“Hambre Cero”, solo para ellos

El Gobierno de Santiago Peña anunció el proyecto de ley “hambre cero”, con el que busca supuestamente expandir el almuerzo escolar al 100% de los estudiantes, centralizando el Fonacide en el Fonae, eliminando el presupuesto de varios proyectos que fomentan la investigación, las ciencias y la educación y concentrándolos para sus negociados.

Cargando...

Santiago Peña y miembros de su gabinete aseguraron que buscan concentrar los fondos del Fonacide para invertirlos en alimentación escolar, para que ésta alcance a todos los estudiantes del país con el proyecto “hambre cero”.

Sin embargo, como caracteriza al gobierno, desde un principio tuvo que recular por presión de los intendentes, ya que pretendió dejarlos sin el 20% que les correspondía, tratándolos -incluso a correligionarios suyos- de corruptos e ineficientes.

Pero el gobierno mantuvo la disposición que saca estos recursos tanto a la Gobernación de Central como a la de Presidente Hayes, bajo la misma excusa, en vez de dar menos impunidad a los sospechados de corrupción, empezando por los parlamentarios de su mismo signo político, quienes blindan a los investigados por corrupción.

Por otra parte, si bien los representantes del gobierno dicen que “les importa” la alimentación de los niños en edad escolar, tampoco buscaron alguna otra fuente de financiamiento, como el de los salarios de los nepobabies, o de los millonarios contratos en las instituciones del Estado, o las millonarias licitaciones, o el subsidio del pésimo servicio de transporte público, o del sector de productor de alimentos, que es la mayor industria del país, sino que atacaron directamente fondos comprometidos con el desarrollo de la investigación, ciencias y educación, como lo son el Fonacide y Feei.

Desmintiendo una vez más al Gobierno de Santiago Peña y a sus miembros, Christian E. Schaerer en audiencia pública dejó en claro el discurso maniqueísta de los representantes del Poder Ejecutivo, al poner como ejemplo la narrativa que utilizan de que supuestamente los fondos van a ir cayendo y que posteriormente no habrá más dinero, ya que de ser así, no tendría sentido la fuente de financiamiento “hambre cero”, y sería mucho más seguro financiarlo con el Presupuesto General de Gastos de la Nación.

Pero una vez más, se hace evidente lo que busca este gobierno: centralizar los recursos económicos para los negocios con las adquisiciones del Estado. Dejar sin fondos a los programas hoy vigentes y a las administraciones territoriales opositoras al gobierno, para concentrarlos en manos de un ministro, solo serviría para direccionar el dinero en favor de los amigos de quienes detentan el poder.

pedrodare@abc.com.py

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...