militar llega al lugar una vez por semana; sin embargo, si se producen lluvias, los vuelos no se realizan debido a que la pista de aterrizaje del aeropuerto es de tierra.

La bajante del río Paraguay también perjudicó a los lugareños, ya que la única embarcación de pasajeros y cargas que llega al lugar desde Concepción tuvo que interrumpir sus viajes por casi dos meses. Para felicidad de los pobladores, desde la semana pasada se reiniciaron los viajes de la lancha Aquidabán, gracias al aumento del caudal del río.

MOPC perdió la oportunidad

La larga temporada de sequía de más de 7 meses, que azotó a toda esta región, no fue aprovechada por las autoridades del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) ni la asociación de caminos, para realizar las reparaciones necesarias, como por ejemplo los levantes de terraplén y colocación de sistemas de desagües. A esto se le suma la desidia de los responsables de la Gobernación del Alto Paraguay, y de las municipalidades de estos distritos.

Lea también: Pobladores de Bahía Negra se organizan para evitar quedar aislados

De hecho, la última reparación en forma adecuada de estos caminos se realizó en el 2018, cuando el MOPC entregó a una empresa menonita estos trabajos. Desde entonces solo se hicieron pequeños raspajes, que lo único que consiguen es debilitar cada vez más estos tramos, ya que no se realizan las cargas de tierras.

En otro tramo desde la comunidad de Toro Pampa hasta el desvío 65, se encargó de la reparación personal del Comando de Ingeniería, pero eso fue hasta el 2021. Fue la última vez que se hicieron trabajos específicos.

Quejas por peaje sin contraprestación

En este lugar, la queja generalizada de los transportistas y conductores es por el cobro del peaje que se realiza en la zona del desvío 65, donde se inician los caminos de tierras. Sostienen que los precios que se pagan son bastante elevados, pero que no se ven las inversiones en las reparaciones de los caminos.

El cobro está a cargo de la asociación de caminos, y los precios son G. 50.000 para vehículos pequeños, G. 70.000 para los camioncitos y G 100.000 para los camiones de gran porte, como los transportadores de ganados.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...